El pozo de los deseos reprimidos

Atención, enemigos de Donald Trump

Si usted es de las personas que odian a Donald Trump, sea feliz. Hoy va a ocurrir algo trascendental en el mundo de la televisión.

¿Qué? Se va a estrenar la sexta temporada de Homeland en el canal Fox Action del paquete Fox+, disponible en todo México a través de diferentes compañías de cable y de antena directa al hogar, y en su propia OTT.

¿Y? Que Homeland es la serie más cargada de ideología de toda la historia reciente de la ficción estadunidense y que lo que vamos a poder ver en México esta noche será una bomba.

¿Por qué? Porque le va a mandar un mensaje particularmente duro a este mandatario electo.

Le cuento: Homeland es una serie sobre el terrorismo que, gracias a las tendencias marcadas por la administración de Barack Obama, se atrevió a criticar muchas de las barbaridades que se habían hecho en Washington con el pretexto de la seguridad nacional.

Independientemente de que era un proyecto muy emocionante, era una especie de respuesta a lo que habíamos visto antes en producciones como 24.

¿Cuál es la nota? Que la sexta temporada de este proyecto exitosísimo y multipremiado comienza a unos cuantos días de la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos. O sea, comienza hoy.

Y no le voy a vender trama en relación con la figura que va a tomar las riendas de nuestros vecinos del norte en la serie, pero el punto es el siguiente:

Homeland (6) pone el tema del terrorismo en un nuevo contexto, es una especie de advertencia para Donald Trump y no se parece a nada de lo que hemos visto en las últimas semanas en conceptos como Designated Survivor y The Shooter.

Aquí la cuestión es: ¿hasta cuándo va a abrir los ojos el nuevo presidente de Estados Unidos en relación con los errores cometidos en su política exterior?

¿En qué momento se va a dar cuenta de dónde están sus verdaderos enemigos?

¿Qué pasaría si sus nuevos enemigos, en lugar de estar del otro lado de sus fronteras, estuvieran adentro, en el propio país?

¿Qué pasaría si el nuevo terrorismo hubiera nacido con una nueva generación que se alimentó de las reflexiones en torno a la caída de la Torres Gemelas y de lo que Estados Unidos hizo a manera de venganza?

¿Ahora me entiende? Combatir al supuesto enemigo fuera del país es, hasta cierto punto, fácil.

¿Cómo combate un gobierno a un enemigo que es la propia nación?

Ni modo que bombardee sus propias ciudades, sus propias escuelas y sus propios hospitales, ¿o sí?

Créame que ver el inicio de la sexta temporada de Homeland es una obligación para todos aquellos que estamos preocupados por el futuro inmediato de las relaciones que el nuevo gobierno de Estados Unidos va a construir no solo con México, con todo el mundo.

Y hay muchas indirectas, y hay muchos chistes privados y hasta pronósticos que tal vez no les cumplieron a los responsables de esta serie, pero que vale la pena considerar.

Por si todo lo que le acabo de decir no fuera suficiente, estos nuevos capítulos de Homeland vienen muy buenos por el lado social y personal.

Vamos desde lo que las nuevas generaciones están viendo y haciendo en plataformas como YouTube hasta los estragos de las últimas guerras en los veteranos pasando por el consumo de drogas y la figura de la mujer.

No por nada, a la hora de las grandes premiaciones como las de los Emmys, Homeland siempre es considerada como una de las mejores series de televisión del mundo.

A mí me encanta esta nueva temporada porque, en el remoto caso de que usted jamás haya visto este proyecto, no va a batallar nada en engancharse, en entenderlo.

Y porque más allá de la política, sus personajes son sólidos, son capaces de tejer vínculos con los espectadores por el lado de la paternidad y de las relaciones de pareja.

El conflicto de lo que están viviendo los padre e hijos el día de hoy gracias a la intervención de la tecnología y de lo que los chavos consumen todo el tiempo sin la supervisión de los adultos, está magníficamente bien expuesto.

Y es que ya no solo se trata de acoso escolar o de pornografía. El tema político está jugando como nunca antes en su menú de contenidos y no sé qué piense usted, pero yo no he visto que alguien muestra la más mínima preocupación por esto.

Es como si la política, o la aparente política, no fuera capaz de hacerle un daño a las nuevas generaciones con sus rumores, sus ataques hacia ciertas figuras, la divulgación de mentiras y la creación de situaciones de pánico.

¿Y cuál es una de las mayores broncas que tenemos en esta momento en las redes sociales mexicanas?

¡Precisamente ésa! Política, o aparente política, en internet.

Luche por ver lo nuevo de Homeland hoy a las 20 horas en el canal Fox Action. Le va a encantar, se va a sorprender, y si usted odia a Donald Trump, todavía más porque el mensaje está ahí, claro, tremendo. ¿O usted qué opina? 

alvaro.cueva@milenio.com