El pozo de los deseos reprimidos

‘El César’, mejor que Juan Gabriel

El César, la biografía de Julio César Chávez, es mil veces mejor que Hasta que te conocí, la serie de Juan Gabriel.

¿Se da cuenta de lo que le estoy diciendo? Hasta que te conocí fue un cañonazo artístico y comercial, un fenómeno que le sigue gustando a las multitudes de todo el continente incluso en su enésima repetición.

¡Qué tan grande no será El César como para que yo le esté haciendo esta afirmación!

Por nada del mundo se vaya a perder el estreno de esta joya de la televisión mexicana (y latinoamericana) esta noche, en punto de las 22:30, por el canal Space.

¿Qué es El César? ¿Quiénes salen? ¿Por qué tanto escándalo?

El César es una coproducción de Disney, Tv Azteca y BTF Media que narra la vida de Julio César Chávez.

A lo mejor usted es muy joven, no le tocó y el único referente que tiene es el del comentarista de deportes que sale en los sábados de Box de Tv Azteca.

Pero Julio César Chávez es el mejor boxeador mexicano de todos los tiempos y su vida, la cosa más espectacular que usted se pueda imaginar.

¿Por qué? Porque más allá de mil y un lugares comunes como lo del niño pobre que se convierte en un hombre rico o como la del deportista exitoso que cae y se levanta, aquí tenemos otros elementos fascinantes.

¿Cómo cuáles? Como una profunda reflexión sobre el ascenso social en México, como un mensaje de esperanza para millones de familias, como una propuesta divertidísima, emocionante, romántica e inspiradora.

Y, lo más importante de todo, como un acto de reconocimiento a la gente pobre de este país.

¿Cuándo fue a última vez que usted vio en pantalla mexicanos pobres pero honrados? ¿Cuándo? Piénselo. Es en serio y es muy delicado.

Esto, que fue la clave del éxito del cine nacional de la época de oro y que representa un merecidísimo homenaje para millones de personas humildes que se parten el alma todos los días para salir delante con decencia y dignidad, hace mucho que no lo veíamos en pantalla.

El César no es solo una serie hermosa, es un acto de justicia para el pueblo de México y tiene 14 mil ventajas competitivas sobre otros biocañonazos mediáticos recientes como Celia y Las verdades bien cantadas.

Aquí se juntan los hombres y las mujeres, los ricos y los pobres, los niños y los adultos, los amantes del deportes y los fanáticos de los espectáculos, los adoradores del box y los seguidores de las series, el público telenovelero y las nuevas generaciones.

Es una locura de producción con un ritmo vertiginoso, con un respeto hacia las audiencias francamente admirable y con un elenco como para no parar de aplaudir jamás.

Yo no sé si usted ubique a Armando Hernández. Para mí, es el nuevo Demian Bichir, una figura fundamental para entender el cine mexicano de los últimos años.

Aquí Armando, en su papel de Julio César Chávez, está haciendo una interpretación magistral.

El señor no solo entrenó como loco para toda la parte deportiva, no solo se convirtió en el maestro de los acentos regionales y no solo se las ingenió para que le creyéramos la transición de adolescente a adulto.

Supo enterrar la imagen cómica que venía arrastrando de Los héroes del norte para crear algo completamente diferente, rico, complejo, completo y, lo mejor de todo, entrañable. Armando Hernández es un Pedro Infante en potencia. Usted lo tiene que ver para creer. Punto.

Ojalá que después le pueda escribir más a fondo de otros trabajos actorales de El César igual de fabulosos, tanto en lo físico como en lo tonal, como los de Marcela Guirado, Leticia Huijara, Julio Bracho y Maya Zapata, por mencionar sólo a unos cuantos de los muchísimos grandes histriones que salen aquí.

Pero es que sería un pecado no hablarle hoy de otras virtudes de esta serie que la colocan al lado de lo mejor no sólo de Iberoamérica, de todo el mundo.

Cuando usted la esté viendo, le voy a suplicar algo: escuche la música. ¡La banda sonora de esta bioserie es maravillosa!

Desde el tema principal original de Molotov hasta la cumbia más pequeña que sale de fondo en la escena más cortita, todas las canciones está perfectamente bien elegidas, aportan y representan algo para los espectadores.

Ver y oír El César es recordar, pero también es soñar, suspirar y hasta temblar.

No olvidemos que la vida de Julio César Chávez ha estado llena de matices que, gracias al inmenso talento de la gente de Disney, Tv Azteca y BTF Media, se notan más.

Todo está tan cuidado: la luz, los ropa, los colores, los diálogos, los carros, los desplazamientos, las cosas que los actores están comiendo.

El César es una obra de primer nivel y es un privilegio que antes que le dé la vuelta al mundo usted y yo la podamos disfrutar en familia, en México, a través de los cables y de las antenas directas al hogar. Luche por verla hoy a las 22:30 por el canal Space. Le va a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com