El pozo de los deseos reprimidos

Las cosas están muy mal

Vamos a decirnos la verdad: las cosas están muy mal como para perder el tiempo con telenovelas estúpidas y chismes de alta frivolidad.

Nuestros hijos se están matando en las escuelas, la gente está saliendo a la calles de todo el mundo a protestar. La violencia es un problema gravísimo.

¿Usted se sorprendería si se enterara de una nueva matanza? ¿Usted se asustaría si mirara una golpiza, una balacera, algo?

¿A qué le tiene miedo? ¡Vamos! ¿Existe algo que nos sorprenda, que nos sensibilice sobre esta epidemia de odio y de sangre que estamos padeciendo?

Por eso le voy a hacer una recomendación que vale oro. Si usted es padre de familia, siéntese a mirar esto con sus hijos. Si usted es maestro, invite a sus alumnos a discutirlo.

Es En el frente de batalla, que se estrena mañana miércoles 25 de enero a las 22:00 horas por Discovery Channel.

¿Por qué tanto escándalo? ¿Qué tiene que ver esto con las masacres de las que nos enteramos todos los días?

Ahorita que lea lo que le voy a escribir a continuación me va a entender.

Usted y yo vivimos en un mundo de sangre, ¿verdad? Las manifestaciones del crimen organizado, las noticias, las películas, las series, las telenovelas, los videojuegos, las redes sociales, internet.

¿En qué piensa usted si le digo soldado? Seguramente en los militares que hemos visto en las calles y los medios de comunicación, personas muy en su trabajo.

Bueno, pues le tengo noticias: no es lo mismo un soldado para un hombre o una mujer mayor de 40 años que para un chavo entre 20 y 40, mucho menos para un niño o un adolescente.

Ahora tenemos soldados millennials.

¿Qué significa esto? Que ellos, además de hacer lo que les corresponde, cargan cámaras y celulares, se toman selfies.

Quién sabe cómo le hizo Discovery, pero consiguió las grabaciones de varios de estos militares y el resultado es la cosa más impresionante de la temporada.

Jamás será igual ver la guerra como siempre la hemos visto que verla a través de quienes la están peleando, de cámaras colocadas en sus cascos, de las cámaras de sus dispositivos portátiles.

¡Es ver la violencia exactamente como ellos la están mirando, como ellos la están viviendo! ¡Es una obligación para usted y para mí como seres humanos! ¡Punto!

¿Por qué? Porque cuando usted observe eso entenderá por qué estamos como estamos.

Porque cuando sus hijos y alumnos miren ese magnífico programa comprenderán dónde están parados.

Estamos hablando de personas comunes y corrientes que lavaban carros o que trabajaban en restaurantes de comida rápida, y que un buen día se metieron al ejército.

De ahí los mandaron a Afganistán y ellos pensaban que la guerra era como en lo que habían visto en los medios, en los videojuegos.

¡No! Su toma de conciencia es la experiencia más fuerte que usted se pueda imaginar.

Ver morir a alguien no es divertido, disparar no es relajante, correr en un campo de batalla no es chistoso, matar no es un asunto cotidiano, común, normal, que no trascienda.

Lo que esos soldados millennials vivieron es una revelación que debemos compartir como sociedad y lo que platican es espeluznante.

Desde cómo los podían matar mientras se estaban bañando hasta las fotos que se tomaban con los explosivos de los enemigos en las manos para subirlas a Facebook.

Pasando, por supuesto, por las cosas que conversaban con los niños cuyas casas iban a destrozar y más, mucho más.

En el frente de batalla es una propuesta brutal enriquecida por las manos de los productores de Discovery.

Porque entre video y video, entre declaración y declaración, los señores de ese importantísimo canal de los cables y las antenas directas al hogar agregaron detalles de posproducción finísimos.

Tenemos datos como que una sola de las armas que usaban esos militares era capaz de disparar 950 municiones por minuto. 

Cuestiones que tienen que ver con distancias, con costos y, lo más terrible, con la muerte.

Todos hemos visto a alguien morir en las noticias, en las películas, las series o los videojuegos, ¿verdad?

Imagínese lo que es ver morir a un amigo a través de los ojos de un soldado de verdad que está combatiendo en condiciones infernales.

¿Pero sabe qué es lo mejor de este concepto? Que no es denso, que no es pesado, que no está hecho con una carga moral.

En el frente de batalla es un concepto de tan solo cinco episodios de una hora mucho muy ligero, dinámico. Es televisión de 2017.

Por eso estoy seguro de que le va a encantar tanto a los jóvenes como a los adultos.

Vamos a decirnos la verdad: las cosas están muy mal. Hágame y hágase un favor.

Por nada del mundo deje de ver mañana a las 22:00 por Discovery Channel el estreno de En el frente de batalla.

Usted nada más mírelo cinco minutos y le garantizo que no lo va a poder soltar, pero, sobre todo, que le va a ayudar, que le va a servir. ¿A poco no? 

alvaro.cueva@milenio.com