El pozo de los deseos reprimidos

'The Last Kingdom' y Carmen Aristegui

¿Por qué los ingleses son el pueblo culto, crítico y progresista que muchas personas admiramos? Porque creen en el poder del espectáculo.

¿En qué me baso para decirle esto? En las prodigiosas series de fantasía histórica que sus medios públicos han producido en los últimos años.

Sí es importante que insista en el término fantasía histórica porque no es lo mismo un documental histórico que una ficción que, a partir de cuestiones que sucedieron en el pasado, construye cosas mucho más actuales.

Igual, es fundamental que insista que atrás de esto hay medios públicos, porque nadie puede ser más exigente para darle seguimiento a sus impuestos que los contribuyentes ingleses.

¡Y qué cree! Ellos también se sienten orgullosos de las fantasías históricas que produce BBC o que gracias al apoyo de BBC se hacen en otros canales sin importar si se trata de señales públicas o privadas.

La razón es muy simple: las fantasías históricas acercan a las audiencias, especialmente a las nuevas generaciones, a los grandes personajes y a los grandes acontecimientos, son difusión cultural no solo dentro de la Gran Bretaña, en todo el planeta.

Y si no me cree, contésteme estas preguntas: ¿de qué sabe usted más, de los reyes de Inglaterra o de los virreyes de la Nueva España?

¿Qué historias conoce usted más, las de las diferentes épocas del Reino Unido o las de los diferentes momentos por los que ha pasado el país que hoy llamamos México?

Sí está de pensarse, porque si nuestros medios públicos invirtieran más en esta clase de cuestiones, habría gente enterada y hasta orgullosa de la gran nación que tenemos.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque esta noche se va a estrenar una de las joyas más sagradas de la televisión británica reciente.

Es una serie de fantasía histórica titulada The Last Kingdom, que lo va a volver loco de placer.

Es una ficción que, a partir de las batallas que vivieron los pequeños reinos que luego se unieron para dar lugar a Inglaterra, construye lo más parecido que he visto, en mucho tiempo, a una película de superhéroes.

Es una producción de BBC y le juro que cuando la vea va a sentir que está viendo Batman solo que como pretexto para que se acerque a esta otra parte de la historia del Reino Unido y se enamore todavía más de sus valores.

No le voy a decir nada más porque la tiene que ver. Punto. La cita es hoy a las 22:00 por History. Ahí nos vemos.

ECOS DE NOTICIAS MVS

Hace no muchos años, cuando mi hijo era pequeño, teníamos una muy bonita tradición: escuchar todas las mañanas el noticiario de radio de Carmen Aristegui mientras íbamos a la primaria.

Y no era nada más por las noticias. Él era muy feliz con unas cápsulas tituladas Niñonautas que conducía una misteriosa locutora de nombre Kiren Miret.

Imagínese usted, por favor, la inteligencia y la humildad de Carmen Aristegui al permitir que la información política se combinara con la historia de los mocos, las lagañas y los hongos de los pies.

¿Por qué inteligencia? Porque eso le permitía acercarse a un público mucho más amplio y construir a los radioescuchas del futuro.

¿Por qué humildad? Porque, a ver, ¿cuántos otros periodistas están dispuestos a entregarle su espacio, completito, a alguna otra persona para que se luzca durante unos minutos?

¿Cuántos, en el horario más importante de su programa? ¡Cuántos!

El caso es que acaba de ocurrir algo maravilloso que no le podía dejar de comentar: ¡Niñonautas ha vuelto!

¿A la radio? No, a YouTube y mi familia es la más feliz del universo porque hoy no solo estamos volviendo a recibir estos maravillosos contenidos sobre ciencia, arte y cosas de lo más divertidas sino que ahora tenemos a cuadro a Kiren Miret.

Ya no es una locutora misteriosa, hasta la podemos asociar con muchos otros programas en donde la estamos viendo como Urna tras otra y no sabe usted qué producción tan más bonita.

Ninonautas no es el blog de una persona sin experiencia que un buen día agarró su celular y se grabó (lo cual es muy válido).

Ninonautas, en YouTube, es el trabajo de una comunicadora profesional que le sabe hablar a la gente, manejar varias cámaras, utilizar efectos especiales, informar y entretener.

Por favor, prométame que este día se va a meter a YouTube y que va a buscar Niñonautas.

Le doy mi palabra que le va a fascinar, que le va a dar seguimiento a algo entrañable que había quedado interrumpido y que va a ser muy feliz.

¿Cuándo fue la última vez que usted fue feliz con un producto hecho en nuestro país? ¿Ahora me entiende?

Y si todo esto que le acabo de decir no le es suficiente, también busque los libros porque Niñonautas es, para los chiquitos que nacieron en las últimas dos décadas, un concepto tan completo y tan sagrado como, para nosotros, El tesoro del saber y Teatro fantástico. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com