El pozo de los deseos reprimidos

Los "spots" del Partido Verde

Analizar los mensajes del Partido Verde es una delicia. ¿Por qué? Porque estos señores están haciendo un trabajo de comunicación política excelente y a las pruebas me remito.

¿Cómo es el spot que esta agrupación política está transmitiendo en estos días en la Ciudad de México? ¿Qué dice?

Lo primero que vemos en pantalla es a Raúl Araiza y a Galilea Montijo, conductores, entre muchos otros conceptos, del programa Hoy de Televisa, hablándonos directamente a usted y a mí a través de la pantalla frente a una pared verde.

A medida que van hablando, van presentando imágenes de viejos anuncios de ese mismo partido, seguidos de otras escenas de otros promocionales que son algo así como una continuación.

El resultado es una suerte de desfile de historias, de muchas historias, donde había un antes y ahora un después ciento por ciento exitoso, positivo.

Y por si a alguien le pudiera quedar la menor duda, a la hora de mostrar el después, los responsables de estos materiales lo recalcan sobreponiendo una especie de sello virtual con la leyenda: “ley aprobada”.

Al final, volvemos a ver a Raúl y a Galilea en un remate que culmina con el logotipo del Partido Verde y con la frase: “sí cumple”.

¿Y el texto? ¿Qué dice el texto?

Raúl y Galilea, a lo largo del spot, van intercambiando sus participaciones presentando un guión que señala:

“Te queremos decir por qué somos verdes. El Partido Verde ofreció prohibir que las cuotas en las escuelas públicas fueran obligatorias y cumplió. Ya es ley.

Exigió cadena perpetua a secuestradores y cumplió. La nueva ley impone hasta 140 años de prisión.

El Partido Verde ofreció que el que contamine pague y repare el daño, y ya es ley.

El Partido Verde ofreció prohibir el uso de animales en los circos, y ya es ley. Pues la verdad, el Partido Verde sí cumple”. Fin del mensaje.

¿Qué está pasando aquí? ¿Qué le puedo decir de este anuncio? ¿Por qué le comenté al principio de esta columna que analizar esto es una delicia?

Usted nada más compare con la mayoría de las precampañas. ¿Qué tenemos aquí?

Un spot diseñado y producido para ser lo que es: un promocional de televisión válido también para otras plataformas como  cine o internet.

No es un PowerPoint hecho a la carrera para cumplir con un trámite del Instituto Nacional Electoral. Se nota que es el resultado de un asunto profesional, planeado, meditado por alguien que lo que quiere es ganar.

Solo así se explica el uso de imágenes de “antes” y “después”. Solo así se entiende esa estructura que cumple con todos los requisitos de un mensaje de calidad.

Hay una presentación, un desarrollo y una conclusión. Esto es un silogismo, un ejercicio de lógica.

Cualquier persona que lo ve, lo entiende, circula por las mismas premisas y llega a la misma conclusión. No las puede discutir. No hay manera.

Esto es inteligencia pura, como ese sutil detalle de tener, como presentadores, a un hombre y a una mujer que al mismo tiempo son un señor moreno y una señora blanca.

Le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, esto para un país como México es un hallazgo que implica equidad.

El único detalle que brinca es que esa equidad no sea empresarial.

Hubiera sido mejor que, en lugar de poner a dos estrellas de una misma televisora, los autores de este material hubieran puesto o a dos líderes del Partido Verde, por aquello de la importancia de ir posicionando políticos, o a conductores de diferentes canales de televisión.

¿Será un problema que los presentadores de esto, más que personalidades políticas, sean figuras del espectáculo?

La verdad, no. Es una tendencia importantísima en la comunicación política internacional.

Los partidos se acercan a actores, cantantes, modelos o deportistas de alta popularidad para que el electorado sienta más cercanía, para que se sienta más en confianza.

Lo que hizo el Partido Verde, a pesar de que comete el mismo error del PRI al tutearnos, está bien y su guión está lleno de virtudes.

Observe, por favor, que esto comienza con la búsqueda de un “por qué” y que luego tenemos verbos en pasado como “ofreció” y “exigió” catapultados al presente con frases como “y cumplió” y “ya es ley”.

Pero dese cuenta, también, de lo mejor, de esa leyenda que dice: “Pues, la verdad, el Partido Verde sí cumple”.

Ese “pues” es una joya. Ahí ya está todo dicho. Ahí se responde lo del “por qué”, se refuerza con la palabra “verdad”, que en comunicación política es poderosísima, y por si esto no fuera suficiente, luego viene ese “sí” tan perfectamente bien colocado antes del “cumple”.

Estamos ante un spot de antología, porque todo está claro, desde la parte institucional hasta el perfil emocional pasando por la producción, la edición y por el hecho de que se nos está dando información útil.

Excelente material. De veras. Excelente. ¿O usted qué opina? 

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV