El pozo de los deseos reprimidos

El final de "Mad Men"

Estoy muy afectado por la transmisión de la última parte de la última temporada de Mad Men.

¿Por qué? Porque no se necesita tener mucha experiencia en televisión como para detectar que este título no le interesa a HBO.

La primera temporada se transmitió cierto día a cierta hora de los fines de semana. Luego la movieron a otra fecha y a otro horario, pero también de los fines de semana.

¡Ahora está los lunes! ¡Los lunes! ¡Nada más alejado de su público original!

Y luego, cuando se transmitió la primera parte de este paquete de episodios finales, el año pasado, casi nadie se enteró y, es más, algunas personas, confundidas, nos quedamos con la sensación de que ya había terminado.

A lo mejor, de que había terminado bajo, como muchas series que en algún momento fueron gloriosas y que con el paso de los años se desgastan, pero así fue.

Para que vea la importancia de la comunicación corporativa. Para que vea la trascendencia de la mala programación y de la ausencia de publicidad.

Será porque Mad Men no es una producción propia como Girls y Silicon Valley, será porque AMC, su casa productora, en Estados Unidos, es una fuerte rival de HBO hasta a la hora de los Emmys.

Será el sereno, pero no se vale. Mad Men es una de las series más importantes de los últimos años y, aunque ha tenido sus altibajos, como casi todas, merecía otra posición, merecía generar aquí la locura que ha generado en los mercados más exigentes del mundo.

¿Cuál es la nota? Que el próximo lunes 6 de abril, en una hora que usted va a tener que cazar por aquello del horario de verano y los cambios en plazas estratégicas como Cancún, alrededor de las 21:00, HBO va a comenzar a transmitir los últimos capítulos de lo que será el final definitivo de esta maravilla.

Por lo que más quiera en la vida, si usted, como yo, ama la televisión premium, luche por detectar el momento exacto de esta transmisión y por verla ya sea en su televisor regular o en plataformas como HBO Go y HBO On Demand.

¿Qué es lo que vamos a ver? Una verdadera obra de arte.

Es mi obligación profesional recordarle que antes que Downton Abbey, que antes de Game of Thrones y que antes de The Walking Dead, Mad Men ya estaba revolucionando la industria con una propuesta editorial y estilística fuera de lo común.

No estamos hablando de la historia de unos publicistas de Nueva York en su tránsito de los años 60 a los 70.

No, Mad Men es la historia de varias personas, de diferentes posiciones, que mienten.

Mienten en el trabajo, mienten en el hogar, mienten en la cama, se mienten a sí mismos.

Y mientras lo hacen, le enseñan a los demás a mentir, crean varias generaciones de mentirosos, nuestra generación, nuestras generaciones.

¿Por qué? Porque se dedican a la comunicación de altos vuelos, a la manipulación, a crear modelos de conducta.

Pero todo es tan hermoso que no hay manera de no caer seducido ante ese universo de aspiraciones económicas, físicas y sexuales.

Mad Men es enorme, una obligación para todos los que trabajamos o nos exponemos a los medios, para todos los que estamos interesados en esta industria.

Además, como le dije hace rato, está perfectamente bien hecha. Uno de los aspectos que más le gustan a las audiencias de este título es su producción de época.

Es impresionante la recreación que sus diseñadores de arte consiguieron a través de las ropas, de los muebles, la luz y los espacios.

Es, le juro, como estar de nuevo en esos tiempos, como volver a vivir aquellas noticias, aquellos problemas y aquellas soluciones.

Mad Men es una suerte de Cuéntame cómo pasó, pero para la cultura popular global, un recordatorio crítico y nostálgico de cómo fue que sucedieron algunas cosas, de cómo fue que llegamos hasta el día de hoy.

¿Qué es lo que vamos a ver en sus capítulos finales?

Algo que muchos fanáticos hemos estado esperando con ansiedad: las consecuencias de todas las mentiras que se fueron acumulando con el paso de los años.

Y solo hay de dos sopas: o aquello termina trágicamente con el envío de un poderoso mensaje moral, o termina en cínico, como para que nos duela más, como para que nos rompa el alma.

Ni caso tiene que me meta con cada uno de los actores o con cada uno de los valores de producción. Usted ya sabe todo esto. Lo ha sabido desde un principio y tiene una posición muy particular al respecto.

Lo que probablemente no sabía, por esta manera tan extraña de HBO de meter esto en lunes de Semana de Pascua, es que la íbamos a tener aquí, de que todavía la podíamos despedir en grande.

Apúntelo en su agenda para que no se le olvide. Mad Men se va y sus últimos episodios estarán disponibles, a partir del próximo lunes, en un horario indeterminado, alrededor de las 21:00, por el canal HBO. ¡Ahí nos vemos!

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV