El pozo de los deseos reprimidos

Lo "nuevo" de "Vikingos"

Le tengo dos noticias: una buena y otra mala. La buena es que desde el lunes pasado el canal Fox Action está transmitiendo la tercera temporada de Vikingos, una de las serie consentidas de México.

La mala es que este lanzamiento se debió haber dado al mismo tiempo que en Estados Unidos, desde febrero.

Hoy la gran nota alrededor de esta producción es el anuncio de su cuarta temporada.

¿Por qué nos tendríamos que estar emocionando usted y yo con el aviso de la llegada de la tercera?

¿Por qué tendríamos que hacer escándalo por algo que debió haber sucedido hace seis meses? ¡Seis!

Es una falta de respeto, un insulto, una provocación. Por eso la piratería está tan fuerte en nuestro país.

Por eso hay tantos chavos descargando cualquier cantidad de contenidos a través de diferentes páginas de internet.

Por eso hay tantas personas sintonizando canales de otras naciones triangulando dispositivos desde México a pesar del daño que esto le ocasiona a la industria.

Así no se puede. De veras. No se puede.

Por si esto no fuera suficiente como para poner el grito en el cielo, Vikingos, en el caso concreto de la televisión de paga (en señales abiertas nos llega por Canal Once), era un producto de NatGeo.

¿Qué tiene que estar haciendo ahora en el canal Fox Action que pertenece al paquete Fox+?

Fox+ es un conjunto de canales que se paga aparte. Se supone que es la competencia del paquete HBO Max, que es televisión premium.

¿Por qué si Vikingos era televisión premium antes se podía sintonizar por NatGeo que es un canal de paquete básico?

¿En qué momento esta producción subió de nivel? ¿A poco ya cuesta lo mismo que Game of Thrones? ¿A poco ya suceden ahí cosas que antes solo sucedían en títulos como Mad Men?

¿Entonces por qué nos hacen esto? ¿Por qué nos tratan así?

Me queda claro que los señores de Fox Action se están esforzando por posicionar su marca con un montón de situaciones maravillosas que van desde eventos como la WWE SummerSlam 2015 hasta la adquisición de las más espectaculares series del mercado.

Pero lo de Vikingos se me hace un abuso, especialmente en estos tiempos donde cada centavo cuenta.

La gente de paquete básico no se va a mudar a los paquetes premium para ver algo que debió haber visto desde febrero.

¿Sabe lo que va a hacer? Se va a esperar a que lo nuevo de este título llegue a compañías como Netflix, ClaroVideo y VEO tal y como se está esperando con otras emisiones.

Urge replantear el negocio de la televisión de paga en México y en toda América Latina. Entre la devaluación del peso y el crecimiento de las nuevas plataformas, ahí va a pasar algo terrible.

O las cabezas de esta industria regresan a sus orígenes, tal y como le está sucediendo a la televisión abierta, o verán caer sus utilidades de manera escandalosa.

¿Y cuáles son sus orígenes? La transmisión en directo de las señales de países como Estados Unidos, justificando así el hecho de que las audiencias estén pagando una cuota por recibir algo diferente.

Obviamente esto va a implicar negociaciones muy profundas sobre una larga lista de temas como ventas, relaciones públicas y derechos autorales, pero si eso ya se hacía en los años 70 y 80, no veo por qué no se pudiera hacer en la actualidad.

¿Sabe qué es lo que más coraje me da de esta historia? Que la tercera temporada de Vikingos es una joya que nadie que ame la televisión se debe perder.

En este nuevo paquete de capítulos hay un crecimiento espectacular de las emociones, los personajes se desarrollan fabulosamente y pasan cosas increíble.

Qué lástima que la nota, en lugar de ser la serie, sea su distribución.

En el remoto caso de que usted no sepa qué es Vikingos, ¿de qué trata?

Es una adaptación muy libre de la vida de un guerrero que supuestamente existió, que forma parte de la mitología escandinava y cuyas aventuras se desarrollan un par de siglos después del nacimiento de Cristo.

Es una fantasía de época que cuenta muchas cosas muy interesantes del estilo de vida de los Vikingos pero que vale por su combinación de poder, aventuras, acción, intriga, erotismo y romance.

Le voy a dar un dato que le va a decir todo: es una obra de Michael Hirst, el mismo autor de The Tudors

Por lo mismo, usted va a ver muchos juegos de alcoba, unos cuerpos hiperseductores y una participación femenina absolutamente deliciosa y compatible en términos ideológicos con lo que se pide de la televisión en la actualidad.

Ni le digo que luche por ver la tercera temporada de Vikingos en Fox Action.

Usted seguramente ya la vio o se va a esperar a que llegue sin costo adicional a otras partes.

Y si no, ahí la tiene usted, todos los lunes a las 20:00 por ese canal importante canal del paquete Fox+.  

Tan diferente que hubiera sido todo si esto se hubiera lanzado en febrero por NatGeo. ¿O usted qué opina? 

 

alvaro.cueva@milenio.com