El pozo de los deseos reprimidos

El mejor "Daredevil" de todos los tiempos

Qué cosa tan más maravillosa es Daredevil, la nueva serie original de Netflix que se estrenó el viernes pasado en ese importante sistema de distribución de contenidos en línea.

¿Por qué? Porque no solo cumple con todos los requisitos de una magnífica serie de acción, abogados, policías y superhéroes, desde la perspectiva periodística es fundamental.

Ahí le van nada más dos razones para que se quede con el ojo cuadrado y para que muchas cadenas de televisión se pongan a temblar.

Uno, Daredevil es la primera serie de producción propia de superhéroes que se hace en Netflix.

¿Ya se puso a pensar en lo que esto significa? Millones de fanáticos de esta clase de contenidos, especialmente los más jóvenes se van a volcar a esa marca.

Y los que no estaban suscritos, se van a suscribir. Negociazo redondo por donde quiera que se le vea.

No es lo mismo ver una serie de superhéroes por un canal como Warner, que ha hecho con Gotham lo que ha querido combinando capítulos de estreno con repeticiones hasta hartar a sus televidentes, que verla a través de un sistema como Netflix.

Ahí está, desde el viernes pasado, toda la temporada uno, en orden y completa, para que cada quien la vea a su gusto. ¿Así o más genial?

Y dos, Daredevil no viene sola por el lado de Netflix, viene nada más y nada menos que con los sellos de Marvel y de ABC. ¡Esto es un golpe maestro!

Jamás Marvel había asociado su nombre con un sistema de distribución de contenidos en línea.

El hecho de que haya comenzado con Netflix manda mensajes corporativos y si a esto le sumamos la firma ABC, la cosa se pone todavía más fuerte.

ABC es algo más que el brazo televisivo de Disney, en Estados Unidos es televisión abierta.

Ahora, con Daredevil, la televisión abierta ya no comienza por el lado de los cables y de las antenas directas al hogar, comienza en internet, comienza en línea.

Daredevil es el negocio perfecto de la industria perfecta, una de las noticias más importantes del año. 

Por si todo esto que le acabo de decir no fuera suficiente para hacerle fiesta, está muy buena.

Sí, es una nueva versión de Daredevil, el personaje de los cómics y el de aquella película que Ben Affleck hizo en 2003, pero no cometa el error de compararla.

Como bien dice su protagonista en algún momento de la acción: hay muchas maneras de ver y ésta es la mejor que se pudo haber aplicado para este superhéroe.

¿En qué me baso para decirle esto? En que lo catapulta a una nueva dimensión mucho más actual, poderosa, adictiva y hasta realista.

¿Sabe usted el talento que se necesita para convertir a un superhéroe en un personaje realista?

Bueno, los responsables de esta joya lo tuvieron y hay que felicitarlos. Este Daredevil es el mejor de todos los tiempos.

En el remoto caso de que usted no sepa nada, ¿qué es Daredevil? ¿Quién es? ¿De qué trata?

Daredevil son las aventuras de un hombre joven, ciego, que de día es abogado y de noche, superhéroe.

Como abogado es tan genial como los de las mejores series de este tipo pero como superhéroes es todavía mejor.

Cuando usted sintonice este título no va a dar crédito de lo bien combinados que están estos dos géneros ni de lo bien que embonan las odiseas de sus personajes tanto en un universo como en el otro.

Sí, ya sé lo que está pensando: ¿cómo está eso de un superhéroe ciego? ¿Funciona?

Está excelentemente bien manejado y claro que funciona. Al final, uno se emociona, se sorprende y hasta termina modificando sus ideas sobre las personas con discapacidad.

¿Qué sería lo más llamativo en términos dramáticos de esta versión de Daredevil?

La manera como sus escritores consiguieron embonarla con el universo Marvel.

Esta historia se desarrolla en Nueva York justo después de la película de Avengers y todo el tiempo se está haciendo referencia o al ataque de los Chitauri o a personajes como Thor y Iron Man.

Además, le recuerdo que Daredevil era el abogado de Spiderman y que Marvel ya anunció que ahí vienen TheDefenders. Así que aquí hay algo superior en términos estructurales.

A mí lo que me encanta es que Daredevil es una serie inteligente que le saca provecho a la plataforma de Netflix para jugar con los tiempos, los ritmos y los personajes como difícilmente se podría hacer con la televisión abierta en la actualidad.

Aquí nadie tiene prisa, la acción se va construyendo rico, capítulo a capítulo, vamos del presente al pasado, luego al futuro. Nos la pasamos increíble. Punto.

¿Y qué me dice del reparto? Son puras estrellas que usted va a reconocer de series como Boardwalk Empire y True Blood o de películas como Los juegos de hambre.

En resumen, Daredevil es una obligación para todos los que amamos la televisión, la fantasía y de una manera muy especial el mundo de los superhéroes. Luche por verla. Le va a encantar. De veras que sí.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV