El pozo de los deseos reprimidos

Padrés, Netflix y las "apps"

Como usted sabe, ayer hubo todo un escándalo porque Guillermo Padrés se entregó a las autoridades después de haber sido entrevistado en el noticiario de radio con cámaras de Ciro Gómez Leyva.

Y es que, al parecer, las autoridades lo quisieron capturar en las instalaciones de TeleFórmula pero no pudieron porque les faltó un papel.

Todo el mundo está muy contento por la exclusiva.

Yo, la verdad, estoy preocupado. ¿Se vale invitar a un espacio mediático a una persona que es buscada por la justicia?

Piénselo, por favor, más allá de cualquier vanidad, de cualquier asunto de competencia o de liderazgo. ¿Se vale?

Y si se vale, ¿qué diferencia hay entre tener una entrevista con el ex gobernador de Sonora y tener una con Joaquín El Chapo Guzmán?

¿Por qué media humanidad crucificó a Kate del Castillo por no haberle notificado a las autoridades de su contacto con un prófugo de la ley y aquí nadie dijo nada? ¿Acaso no es lo mismo?

¿Cuál es el papel de los medios en circunstancias como ésta?

Si un presunto delincuente busca el micrófono de alguna empresa para ayudarse con la opinión pública, ¿se le debe proporcionar?

¿Se le debe proporcionar antes de que encare a la justicia con todo lo que esto puede influir en su proceso?

¿Dónde acaba el periodismo y dónde comienza el ejercicio de un poder?

¿Esto se hace por rating, por una vocación noticiosa o por una convicción política?

¿Es ético? ¿Entonces ahora la tele se va a convertir en una dimensión aparte, ajena a la ley?

¿Vamos a ver ahí lo que no estamos viendo en los juzgados?

Me preocupa. ¿A usted no?

Netflix vuelve a ganar

Netflix no para de sorprender a las multitudes. Seguramente usted ya se dio cuenta y si no, le aviso:

Desde el domingo pasado este importante sistema de distribución de contenidos en línea está ofreciendo, a un ritmo de un capítulo por semana, la serie Designated Survivor.

Usted no está para saberlo ni yo para contarlo pero ésta es una producción de la casa ABC.

Las producciones de ABC, antes, nos llegan primero por los cables y las antenas directas al hogar a través de frecuencias de paquete básico como la de Sony o la de AXN.

Después, si bien les iba, aterrizaban en la televisión abierta privada nacional por estaciones como Azteca 7.

Hoy esto ya cambió, Netflix, que ya le había comido el mandado a HBO trayendo antes que nadie las producciones de Showtime como Billions, y que ya le había metido un susto a Warner programando con anticipación títulos como The 100, le acaba de quitar su posición de lujo a Sony y a AXN.

Dicho en otras palabras, Netflix ya también aniquiló los paquetes básicos de nuestros diferentes sistemas de televisión de paga.

¿Sabe usted lo que esto significa? Es un golpe durísimo para toda la industria cablera, es un cañonazo brutal.

Y es que Designated Survivor no es cualquier cosa, es una de las mejores series de los últimos años, un espectáculo sensacional que por historia, reparto, producción y hasta por su lectura política en este momento histórico tan peculiar, ni usted ni nadie se puede perder.

Ojalá que luego pueda profundizar en ella. Ahora, por lo pronto, luche por verla. Le va a encantar. Se lo garantizo.

La reinvención de un grande

La cosa está así: el consumo de contenidos en línea es lo de hoy y el mercado está saturado de series.

Si usted fuera un canal de televisión de paga con todo el prestigio del mundo como NatGeo, ¿qué haría?

Exactamente lo que estos señores acaban de hacer, una reinvención total que incluye, además de su exitosa participación en los cables y las antenas directas al hogar, una app y un nuevo tipo de serie de televisión.

La app de NatGeo es una especie de Netflix, pero con los magníficos contenidos que esta marca, y solo esta marca, puede ofrecer.

Yo, que me he convertido en el fan número uno de la televisión por app, le doy mi palabra de que cuando la conozca la va a amar. Búsquela ya.

¿A qué me refiero cuando le digo que NatGeo está sacando un nuevo tipo de serie de televisión?

A que se inventaron una cosa prodigiosa que se estrena este domingo a las 22 en su canal de televisión, pero que desde el pasado fin de semana está en la app y que es como para levitar de placer.

Se llama Mars, trata sobre la llegada del hombre a Marte, está hecha con toda la mano pero tiene una peculiaridad: crea un formato.

No es una serie como las de Netflix, HBO o BBC, pero es una serie como las de Netflix, HBO y BBC.

¿Dónde está la diferencia? En la manera en que está escrita y producida.

Es ficción, pero parece documental, más o menos como lo más reciente de American Horror Story pero corregido, aumentado y aplicado a un tema que, cuando lo vea, lo cautivará de principio a fin.

Busque Mars, vea Mars, viva Mars y celebre a NatGeo que, como pocos jugadores, ha sabido reinventarse con sabiduría. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com