El pozo de los deseos reprimidos

La están regando

La televisión está para servir al público, no el público a la televisión.

Todo el mundo cree que la clave del éxito del negocio de la televisión está en los contenidos.

¡Por supuesto que no! Para triunfar en esto hay que partir de la programación, solo de la programación.

Usted puede tener los mejores programas del mundo, pero si están mal programados, no los va a ver ni Dios padre.

Acuérdese de lo que pasó en México con obras maestras que en otros lugares del mundo fueron cañonazos indiscutibles como Breaking Bad. ¡Cada quien las tuvo que ver por su cuenta!

E, igual, a lo mejor lo único que usted tiene para ofrecer es basura, ¡pero qué cree!, si está bien programada, le va a ir increíble. Se lo garantizo.

Ahí está el caso de los partidos de la Liga MX. Sin programación no hay televisión.

¿Por qué le estoy comentando esto? Porque me parece inconcebible lo que está sucediendo, en términos de programación, en algunos poderosísimos canales de televisión de paga como Warner y Fox.

Tienen series increíbles, verdaderamente espléndidas, pero las echan a perder con sus estrategias de programación. ¡Hasta parecen señales de televisión abierta!

Comencemos por Warner. ¿Se acuerda que hace algunas semanas critiqué muy duramente a este canal por haber movido un título fundamental como The Following de su día original, que era el jueves, a los viernes?

Ya lo habían hecho con Dallas y la tronaron. Ya lo habían hecho con los últimos episodios de Fringe y los desgraciaron.

Bueno, ahora lo están haciendo con la segunda temporada de Arrow y el resultado va a ser exactamente el mismo. ¡La van a destruir!

Arrow se transmitía los lunes a las 22:00. Así fue como muchas personas la descubrimos. Así fue como miles de televidentes nos acostumbramos a sintonizarla.

¡Ahora está los jueves a las 22:00! ¿Por qué? ¡Por qué! Nuestros hábitos y costumbres no son los mismos los jueves que los lunes. Nuestro ritual para ver Arrow no era ése.

¿Se da usted cuenta del inmenso acto de soberbia que hay detrás de esto? Es como si Warner nos dijera: “tú me vas a ver cuando yo quiera y como yo quiera”, cuando tendría que ser al revés.

La televisión está para servir al público, no el público a la televisión.

¡Y nos quejamos de las grandes cadenas abiertas nacionales! ¡Por favor! Lo más triste del caso es que aquí estamos pagando. ¡Estamos pagando para que nos maltraten! ¡Cómo!

¿Le digo la verdad? A ojo de buen cubero como que Warner tiene sus prioridades corporativas y si en este momento su prioridad es, por ejemplo, Believe, al diablo con lo demás.

A nadie le importa si usted y yo queremos ver alguna cosa que no sea Believe. ¡Y pues no! ¡Un canal es un canal, no un programa! ¡Cuidado!

Y pues sí, qué lindas las prioridades corporativas, pero corporativo que no parte de sus audiencias para hacer negocios, corporativo que se acaba por hundir. ¿O usted qué opina?

Hablemos de Fox. Algo raro, muy raro, está pasando por ahí y no hablo nada más del canal Fox, hablo de todos los canales de esa marca.

Como que se hicieron bolas con la explosión de señales, como que se quedaron con muchos huecos o como, en el caso de Warner, están recibiendo muchas órdenes extrañas de sus oficinas centrales, pero aquello se está volviendo insufrible.

No sé usted, pero yo de repente me enredo tratando de darle seguimiento a algunas series como Dos Lunas y Familia en venta, porque pasan dos o hasta tres capítulos juntos y ya no sé cuál es nuevo, cuál es repetición o cuál es cuál.

Los Simpson están a una hora, a otra y a otra, los martes de terror ahora son de comedia, los lunes que antes eran estelares ahora son de terror.

Glee estaba a una hora y ahora está a otra, The Walking Dead está a punto de chotearse, y pronto, muy pronto, van a poner 24, pero no en lunes, que era su día original, sino en martes.

¡Los martes no son de 24! ¡Bueno, pues de qué se trata! ¡Fox cambió la historia de la industria de la televisión de paga convirtiendo los lunes en el día más importante de la semana gracias a 24 y ahora solita se va a traicionar! ¡Por qué!

Y no, no es una cuestión de combate a la piratería, porque si quisieran hacer algo genuinamente importante harían estrenos simultáneos con Estados Unidos, como otras compañías. Se trata de que están perdiendo el toque, el toque de la programación.

Bueno, ya, el colmo. Da Vinci’s Demons, que era una serie de paquete básico que estaba en el canal Fox, ahora está en Moviecity Premiere, donde hay que pagar extra por ver la segunda temporada.

Sí, me queda claro que es maravillosa, ¿pero a usted se le hace justo?

Todo el mundo cree que la clave del éxito del negocio de la televisión está en los contenidos.

¡Por supuesto que no! Para triunfar en esto hay que partir de la programación y algunos canales como Warner y Fox tienen mucho qué corregir en ese sentido. ¿O me equivoco?  

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV