El pozo de los deseos reprimidos

Del gobierno con amor

Soy un convencido de la importancia de la televisión pública, la que usted y yo pagamos con nuestros impuestos.

¿Por qué? Porque en otras partes del mundo esa es la televisión que manda y porque sus contenidos son los únicos que pueden contrapuntear los de la televisión privada.

El caso es que hoy es un día muy importante para la historia de los medios públicos de este país porque, a pesar de las carencias y gracias al espíritu visionario de directivos como Armando Carrillo y Ernesto Velázquez, se va a celebrar un gran evento en el Alcázar del Museo Nacional de Historia Castillo de Chapultepec.

¿Y? ¿Qué tiene eso de importante? ¿De histórico? Va a ser la presentación del documental Maximiliano de México, sueños de poder.

Sí, ya sé lo que está pensando: ¡cómo! ¿Otro documental sobre Maximiliano? ¿Dónde está lo interesante de eso? ¿Cuál es la nota?

Maximiliano de México, sueños de poder no es un documental más sobre ese personaje, a quien tantas veces hemos visto en nuestras pantallas, incluso en telenovelas.

Es El Documental, así, con mayúsculas. Olvide cualquier biografía que usted haya visto antes de este señor. Estamos ante un punto y aparte, ante un trabajo verdaderamente grande, complejo, exquisito.

¿En qué me baso para decirle esto? En que aquí se dicen cosas que por censura, autocensura o tal vez por pudor político jamás se habían dicho de Maximiliano, Juárez y de muchas otras figuras de esa época que siguen jugando en nuestro imaginario colectivo.

Porque para poder llegar a la realización de esto se conjuntaron más de diez instancias nacionales e internacionales, entre las cuales destacan la Corporación Austriaca de Radiodifusión, el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR) y Tv UNAM.

Y porque su director es Franz Leopold Schmelzer, un famoso documentalista austriaco.

Lo que le quiero decir es que esto no se ve como un documental mexicano, estadunidense o, incluso, como uno de esos programas especiales británicos que tanto disfrutamos.

No, es una película austriaca y su concepción, tanto en fondo como en forma, rompe con cualquier esquema vinculado al manejo mediático de la vida de Maximiliano de Habsburgo.

Cuando usted vea esta pieza no la va a poder creer. Es otra narrativa, otra estética, otra manera de contar la historia, esta historia.

¿Me creería si le dijera que después de ver este material pude entender con claridad muchas cosas que nunca nadie me había dicho o mostrado de Maximiliano?

Y es que detrás de toda esa belleza audiovisual hay honestidad, transparencia, las cosas como son.

¿Sabe qué fue lo primero que me llamó la atención de Maximiliano de México, sueños de poder?

La edad de los actores que Schmelzer eligió para interpretar tanto a Maximiliano como a Carlota.

A diferencia de lo que hacemos nosotros, que tendemos a poner o a grandes estrellas o a gente muy vieja a interpretar esta clase de roles, el director de esta joya usó talentos europeos de la edad de los personajes de la vida real.

¿Resultado? Una bomba emocional, porque eran muy jóvenes, muy frágiles para enfrentar todo lo que les tocó vivir.

Además, qué tono tan más impresionante el de sus actuaciones. Cero melodrama. Usted los ve e inmediatamente capta el contraste cultural que hay entre el pueblo de México y el de algunas regiones de Europa.

No, y ni le cuento de la parte de los idiomas. Los protagonistas de este documental se hablan como se hablaban el emperador y la emperatriz.

Y luego pasan tantas cosas que casi nunca se comentan, como la reacción de Abraham Lincoln ante la presencia de estos personajes en Chapultepec, y que son interesantísimas.

¿Adónde quiero llegar? No a la parte de los historiadores que hacen una espléndida labor en este ejercicio de televisión, no. Quiero llegar a lo de los medios públicos.

Maximiliano de México, Sueños de Poder existe porque el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano existe, porque sus cabezas se movieron aprovechando que en 2014 se conmemoraron los primeros 150 años de la llegada de este personaje a territorio nacional.

¿Cuándo había visto usted una coproducción entre la televisión de países como México y Austria? Esto jamás había sucedido, sucedió y sucedió bien.

Tan bien que Tv UNAM también le entró, tan bien que por ahí salen algunas imágenes de esa otra obra maestra de Discovery Channel titulada 5 de mayo, un día de gloria.

Mire, para no hacerle el cuento largo, esta noche es importante por la presentación de este producto, importante para los medios públicos e importante para México.

Por favor, luche por ver Maximiliano de México, sueños de poder.

Se va a estrenar este sábado a las 21:00 por el canal Una Voz con Todos del SPR, disponible en todo el país a través de diferentes plataformas digitales, de paga e internet. Le va a encantar.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV