El pozo de los deseos reprimidos

Lo nuevo de HBO

Quiero que esta columna sirva para que muchas personas se actualicen en materia de televisión.

Y es que, por increíble que parezca, de repente me topo con gente que se quedó atrapada en el pasado.

¿En qué piensa usted, por ejemplo, cuando le digo HBO?

Seguramente en esa magnífica marca que cambió la historia de la televisión hace más de 30 años con títulos como The Wire y The Sopranos y que todavía nos sigue ofreciendo obras maestras como True Detective y Game of Thrones.

Pero HBO es muchas cosas y hay que tener cuidado cuando se hable de ella.

Por un lado, sí, es una casa productora pero, por el otro, es un canal de televisión de paga.

Ojo, como canal de televisión de paga, no solo transmite producciones realizadas por el sello HBO.

De repente mete títulos de BBC (A Young Doctor’s Notebook), de Showtime (Penny Dreadful) o de AMC (Mad Men).

Sí es importante aclarar esto para darle a cada marca su lugar y, porque para nosotros, esto es un privilegio.

Muchas de estas maravillas ni en sueños se transmitirían en el canal HBO de Estados Unidos, porque allá son de su competencia, pero gracias a las buenas negociaciones de estos señores cuando se trata de distribución de contenidos a nivel mundial, nosotros sí las podemos ver aquí.

Pero la cosa no termina en este punto. HBO también es un paquete de señales de los cables y las antenas directas al hogar, el famoso paquete HBO-MAX, un conglomerado de canales premium, cada uno con su perfil.

Está HBO, pero también HBO2, HBO Plus, HBO Family, HBO Signature, MAX y MAX Prime.

¿Qué es un canal de televisión premium? Una señal que ofrece una larga lista de ventajas sobre el resto de los canales de paga, como la ausencia de comerciales y un manejo de contenidos que va más allá de cualquier límite político, erótico y lingüístico.

Antes, los contenidos hechos por la casa productora HBO; como Oz y Six Feet Under, bajaban a canales básicos de televisión de paga de otros sellos, como Warner o a señales abiertas como las de Televisa.

Hoy, con los cambios que ha habido en la industria, esto es imposible.

Si usted no ve las producciones propias de HBO en los canales o en las plataformas de HBO, como HBO GO, o si no las compra en dvd bajo el logo de HBO, jamás las va a ver en otro lado.

Ver los contenidos de HBO se ha convertido en un placer a prueba de los comerciales que ahora tenemos en las señales de los paquetes básicos o de la censura que existe en la televisión abierta.

Por lo mismo, ya no estamos hablando de contenidos como los que estos visionarios hacían en los años 90 o 2000.

Siguen siendo unas joyas, pero ya no tan generales, ya no tan para todos. Para eso están las otras marcas, las otras ventanas.

Y aquí es donde sucede algo fundamental: con el paso de los años las producciones de HBO se han ido convirtiendo en experiencias diseñadas para más mercados cada vez más específicos.

Esto, obviamente, desconcierta a las multitudes que sueñan con otro Sex and the City, pero es algo que se tenía que hacer para garantizar la continuidad de los contenidos premium ante la presencia de sellos como FOX+ o de ventanas como Netflix.

Por eso Girls, aunque le puede fascinar a cualquier persona, apela a un grupo de mujeres muy concreto que enloquece con su sentido del humor.

Por Looking, aunque le puede gustar a cualquier televidente, busca consentir, de principio a fin, a los integrantes de la comunidad LGTBI.

¿Por qué le estoy contando todo esto? Porque hace dos semanas el canal HBO que tenemos en México estrenó, al mismo tiempo que en Estados Unidos, una serie de producción propia francamente prodigiosa: Togetherness.

Pero claro, si usted la mira con ojos de Grey’s Anatomy, How to Get Away with Murder o The Walking Dead, se va a dar la frustrada de su vida.

Togetherness es un concepto para treintañeros, hombres y mujeres, que están luchando contra la crisis de los 40 y contra todos los conflictos que los adultos jóvenes, de manera muy concreta, están padeciendo en la actualidad.

Desde la imposibilidad de conseguir una pareja de verdad hasta el horror de construir una familia cuando hay una vida sexual esperando, pasando por millones de fantasías que jamás se van a realizar y por la bronca de lo profesional.

¿Pero sabe qué es lo más fascinante? Que todo esto es en comedia.

Uno la sintoniza y dice: mira, ese personaje puedo ser yo, y de repente se ríe, pero de repente, también, se asusta. Es increíble, maravillosa, terapéutica.

Ni a cuál de esos actores irle de tan extraordinarios. Ni a cuál de esas escenas irle de tan fabulosas.

Por lo que más quiera, luche por ver esta obra de arte y por entender que pertenece a un nuevo tipo de espectáculo, a un HBO que ya no es como el de antes, pero que, considerando todo lo que le acabo de decir, es mejor.

¿O usted qué opina?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV