El pozo de los deseos reprimidos

Los "spots" del PAN

Bueno, el anuncio del Partido Acción Nacional que se está transmitiendo en la Ciudad de México es bueno.

¿En qué me baso para decirle esto? En el recuerdo de las pésimas campañas que el PAN había hecho en los últimos procesos electorales.

También en la comparación entre este mensaje y el resto de los promocionales que la mayoría de los partidos tienen al aire y en la manera como está hecho.

¿Entonces es el anuncio perfecto? No, porque comete varios errores particularmente graves que le voy a comentar más adelante.

Pero esta pieza no deja de ser un acierto. Se la voy a describir:

Todo comienza con una toma bastante apocalíptica de un embotellamiento típico del Distrito Federal, lo cual hace que el público de esa idea se identifique con lo que le están presentando.

Después de esto vemos a un señor joven, bien arreglado, caminando durante el amanecer por los puentes peatonales del cruce de las avenidas Cuauhtémoc y División del Norte en la Delegación Benito Juárez.

Este punto es importante, porque no estamos hablando de un personaje interpretado por algún actor ni de alguna figura pública que esté sirviendo para llamar la atención de la gente.

Se trata de un político que está hablando a título personal, y como esos puentes peatonales son muy famosos, y como Benito Juárez es la única delegación panista en la perredista Ciudad de México, el público al que va dirigido este spot ubica de inmediato que el mensaje es del PAN.

Esto, muy independiente de que las personas que estén observando eso conozcan o no conozcan al político en cuestión.

Mientras el señor habla, van apareciendo pequeñas imágenes que refuerzan lo que va diciendo.

Imágenes de unas manos pobres contando unas cuantas monedas, de una persona atrapada tras las rejas, de algo así como la barda de un reclusorio.

En algún punto del anuncio, el político camina por una calle cercana, pero dándole continuidad al mismo discurso y rematando en otro ángulo del puente donde comenzó.

Vale la pena comentar que, mientras vamos viendo todo esto, la actitud del señor va de lo enérgico a lo valiente, pasando por lo entusiasta y lo esperanzador.

Definitivamente, estamos ante alguien que, o sabe comunicar muy bien sus ideas o emociones, o ha sido muy bien dirigido.

Al final, a un lado del rostro sonriente de este político, entra un logotipo del PAN y el nombre: Ricardo Anaya, presidente del PAN. Fin del video.

¿Y el audio? ¿Qué dice el audio? Son las palabras del señor que aparece en el spot:

“México no va por el camino correcto, está herido por la violencia, manchado por la corrupción, detenido por la economía.

“Necesitamos cambiar el rumbo con nuevas ideas. Aumentemos el salario mínimo. Es lo justo.

“Metamos a los corruptos a la cárcel con el nuevo sistema anticorrupción.

“Cambiemos el rumbo con nuevas ideas. Que nadie nos diga que no se puede. Claro que podemos. ¿A poco no?”

Por último, la voz de un locutor señala: Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN. Fin.

Antes de que diga cualquier cosa, acuérdese de los spots panistas de figuras como Josefina Vázquez Mota (la diferente) y Felipe Calderón (el que iba contra el peligro para México).

Esto es como de otro mundo, de otro partido, algo que rompe, que comienza de cero. ¡Es genial!

Compare ahora esto con los spots de agrupaciones como el PRD, el PRI o Nueva Alianza.

Frente a ellos, es Shakespeare, lo más profundo, lo más elaborado, lo más profesional.

¿Y qué ocurre si lo analizamos con cuidado? Que lo menos que podemos concluir es que estamos recibiendo una invitación.

¿A qué? A formar parte del PAN, pero de un PAN diferente, corregido, aumentado, joven y que persigue causas muy específicas. ¡Excelente!

Al principio de esta columna le hablaba de errores, de errores graves. ¿Cuáles son?

Le voy a decir nada más tres: el primero, que a menos que usted domine la geografía chilanga y que sepa de qué partido es el jefe delegacional de cada rincón del Distrito Federal, este anuncio niega su origen.

Es como si los responsables de este material, hasta los últimos segundos, no quisieran que la gente supiera que son del PAN, como si el PAN fuera algo malo.

El segundo, que no presenta resultados de nada. Es como si se tratara de una agrupación sin historia, que no tuviera nada que ver con lo que estamos viviendo ahora, de un partido cualquiera que apenas está empezando.

Para eso no está el PAN, para eso están los nuevos partidos.

Y el tercero, que más que un spot camino a las elecciones de este año, parece una campaña de posicionamiento personal de Ricardo Anaya tal vez rumbo al proceso electoral de 2018.

Pero a pesar de esto y más, es un buen anuncio, algo que destaca frente a la mediocridad de la mayoría de las manifestaciones de comunicación política que estamos padeciendo en este instante. ¿O usted qué opina?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV