El pozo de los deseos reprimidos

Más doble moral

El otro día estaba muy contento haciendo mis monitoreos y comencé a ver un spot particularmente bonito de Imagen Televisión.

En él sus figuras le da daban las gracias a 2016 por cualquier cantidad de bendiciones y yo, la verdad, me conmoví.

Hermoso “anuncio”, hermosa producción, hermoso mensaje y justo cuando estaba a punto de suspirar que aparecen Eduardo Videgaray y José Ramón San Cristóbal rematando aquello.

¿Con qué? Con una grosería indigna del pueblo de México, diciéndole a la gente, palabras más, palabras menos, que deseaban que les “rellenaran el pavo” y no sé cuántas cochinadas más.

Por poco menos que eso, Brozo se quedó sin programa en Televisa.

Si lo hubiera dicho Daniel Bisogno, ya lo hubieran corrido de Tv Azteca.

¡Cómo es posible que la nueva cadena de televisión abierta nacional, la que lo iba a cambiar todo, la diferente, insulte a las familias de este país con semejante guarrada!

¡Cómo es posible que las autoridades lo permitan! ¡Cómo es posible que los anunciantes lo respalden!

¿Dónde está su código de ética? ¿Dónde está su congruencia editorial?

No se pueden parar el cuello programando telenovelas bíblicas, cantándole a la Virgen de Guadalupe y promoviendo los diez mandamientos por un lado, y agrediendo a las multitudes con algo tan corriente por el otro.

Eso se llama doble moral y por agresiones la mitad de sucias que ésa, Televisa y Tv Azteca han tenido verdaderos problemas legales.

Ahí está pasando algo irregular. Ahí alguien no está jugando en igualdad de circunstancias.

Es como con las narconovelas. Si nadie les dice nada por ese spot y al rato Televisa y Tv Azteca sacan algo igual o peor, ni se vaya a asustar, ni se vaya a hacer el ofendido.

Esto pasa por un régimen de impunidad y desigualdad que estamos padeciendo y que en nuestra gran pantalla chica es más que evidente.

¡Qué mala onda! Por eso me da mucho gusto que con el apagón analógico y el reacomodo de frecuencias, los medios públicos (los canales de los gobiernos y de las universidades que promueven contenidos de corte social y cultural) se estén convirtiendo en excelentes alternativas para las audiencias cansadas de estas barbaridades.

Mientras que en Televisa nos regalan El señor de los cielos y en Tv Azteca se disponen a pasar los finales de sus mejores programas como La isla y MasterChef México, ¿qué hacen las señales públicas?

Todo lo contrario, nos agasajan con lanzamientos que retan la temporada navideña como Escuelas en paz y arrancan cosas completamente nuevas, diferentes y prodigiosas como El vuelo de México, ambas de Una Voz con Todos, el canal 14.1.

Sí le tengo que escribir de esto porque alguien le tiene que hacer justicia a los medios públicos en la fuente de espectáculos y porque, sinceramente, ahí sí se siente un cambio hacia la calidad.

Escuelas en paz es una serie documental conducida por el periodista Jorge Álvarez que pone sobre la mesa situaciones que casi nadie quiere discutir en la televisión privada y que están pasando en la mayoría de las escuelas de nuestro país como la violencia en todas sus manifestaciones.

¿Usted qué prefiere, una televisión que invite a la violencia jugando a ofender a los demás con seudochistes como el de “que les rellenen el pavo” o una que la combata sensibilizando a las multitudes sobre la real dimensión de este conflicto?

Pero la joya de la corona de lo más reciente de los medios públicos es El vuelo de México.

Se trata de un programa donde una conductora muy simpática, dinámica y preparada recorre los más importantes destinos turísticos de la nación.

¿Qué tiene de diferente respecto a los enemil shows de promoción turística que hemos visto hasta el cansancio tanto en la televisión mexicana como en la de otras partes del mundo?

Que está hecha a “ojo de pájaro”. ¿Qué significa esto? Que además de presentar lo último de lo último en cuanto a técnicas y contenidos, nos muestra México como jamás lo habíamos visto en un programa de televisión: desde las alturas, con drones.

No sabe usted cómo se ven las playas, las zonas arqueológicas, las ciudades, las islas, las catedrales y hasta las ballenas desde las alturas.

Por eso se llama El vuelo de México. Es de una belleza monumental. ¿Cuánto apuesta a que se va a llevar todos los premios a donde lo inscriban de aquí a 2017?

¿Verdad que suena increíble? ¿Verdad que vale la pena voltear hacia los medios públicos?

Escuelas en paz se transmite los martes a las 17:00 y El vuelo de México los martes y los jueves a las 17:30.

Por favor consulte la página del Sistema Público de Radiodifusión del Estado de México o la del canal Una Voz con Todos para mayor información.

Le juro que se sorprenderá con la cantidad de propuestas de estos señores incluso en la modalidad de “video bajo demanda” a través de la internet. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com