El pozo de los deseos reprimidos

Ricardo Alemán, Mardonio Carballo y ‘Fit to fat to fit’

Ricardo Alemán es un columnista excepcional. Todo lo que escribe se convierte en éxito. La gente lo sigue, lo ama, lo odia.

Como usted sabe, Ricardo también hace televisión y estrenó hace poco un programa en Canal Once que es genuinamente imperdible.

Se llama Despertador político, pasa de lunes a viernes a las 5:30 horas, antes del noticiario de Javier Solórzano, y va que vuela para convertirse en la gran referencia diaria para este periodo electoral.

¿Por qué? Porque el señor es capaz de tener ahí, a esas horas, lo mismo a una Rosario Robles que a un magnífico cuerpo de analistas políticos que a un escultor como Sebastian que a un sensacional grupo de jóvenes colaboradores.

Resultado: hay nota, hay nota antes que el resto de los programas de la televisión, hay nota antes que los grandes noticiarios de la radio nacional.

Y la nota son entrevistas polémicas, debates intensos, datos sorprendentes, reacciones a las cosas que se acaban de publicar en los periódicos y críticas muy rudas a las figuras del momento.

Ojo: esto es relevante pero el hecho de que esté en Canal Once lo convierte en algo todavía más espectacular porque ésta es una señal pública, una señal con prestigio, una señal donde, en teoría, se deberían evitar este tipo de contenidos.

Pero, al contrario, Canal Once prometió una cobertura excepcional de las campañas políticas y nos lo está cumpliendo.

Y que se cuide el resto de los canales porque Ricardo Alemán es garantía y porque, en este caso, tenemos un producto redondo, dinámico, apasionante, de lo mejor. ¿O usted qué opina?

No más gordos

El otro día fui a Es de mañana con Mónica Garza y Manuel López San Martín a hablar de mi historia de obesidad y me ocurrió algo muy curioso:

Mónica y Manuel me pidieron que les hablara de programas de televisión que abordaran este tema, de series, de reality shows, de factuals.

La triste realidad de las cosas es que, a pesar de que el problema de obesidad que padecemos en México es terrible, casi no hay emisiones para sensibilizar a la gente, para ayudarla, para informarla.

Fit to Fat to Fit es uno de los mejores programas que existen, en todo el mundo, sobre el tema de la obesidad. No hay manera de verlo y de no querer bajar de peso.

¿Por qué? Porque su formato es completamente diferente a cualquier otro.

Fit to Fat to Fit es un ejercicio de televisión real donde un especialista en acondicionamiento físico, hombre o mujer, con una salud envidiable y un cuerpo perfecto, aumenta más de 30 kilos en pocas semanas.

¿Para qué? Para entender lo que es estar gordo y después recuperar la salud y la figura perdidas.

Pero esto no es todo, al mismo tiempo que esa persona se dedica a combatir su obesidad ayuda a un gordo o a una gorda a aprender a comer y a hacer ejercicio hasta alcanzar una meta.

¿Cuál es la nota? Que no es lo mismo adelgazar a alguien desde la perspectiva de un nutriólogo o un deportista a hacerlo desde el punto de vista de alguien que también está luchando contra la gordura.

Es un programón que se transmite, con varias repeticiones, los martes a las 21:00 por el canal Lifetime.

Por favor, véalo y compártalo con sus seres queridos. Vale la pena. De veras que sí.

Orgullo de México

Le quiero dar las gracias públicamente a Canal 22 porque, a pesar de que su director le está haciendo grandes aportaciones a su parrilla de programación, hay un respeto hacia sus clásicos.

¿Como cuáles? Como La raíz doble de Mardonio Carballo.

Esto no es un programa de televisión, es un orgullo nacional, un concepto que Canal 22 podría exportar con la mano en la cintura porque no hay canal público, en ningún otro rincón del mundo, que no mate por una experiencia así.

La raíz doble es una suerte de tele-revista, aportación periodística, serie documental que recorre las comunidades indígenas de nuestro país hablando no solo de lo obvio, que es su inmensa riqueza cultural.

No, Mardonio trae a colación sus inquietudes, sus búsquedas y al final uno no solo termina aprendiendo, termina entendiendo, se termina hermanando con ésta, una de las partes más olvidadas de nuestra mexicanidad.

Y si no me cree, nomás dígame: ¿cuántos otros programas sobre nuestros indígenas conoce usted en la televisión de este país que, casualmente, está llena de comunidades indígenas? ¡Cuántos!

¿Cuál es la nota? Que desde hace ya varias semanas se estrenó la nueva temporada de esta joya que pasa los martes a las 20:00.

Y que si usted no tiene acceso a esta frecuencia o jamás ha podido ver ninguno de los episodios de este proyecto, lo puede ver a través de internet en la modalidad de Canal 22 en streamig o en YouTube.

Ojalá que pronto le pueda escribir más de lo nuevo del canal cultural de México que, por cierto, está celebrando 25 años de vida.

Por lo pronto, luche por ver La raíz doble. Se lo recomiendo.   

alvaro.cueva@milenio.com