El pozo de los deseos reprimidos

El talento mexicano brilla en internet

Internet es tan importante como Televisa y Azteca. Las redes sociales, tan influyentes como HBO y BBC. Por favor tome nota de esto:

El final

Hoy es un día histórico para el internet mexicano. Hoy la gente de webnovelas va a subir el esperadísimo capítulo final de Ana la chica bolera.

¿Me creería si le dijera que se trata de un desenlace mucho más esperado que el de algunos melodramas de transmisión nacional?

Ana la chica bolera es una webparodia episódica de las más tradicionales telenovelas de la vieja Televisa. Verla es como ver los mejores trabajos de Verónica Castro y Thalía, pero con hombres vestidos de mujer.

El resultado es mucho más serio de lo que usted se imagina porque lo que estos señores están haciendo es restregarle en su cara a los más encumbrados productores de este país lo que ya ni siquiera son capaces de crear.

Y el hecho de que estemos hablando de hombres disfrazados de mujer hace que el nivel de crítica sea todavía mayor.

¿Cómo es posible que estos muchachos barbones se vean mucho más bonitas que las protagonistas de las telenovelas de la televisión de ahora?

¿Cómo es posible que nos puedan conmover mucho más? ¡Cómo!

Y es que, no se confunda, Ana la chica bolera no es una webserie gay.

Es una obra que va más allá de los asuntos de diversidad sexual, que funciona tan, pero tan bien, que hasta existen registros de que se han hecho fiestas infantiles temáticas alrededor de ella.

¿Cuántas fiestas infantiles conoce usted que se hayan hecho sobre Lo imperdonable o Caminos de Guanajuato?

El final de esta producción de Eduardo Soto es de tal magnitud que ¿sabe usted quién sale? Laura León, La Tesorito.

Y sale mil veces mejor a como ha salido en sus más recientes colaboraciones con Televisa. ¡Es una reina!

Por favor luche por buscar no solo el desenlace de esta impresionante webonvela, luche por verla desde el principio. Se va a carcajear como energúmeno.

¿Pero sabe qué es lo más admirable? Que estructuralmente representa algo asombroso.

¿Me creería si le dijera que los responsables de este concepto amarraron sus escenas finales con las de Labastarda, un melodrama que habían hecho con anterioridad?

Parece una broma, pero es una increíble aportación, algo que ni siquiera se había hecho en El Canal de las Estrellas o Azteca 13.

Ahí es donde uno entiende la grandeza de internet. Ahí es donde a uno le queda claro el sitio de los nuevos creadores de la televisión mexicana. ¿O usted qué opina?

"Master Chef"

Se lo he dicho muchas veces, José Ramón Castillo es un mexicano ejemplar, el hombre que ha hecho en unos cuantos años, por el chocolate de este país, lo que cientos de políticos no han podido en décadas.

Sus programas son famosísimos en todo el mundo gracias a señales como las de El Gourmet y FOXlife, y sus tiendas un éxito total.

José Ramón es un genio, un artista. ¿Por qué le estoy escribiendo de él?

Porque este señor acaba de sacar su canal en YouTube y aquello es la cosa más sensacional que usted se pueda imaginar.

La razón es muy simple, se trata de una señal construida exactamente como se tienen que construir esta clase de señales en la actualidad, con base en programas cortos, con un nivel digno de la mejor televisora del planeta y, en su caso, con unas recetas suculentas.

La idea es que usted y yo, que no estudiamos gastronomía, aprendamos a cocinar como el mejor de los mejores en solo dos minutos, y no solo bombones de chocolate. No, de todo.

Y ese todo incluye consejos para atender visitas inesperadas, para poner la mesa y más, mucho más, a un ritmo de dos estrenos por semana: martes y jueves.

El gran problema de los programas de cocina es que, la mayoría de las veces, uno los mira y por más que quiera, no puede reproducir las recetas. No quedan igual.

Con los videos del maestro Castillo no es así. Me consta que si uno los sigue, al final terminará con un platillo igual de delicioso.

Y le digo que me consta porque ayer tuve el privilegio de reunirme con él para cocinar a partir de lo que tiene en su canal y no sabe qué cosa tan más sabrosa, práctica y profesional. ¡Me encantó!

Ahí, platicando con él, fue que me enteré de una magnífica noticia: José Ramón va a ser el primer mexicano en participar, como juez, en una edición internacional de MasterChef.

Y no va a actuar, va a ser él mismo, le va a ofrecer su talento a los participantes. Esto será en el nuevo MasterChef Colombia que próximamente veremos aquí a través del canal TLC.

Qué gusto que a la gente buena le vaya bien. Qué fantástico que nuestros mejores talentos, a falta de plataformas tradicionales que realmente les permitan explotar sus capacidades, hagan de internet algo más que un divertimento.

Busque ya el canal de YouTube del chef José Ramón Castillo y espérelo en MasterChef. Le va a encantar. Se lo garantizo.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV