El pozo de los deseos reprimidos

Un sábado para la historia

El sábado ocurrió algo muy importante: una de nuestras grandes televisoras realizó la primera transmisión en 4K de toda la historia de la televisión mexicana.

¿Quién? Tv Azteca. ¿Con qué? Con la difusión del partido de futbol México vs. Paraguay a través de la señal de Azteca 13.

4K es el formato de televisión comercial más avanzado del mundo. Es cuatro veces la calidad de la ahora tradicional televisión en HD.

Para verlo se requiere de una muy cara producción que cumpla con los requisitos técnicos que una transmisión de esta naturaleza necesita.

Pero, además, de una recepción especial y de un monitor preparado específicamente para eso.

Yo, por diferentes circunstancias profesionales, tengo el privilegio de contar con el equipo necesario para obtener 4K en uno de mis monitores, vi la transmisión del sábado pasado y todavía no quepo en mí de la emoción.

Estamos hablando de una perfección audiovisual mucho muy superior a la que nuestros ojos tienen.

Nosotros, ni usando lentes, podemos ver tan bonito.

Mirar televisión en 4K nos permite entender el poder de la televisión, nos abre los sentidos como jamás lo habíamos imaginado, nos hace superiores, más humanos.

Sí, yo sé que a lo mejor usted está pensando: ¿Y a mí qué? ¡Eso es solo para unos cuántos! ¿A mí qué me importa?

Los grandes avances de la historia de la televisión siempre han iniciado así, solo para unos cuantos.

Acuérdese de la televisión abierta a colores, de las antenas parabólicas, de los primeros monitores con sonido estéreo.

Pero a pesar de esto es fundamental que se hagan, que se den a conocer y que se comenten, porque en la medida en que se popularicen le van a dar más y mejores opciones tanto a la industria como a la gente.

Además, es muy interesante que Tv Azteca haya sido quien haya iniciado con esto y más que lo haya realizado con un partido de futbol.

¿Por qué? Porque como usted sabe, la televisora del Ajusco no tuvo los partidos finales del futbol mexicano.

¿Dónde está lo interesante? En que, a pesar de eso, no se detuvo, sacó la casta y encontró la manera de competir, de vender, de llamar la atención de las audiencias.

Aquí hay una gran historia de lucha, de inconformidad, y no sé a usted pero a mí me encanta que ocurran estas cosas, que haya televisoras que no se dejen, que quieran romper esquemas.

Felicidades a Tv Azteca por la transmisión especial del sábado pasado.

Pero también por el trabajo de su departamento de deportes, por el video de presentación, por la Selección Azteca en la intimidad, por la Máquina de sueños, por La pluma de Valdano y por todo ese ejercicio de televisión deportiva diferente, sin recursos deprimentes o decadentes.

Fue una gran tarde. ¿O usted qué opina?

MÁS FUTBOL

Ya que estoy en el futbol del sábado pasado, tenemos que hablar de la UEFA Champions League en los cables y las antenas directas al hogar.

Aquí ocurrió una cuestión muy atractiva: dos grandes marcas tiraron la casa por la ventana para llevarle a su público lo mejor de lo mejor.

Por supuesto, me refiero a Fox Sports y a ESPN.

Fox Sports está cada día mejor. Luis Omar Tapia, Diego Balado, Eduardo Biscayart y muchos otros colaboradores como Lola Hernández, nos ayudaron a vivir la final entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid como un acontecimiento total.

Pero ESPN está exactamente igual e hizo lo mismo con la diferencia de que el eje sobre el cual giró todo el evento fue la dirección de José Ramón Fernández y su magnífico equipo de personalidades como Hugo Sánchez, Ciro Procuna y Poncho Vera.

A lo mejor a usted le gusta más el estilo de Fox Sports. A lo mejor usted admira de manera especial a las grandes figuras de ESPN.

Lo que le quiero decir es que aquí, a diferencia de cuando hablamos de coberturas en televisión abierta privada nacional, el tema no son los errores ni los aciertos. Todo está bien.

Por tanto, ya no es un tema de control de calidad. Es una cuestión de gustos personales.

Qué bueno que en materia de deportes tengamos acceso a algo tan elevado. ¿A poco no?

EL ARIEL

Con todo el dolor de mi corazón le debo decir que la traducción a televisión de la entrega del Ariel, que se transmitió el sábado pasado a las 22:30 por Canal Once, fue una desgracia.

Deje usted que jamás se sintió algo parecido a lo que se siente cuando vemos el Oscar o los Emmy. ¡No se entendió!

Su recurso de entretenimiento no lució y su producción jamás estuvo diseñada para sacarle provecho a un espacio como el Auditorio Nacional.

En lugar de que uno dijera: ¡Qué padre! ¡Vamos al cine! Uno terminaba exclamando: ¡Pobrecitos! ¡Que les avienten un peso!

¿Se da cuenta de lo triste que es esto para una industria con tanta gente tan valiosa y con tanta necesidad de apoyo como la del cine nacional?

Por favor, cuiden más esto para la próxima ocasión. Los necesitamos. ¿O no?

@AlvaroCueva