El pozo de los deseos reprimidos

Un reto para nuestra capacidad de asombro

No nos hagamos tontos, nuestra capacidad de asombro está en vías de extinción.

Que si vamos a ver a un descabezado. ¡Vamos a verlo! Que si vamos a ver cómo atropellan a unos niños. ¡Pues vamos! ¡Que los maten!

Y ni hablemos de cuchilladas, asaltos, choques, peleas, balazos o violaciones, porque entonces sí no vamos a acabar.

Ya perdimos nuestra capacidad de asombro y tan la perdimos que a veces, ante la peor de las imágenes, inventamos un chiste. ¡Un chiste!

Lo que le estoy diciendo no es cualquier cosa y tiene que ver con los medios, pero también con nuestra realidad nacional e internacional.

El ser humano es cada vez más insensible y, por lo mismo, la televisión batalla muchísimo para sacudirlo, para asustarlo, para hacerlo reaccionar.

Por eso soy el crítico más feliz del mundo con Autopsias de Hollywood, la serie de investigaciones forenses que Discovery Channel va a estrenar hoy a las 23:00.

No me lo va a creer, pero se trata de un programa que reta nuestra capacidad de asombro, que en este contexto, en donde nadie se sorprende con nada, nos deja con la boca abierta.

Jamás en la historia de la comunicación global se había producido un concepto de esta magnitud. Por donde quiera que se le mire es un acontecimiento y usted no se lo puede perder. Punto.

Sí, es viernes de quincena, viernes de fin de semana del amor y la amistad, viernes de sexo y pachanga.

¡Perfecto! Con todo y eso usted lo puede sintonizar o lo puede dejar grabando a través de los mecanismos que existen en su sistema de televisión de paga.

Perderse Autopsias de Hollywood sería perderse de mucha muy buena televisión.

¿Qué es? ¿De qué estamos hablando? De un programa en donde se revisa la muerte de personalidades como Michael Jackson, Whitney Houston y Anna Nicole Smith.

¿En qué consiste esa revisión? En un análisis de las autopsias de cada una de estas celebridades.

¿Y quién es el encargado de hacer eso? Richard Shepherd, uno de los patólogos forenses más reconocidos del planeta.

Para que usted se dé una idea de lo que estamos hablando, el doctor Shepherd participó en investigaciones tan importantes como la de la muerte de la princesa Diana o como la de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas en Nueva York.

Es una personalidad y si a esto le agregamos un montón de revelaciones por parte del grupo de investigadores de Discovery, el resultado es monumental.

Por un lado, usted va a tener declaraciones que jamás había tenido alrededor de los fallecimientos de estas luminarias y, por el otro, va a poder llegar a conclusiones que muchas veces van a ser muy, pero muy diferentes a las del dominio público.

Autopsias de Hollywood es un concepto que, si mis amigos de la fuente de espectáculos vieran todas las semanas, les daría nota por meses.

Estamos hablando de algo que es periodístico, pero que al mismo tiempo alimenta nuestro morbo.

¿Qué fue en realidad lo que pasó con El Rey del Pop? ¿Qué había en sus venas? ¿Cómo estaban sus órganos? ¿Qué fue lo que sintió en el último momento?

¿Se estaba dando cuenta de que estaba muriendo? ¿Se estaba dando cuenta y no podía hacer nada?

¿Ahora entiende la magnitud de serie de la que estamos hablando?

Y no, no se escandalice suponiendo que se trata de algo sucio. Autopsias de Hollywood vale, porque es un gran proyecto de divulgación científica, un título con el que vamos a aprender.

Lo que quiero es que se dé cuenta de que la nueva televisión inteligente es muy entretenida, que puede competir contra la mejor de las películas y que le puede ganar.

Y que cuando uno está mirando esta clase de propuestas no solo se entretiene, adquiere conocimientos de materias insólitas como medicina, anatomía, leyes e investigaciones criminales.

Lo de las celebridades es solo un pretexto, un buen pretexto para acercar a las grandes audiencias al poder del conocimiento.

No es lo mismo que nos digan que vamos a ver las autopsias de Elvis Presley, de Brittany Murphy o de River Phoenix, a que nos digan que vamos a ver los huesos y las tripas de cualquier persona.

Aunque todos tenemos lo mismo bajo la piel, la popularidad ayuda para que más espectadores se acerquen a esta clase de contenidos.

En consecuencia, Autopsias de Hollywood se convierte en un banquete para muchos anunciantes, especialmente para los que se preocupan por la parte de la ética y los valores.

No se asuste si hablo de huesos y tripas, porque los señores de Discovery son tan respetuosos de sus audiencias que, por lo mismo, han elegido un horario muy especial para este título, uno muy cerca de la medianoche.

Por lo que más quiera, luche con todas sus fuerzas por ver este lanzamiento. Le va a gustar, le va a dejar algo bueno y, lo más importante, lo va a ayudar a calibrar su capacidad de asombro. ¿A poco no?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV