El pozo de los deseos reprimidos

El escándalo de Carmen Aristegui

Estoy preocupado por Carmen Aristegui y el futuro de Noticias MVS, su noticiario de radio con cámaras del Canal 52MX.

¿Por qué? Porque Carmen es una de las periodistas más exitosas e importantes de todo México y porque su espacio ha sido el que más ha marcado la agenda nacional en los últimos años.

Cualquier cosa que pase con ella, por sus implicaciones periodísticas, políticas, económicas y mediáticas, es nota no nada más aquí, en todo el mundo.

Sería una lástima que su proyecto desapareciera, que se modificara o que se fuera a otro lado.

Y no, no lo digo por una preferencia personal. Lo digo porque una voz así, le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, se necesita en un país como el nuestro.

La razón es muy simple; no podemos aspirar a vivir en una sociedad con opciones si todos los noticiarios van a tener siempre las mismas noticias. No podemos.

¿Cuál es la clave del éxito de Carmen Aristegui y de su equipo?

Se lo dije hace poco en mi videoblog Surtido rico: el periodismo de investigación.

La señora no se conforma con hacer lo que hacen todos, va más allá.

Sí, se mete en problemas. Sí, se vuelve polémica. Sí, en algunos momentos llega a ser incómoda para algunas fuentes y para algunas audiencias.

Pero así es este negocio y si no me cree, pregúntele a los más grandes maestros del periodismo mexicano.

Algo bueno estará haciendo Carmen Aristegui que tantas personas la miran, la siguen y le creen.

Algo bueno por lo que ella, al igual que muchas otras instancias que se merecen todo nuestro respeto, como Animal político, no pueden dejar de estar en México Leaks.

Esa plataforma, que pretende ser algo así como una versión nacional de WikiLeaks, es fundamental para todo aquel que quiera hacer periodismo de investigación de alto impacto.

Insisto, usted podrá estar de acuerdo con este tipo de periodismo. A lo mejor, no, pero se tiene que hacer para que usted pueda elegir, para que exista un contrapunto, para que la comunicación mexicana funcione.

Toda esta historia de que Carmen pasó por encima de sus jefes para establecer una alianza y que, como usted sabe, generó cualquier cantidad de reacciones, tanto en medios tradicionales como en redes sociales, está bastante sospechosa.

Sospechosa por el momento, por la manera y, lo más tremendo, por la especulación. Medio México ha opinado a favor o en contra sin que realmente tengamos todos los datos, bien, en la mano.

Antes de rasgarse las vestiduras porque MVS está sacando spots y desplegados para aclararle a la opinión pública que no tiene relación con México Leaks hay que considerar varias cosas.

Primero, MVS está en su derecho de hacer esta aclaración sin que eso signifique que odie a Carmen Aristegui, que la vaya a castigar o que vaya a sacar del aire su programa.

Al contrario, qué bueno que lo haga. Me parece fascinante que contemos con medios que en términos corporativos se comporten con esa claridad y que, al mismo tiempo, tengan producciones con otra clase de apuestas.

Segundo, ni usted ni yo conocemos el contrato que Carmen tenga con MVS.

A lo mejor es un documento donde se establece que ella goza del privilegio de establecer alianzas con quien quiera, de tener sus propios recursos y/o de poder combinar sus propias plataformas con las de la compañía.

Perdón, pero estas cosas pasan. En este país, algunos de nuestros comunicadores llegan a arreglos sorprendentes con las empresas que los contratan. Se lo juro.

¿Cuál es el problema? Que si es porque están corriendo a algunas personas que han hecho muchas cosas muy importantes en la redacción de Noticias MVS.

¡Qué cree! Las están corriendo, pero no nada más en la redacción de Noticias MVS, en prácticamente todas los medios de comunicación nacionales.

Nadie lo dice, pero nuestros canales de televisión, estaciones de radio, periódicos, revistas y portales de internet están pasando por una crisis económica alarmante.

Muchísima gente, muy querida, se está quedando en la calle aunque hayan dado la nota más importante del universo.

Y no, contrariamente a lo que se dice en las redes, el gremio no se tiene que unir para defender a los despedidos, porque esto es parejo, porque jamás acabaríamos y porque entonces todos los gremios de todas las industrias tendrían que hacer algo parecido.

Como la misma Carmen dijo al aire, palabras más, palabras menos: alguien quiere crear un conflicto.

Yo agregaría: alguien que no sabe de comunicación oyó los spots, vio los desplegados de MVS o se los platicaron, interpretó lo que quiso y encendió a la opinión pública.

De por sí nuestra opinión pública se enciende sin enterarse bien de las cosas. ¡Imagínese si le dicen que quieren quitar a esta periodista!

Estoy preocupado por Carmen Aristegui y el futuro de Noticias MVS. Estoy preocupado por este escándalo. ¿Usted no?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV