El pozo de los deseos reprimidos

De la tv a los 'podcast'

Hay una parte de este negocio que me gusta mucho y que casi nunca figura por parte de la prensa de espectáculos: los podcast.

¿Qué son? Una serie de contenidos, en audio, que la gente descarga de manera periódica de diferentes fuentes para escucharlos a su modo como las multitudes le hacíamos antes con los tradicionales programas de radio.

De hecho, muchos programas de radio circulan a las pocas horas de su transmisión como podcast.

Lo más interesante aquí son las emisiones que se producen para este medio y que no necesariamente se realizan en grandes estudios de grabación.

Hoy le tengo el caso de dos podcast que sigo con particular emoción y que me gustaría que usted conociera, porque detrás de ellos se esconden grandes lecturas que nos pueden llevar a reflexionar sobre el futuro inmediato de la difusión de ideas.

El primero se llama Ratonade tv, son grabaciones como de media hora que suben una vez a la semana y lo hace Raquel Guerrero Viguri, una gran analista de medios que vive en Xalapa.

¿Por qué se lo recomiendo? Porque Raquel es una extraordinaria crítica de televisión, una mujer preparada que lo mismo habla de los cambios en Tv Azteca que de Ingobernable de Netflix o de la poco difundida televisión de su estado.

Su ventaja es que es sí le sabe, que no habla desde el estómago como la mayoría de los periodistas de espectáculos cuando juzgan un programa y que es ciento por ciento imparcial.

Además, como se trata de una persona preparada y que sí le sabe, detrás de cada frase hay una enseñanza, una justificación, una invitación al debate.

Me encanta Ratona de tv, procuro descargarlo en mi celular y escucharlo en lugar de otros contenidos mientras voy en movimiento y siempre aprendo algo nuevo.

Y es que Raquel, como se dirige a una nueva generación, es muy clara, siempre está dando antecedentes que quienes llevamos muchos años en este negocio tendemos a dar por conocidos.

¿Cuál es la nota? Que este material no se hace en la Ciudad de México, se hace en Xalapa y, por lo que entiendo, en la casa de Raquel.

Es un trabajo artesanal y eso lo vuelve más honesto, entrañable.

Y no, atrás de esta muchacha no se esconde un gran grupo de medios. Ella lo hace sola, porque le nace, porque ama la televisión.

¿Sabe cómo le hace para sobrevivir? Pidiéndole donativos a la gente a través de su página de internet ratonadetv.com.

¿No es la cosa más enternecedora del universo?  ¿Así o más claro que todavía existen analistas con vocación?

Por favor, atrévase a conocer el trabajo de Raquel Guerrero Viguri a través de su podcast Ratona de tv y, como yo, enamórese de ella, de su inteligencia, de su sensibilidad.

Vale la pena. Se lo garantizo y espero que esta gran comunicadora pronto nos dé la sorpresa de sacar más audios, más seguido, a lo largo de la semana. Los necesitamos. ¿A poco no?

Cambiando de tema, ¿usted conoce el canal CNN en español, ¿verdad? Lo que ahora ubicamos bajo las siglas CÑÑ.

Estamos hablando de una marca grande, rica, poderosa. ¿Me creería si le dijera que estos señores, que no tienen ninguna necesidad, acaban de sacar un podcast de espectáculos?

Se llama Mundo Pop, lo conducen Javier Merino y Marysabel Huston y está padrísimo.

Es como un programa de radio, pero con el poder de convocatoria de CNN.

Resultado: no existe un sola de las grandes estrellas del espectáculo latinoamericano que les diga que no.

Y lo más bonito es que sus responsables no son egoístas, trabajan con el público a través de las redes sociales, y son las audiencias, por medio de sus preguntas, las que hacen las entrevistas, las que hacen que esto funcione, dura media hora, sube una vez a la semana y es sensacional.

Es recuperar la esencia de los legendarios programas de espectáculos antes de que se convirtieran en una cuestionable secuencia de chismes y apreciaciones mala onda.

Y, lo mejor de todo, con dos voces frescas, simpáticas y autorizadas, porque se nota que esta pareja en verdad se prepara para salir al aire,

¿Pero quiere que le diga que es lo más fascinante de esta historia? Que se hace simultáneamente en dos ciudades, en dos países.

Javier está en México y Marysabel, en Atlanta. Son un producto panregional, algo que también aporta, que une a la comunidad latina de todo el continente llevando los objetivos de CÑÑ más allá de los de su pantalla de televisión de paga. ¡Búsquelos inmediatamente!

¿A usted no se le hace fascinante que, por un lado, tengamos los esfuerzos de pequeños emprendedores que están luchando por dar a conocer su ideas a través de los podcast y que, por el otro, tengamos a las grandes marcas de nuestra región peleando por lo mismo, de igual a igual?

Estamos en un gran momento de la historia de la comunicación.

Estamos en un era donde, además de la televisión, también debemos hablar de estas cosas. ¿A poco no? 

alvaro.cueva@milenio.com