El pozo de los deseos reprimidos

El regreso de TVC

Siempre hay luz al final del túnel. ¿Se acuerda usted de la triste historia del canal TVC? Parece que por fin hay esperanza para su gente.

¿Por qué? Porque hace algunas semanas que esta importante y polémica señal se integró al menú de canales que se puede ver en todo el país gracias a Dish.

Déjeme le refresco la memoria porque, justo ahora que hay tantas opiniones sobre la libertad de expresión y sobre la necesidad de una competencia gracias a casos como el de Carmen Aristegui, el tema TVC viene mucho al caso.

Como usted sabe, TVC es el canal ancla de PCTV, una compañía que durante muchos años fue el eje central de la industria de la televisión de paga, concretamente de los cableros.

¿Qué es lo que hacía PCTV? Palabras más, palabras menos, negociaba las señales de las grandes marcas internacionales de televisión como HBO, Warner, Disney, FOX y Discovery y se las ofrecía.

¿A quiénes? A las pequeñas cableras de la mayoría de los estados de la república.

¿Y? ¿Qué tenía esto de importante, de especial? Que como las pequeñas cableras eran eso, muy pequeñas, no contaban con los recursos de las empresas grandes como Cablevisión, Izzi y Megacable para hacer buenos negocios. No estaban en igual de circunstancias.

PCTV, de alguna manera, era un intermediario benigno, un negociador, un apoyo muy especial en un momento histórico donde la televisión de paga era la reina.

Y como intermediario que era, tenía derecho a distribuir, además de los mejores contenidos del mundo, un paquete de señales propias como los canales TVC, TVC Deportes y PÁNICO, por mencionar sólo unos cuantas.

Obviamente muchas cosas han cambiado desde que PCTV inició operaciones y por diferentes circunstancias, el año pasado, sus señales desaparecieron de algunas de las más importantes cableras del país.

E igualito que como pasó y pasa con Carmen Aristegui, hubo y hay mucha polémica sobre si esto fue justo, injusto, un acto de censura, una decisión lógica, un tema personal, pasional, o algo que se pudo haber evitado.

A mí lo que más me afectó fue el hecho de que en muchos rincones del país, comenzando por la Ciudad de México, dejamos de ver una larga lista de programas y que un montón de personas se quedaron sin trabajo.

A pesar de que canales como PCTV continuaron con vida en algunas plazas, fue muy triste.

¿Qué patrocinador se iba a querer anunciar en una frecuencia con distribución limitada?

¿Qué gran estrella de la política, el deporte o el espectáculo se iba a animar a ir de invitadas a sus producciones si muy pocas personas la iban a ver?

¿Quién iba a querer seguir trabajando ahí? ¿A cambio de qué sueldo? ¿De qué prestación? ¿De qué proyección?

Para no hacerle el cuento largo, PCTV se redujo a su mínima expresión, jamás perdió la esperanza de volver a las grandes ligas y se movió, y se movió hasta que algo pasó y se integró al menú de Dish.

¿Resultado? Estos señores ya regresaron a las ciudades de donde desaparecieron y ahora tienen otras posibilidades, posibilidades nacionales.

Los anunciantes y las estrellas van a poder volver a poder regresar y poco a poco aquello va a volver a la normalidad traduciéndose, una vez más, en una generosa fuente de empleo para talentos de todo tipo.

Todavía falta que los otros canales de PCTV se integren a Dish, pero supongo que eso sucederá después, cuando ambas partes lleguen a un arreglo sin repercutir en los bolsillos de los suscriptores.

Hoy, por lo pronto, quienes creemos en la importancia de la libertad de expresión y de la competencia estamos de fiesta. Dish le hizo justicia a TVC.

A mí lo que me da un poco de tristeza es que sí se nota que el golpe del bloqueo del año pasado hizo estragos en la cantidad y calidad técnica de algunos títulos de esta marca.

Ya no se ven tantas piezas como antes, se están haciendo milagros con las repeticiones y predomina un aire de austeridad, pero TVC sigue y si usted se aplica y lo vuelve a ver, crecerá incluso más que cuando estuvo en la época de oro de las cableras regionales.

La cosa es que usted se anime y que así como fue bueno para tomar una posición cuando se vivió aquella historia de terror, vuelva a hacerle escándalo a esta frecuencia y, en general, a esta compañía.

Siempre hay luz al final del túnel y parece que los señores de PCTV por fin consiguieron transitar por ese túnel tan largo de cancelación de contratos, despidos y presiones.

Parece que por fin están llegando a la luz y que las cosas se van a componer.

Por favor luche por ver el canal TVC en sistemas de televisión de paga como Dish. A lo mejor no encuentras producciones tan caras y vistosas como las de Televisa o Azteca, pero va a encontrar opciones.

¿Y de qué estábamos pidiendo nuestra limosna? Precisamente de opciones.

¡Bienvenido a casa, una vez más, TVC! ¡Qué gusto volver a verte! ¡Vamos por más!

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV