El pozo de los deseos reprimidos

El extraño retorno de ‘Los caballeros del zodiaco’


La gran noticia en materia de televisión de esta semana no tiene que ver ni con series ni con telenovelas.

Tiene que ver con las animaciones japonesas (anime), con el regreso de Los caballeros del zodiaco a la televisión abierta privada nacional. Esta vez por Canal 5.

¿Por qué? Porque este humilde título, que está increíble, se ha convertido en el cañonazo de cañonazos para los jóvenes de todo el país.

¿Cuánto quiere apostar a que en cuestión de días se va a convertir en un fenómeno comercial para Televisa?

Los caballeros del zodiaco es uno de los títulos más representativos de la televisión mexicana de los años 90, un concepto prodigioso, adictivo, sobre personajes que luchan contra las fuerzas del mal en un escenario galáctico.

¿Cuál es la nota? Que Tv Azteca la dejó ir. Que Televisa se la quitó.

¿Sabe usted lo que esto significa justo hoy que la lucha de las marcas es por volver al origen? Un escándalo.

Pero hay algo más: la necedad de nuestras más importantes cadenas nacionales.

Ojalá que con este éxito, sumado al de Dragon Ball, Pokémon, Supercampeones y Candy Candy, entiendan todo el dinero que dejaron de ganar durante décadas por ignorantes, por haber sacado del aire esta clase de contenidos con el pretexto de que eran “satánicos”.

Si los jóvenes habían dejado de ver televisión abierta, no era porque este medio hubiera estado muriendo. Era porque no tenían nada qué ver ahí.

Por favor, aprendan de lo que está sucediendo hoy con los ánimes. Programen sin censura para jóvenes. Produzcan con creatividad para las nuevas generaciones. Ahí sí hay futuro. ¿O usted qué opina?

LA BRONCA DE LA TELEVISIÓN GAY

Cada vez está más complicado que la comunidad LGBTTTI aparezca en televisión.

¿Por qué, si acabamos de ver coberturas históricas de la marcha del orgullo gay de este año en Ciudad de México?

Porque salvo esos momentos, que son noticia, sus miembros ya no tienen que salir en la tele. Y no nada más estoy hablando de México. Estoy hablando a escala global.

La razón es muy simple: ser gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero o intersexual ya no es un conflicto en la mayor parte del mundo.

Salvo penosas excepciones, todo el asunto de los derechos ya está resuelto. Se acabaron las “luchas”.

¿Por qué cree usted que ya no se hacen series como Queer as Folk o telenovelas como La vida en el espejo? Ya no se necesitan o ya no se necesitan tanto. Son obsoletas.

Por eso quiero felicitar públicamente al canal Sony, porque estos señores acaban de hacer algo maravilloso.

¿Qué? Programar la miniserie Cuando hacemos historia (When We Rise) los domingos en su horario estelar.

¿Qué es? Una joya indiscutible de la televisión estadunidense precisamente sobre la vida de todos esos hombres y mujeres que se enfrentaron al sistema por la comunidad LGBTTTI desde hace más de 40 años.

Ahí sí funcionan los conflictos dramáticos. Ahí sí tenemos un espectáculo imperdible para seducir a los adultos y sensibilizar a las nuevas generaciones.

Búsquela cuanto antes ya sea en el canal Sony o en su app que es extraordinaria y a la que usted puede tener acceso gratuito dependiendo de su proveedor de cable o de antena directa al hogar. Le va a encantar. De veras que sí.

ANTE UNA PANTALLA “MUERTA”

Hay un evento en el que siempre quise participar: Campus Party, la más importante reunión de talento joven, esa gran encerrona que año con año se lleva a cabo en Expo Guadalajara.

Y quería participar porque creo en las nuevas generaciones, porque me encanta atenderlas y porque lo que sucede ahí siempre es sorprendente, inteligente, divertido.

¡Pues qué cree! MILENIO va a participar en esta edición con un impresionante desfile de aportaciones que van de las conferencias de gente como Paulo Correa, Oscar Cedillo y Fernando Santillanes hasta una redacción digital del más alto nivel.

Y en medio de todo eso voy a tener el honor de dar una charla a la que le voy a suplicar que vaya o que vea a través de las redes sociales de MILENIO como su Facebook Live.

¿Por qué? Porque se va a poner muy buena. ¡Con decirle que se llama “Autopsia de un cadáver llamado televisión”!

Y vamos a ver de que “murió” la tele, y vamos a ver por qué otras pantalla están más “vivas” que nunca, y vamos a ver si el “mal” de la televisión no es contagioso porque toda la industria, toda, parece encaminarse a un apocalipsis zombie que todavía estamos a tiempo de evitar.

La cita es este viernes de las 15:00 a las 16:00 en el escenario del Festival Nomadx de la Expo Guadalajara donde, además, tendré el placer de atender a los que vayan y de responder a sus preguntas.

¡Hasta que se me hizo ir al Campus Party! Por favor, luche con todas sus fuerzas por estar ahí desde hoy y por nada del mundo se vaya a perder todas las aportaciones de MILENIO. Le van a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com