El pozo de los deseos reprimidos

La serie que podría cambiar la historia

Lo que le voy a anunciar hoy es uno de los acontecimientos mediáticos más esperados del año, un evento que nadie se debe perder.

Se estrena el próximo miércoles 3 de febrero a las 22:00 por el canal History y se lo estoy avisando con varios días de anticipación, porque quiero que lo apunte en su agenda. Sería una desgracia que no lo viera.

Por supuesto, le estoy hablando de Persiguiendo a Hitler (Hunting Hitler), una serie de televisión real que va de lo inteligente a lo espectacular. Es algo muy nuevo y poderoso.

A usted le dieron clases de historia en la escuela, ¿verdad? Ahí nos dijeron que Hitler se suicidó junto a su esposa, en su búnker, el 30 de abril de 1945.

A algunos les enseñaron más, a algunos les enseñaron menos, pero esta es la información que casi todos manejamos.

Ojo, se trata de Hitler, uno de los villanos más grandes de la historia universal, uno de los personajes más oscuros de todos los tiempos.

Más allá de lo que no enseñaron, ¿a usted no se le hace medianamente extraño que una criatura de semejantes dimensiones haya muerto de una manera tan anticlimática?

Es Hitler, el referente. Era para que su cadáver hubiera aparecido en todos los medios habidos y por haber, para que sus últimos minutos de vida se hubieran narrado de una manera mucho más sangrienta.

Pero no, con todo lo que pasó después, durante la Segunda Guerra Mundial, como que a la gente se le olvidó pedir detalles, evidencias y ahí quedó la cosa.

History, que es una de las marcas más serias de todo el planeta en materia de investigación histórica, decidió profundizar en este caso.

Después de todo, se trata de uno de los asesinos más despiadados de la historia, de un personaje que contribuyó a cuestiones que siguen doliendo.

¿Y qué cree que encontró? Que hay muchas irregularidades en ese cuento de que el buen Hitler se suicidó en su búnker. ¡Es espantoso!

¿Por qué? Porque demuestra que nos engañaron. ¿Se da cuenta del escándalo que esto representa?

¿Ya se puso a pensar en todas la implicaciones políticas, económicas y sociales que hay detrás de este descubrimiento?

No estamos hablando de un canal de televisión chafa que quiera hacer negocios a la mala.

Tenemos enfrente a una señal de televisión de paga bastante respetable dispuesta a afrontar las peores consecuencias legales por cada uno de sus actos. ¡Tenemos una noticia inmensa!

¿Y sabe quiénes son los responsables de esta investigación? Entre otros, algunos de los especialistas que encontraron a Osama Bin Laden.

¿Usted cree que esos señores se meterían en esto si no tuvieran la certeza de que aquí pasó algo raro? ¿Usted cree que esta gente expondría su prestigio si esto no fuera de verdad?

Yo ya vi este material y sigo de lo más impresionado, porque estoy convencido de que se necesita mucha valentía para meterse con esta clase de personajes y con todos los intereses que hay detrás.

Y porque para plantear esta persecución, en términos de televisión, sus productores no solo se gastaron una fortuna recorriendo continentes enteros, inventaron un lenguaje.

Persiguiendo a Hitler es una serie, pero también es una película, un documental, un reality show, un programa de conspiraciones y muchas cosas más.

Aunque a usted no le interese el tema en lo más mínimo, es la experiencia televisiva más emocionante que usted se pueda imaginar. Adrenalina al 200 por ciento.

A pesar de que estos señores son la cúspide de la cacería de personas, hacen un show muy entretenido.

Cada uno de ellos vale como el mejor de los personajes y muestran documentos del FBI, y toman aviones, y viven aventuras submarinas, y sacan unos aparatos sofisticadísimos para ver por debajo del suelo.

La parte de Argentina es alucinante, pero la de España no se queda atrás. ¡Qué ejercicio tan más fabuloso de recursos técnicos y humanos!

Cada uno de sus ocho capítulos se le va a ir como agua. Todo es tan dinámico, está tan cargado de suspenso y funciona tan bien que no la va a querer soltar y va a sentir la necesidad de comentarla con sus amigos.

Y cuando escuche a la gente común y corriente de ciertos lugares diciéndole lo que le van a decir a estos investigadores, se va a quedar helado. ¡Es un golpe al cerebro!

¿Puede la televisión retar a la historia? ¿Puede cambiar lo que nos enseñan en los libros de texto?

¿Qué va a pasar si History encuentra a Hitler? ¿Qué va a pasar si nos enteramos de algo todavía más desagradable alrededor de este asesino, de sus cómplices e incluso de otras personalidades a las que creíamos positivas?

¿Usted cree que una investigación así hubiera sido posible en nuestro país? ¿Con nuestros personajes históricos?

¿Ahora entiende el tamaño de serie que vamos a poder ver?

Por favor, busque Persiguiendo a Hitler este miércoles a las 22:00 por History. Le va a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com