El pozo de los deseos reprimidos

Esto ya cambió

Me sorprende que a nadie se la haya ocurrido antes hacer algo como El Shuffle.

¿Qué es? Un programa de revista, pero para jóvenes, que se transmite completamente en vivo de lunes a viernes a las 17:00 horas por el canal ExaTv, que se puede ver en todo el país a través de diferentes sistemas de televisión de paga como Dish.

¿A qué me refiero por programa de revista? Sí es importante que aclaremos esto, porque hay mucha confusión en el ambiente.

Y es que, por un lado, abundan las personas que se quedaron en el Hoy mismo de Guillermo Ochoa y Lourdes Guerrero, y, por el otro, hay gente que cuando le dice revista solo se imagina algo como Sabadazo y pues no. Esto ya cambió.

Estamos ante un programa de entretenimiento con muchos contenidos y secciones perfectamente bien coordinado.

¿Cuál es la nota? Que hasta antes de El Shuffle, o había programas de revista abiertos a toda clase de audiencias, como los de la televisión nacional, o pequeñas emisiones que si de espectáculos, que si de sexo o que si de entrevistas en canales especializados como Telehit.

Ésta es una muy buena noticia, tanto desde la perspectiva de los televidentes como desde la perspectiva de los negocios porque, además, El Shuffle está buenísimo.

Imagínese a varios conductores presentando a las estrellas del momento, hablando con los cantantes que apenas están comenzando su carrera, entrevistando escritores, cubriendo eventos nacionales e internaciones o realizando reportajes sobre curiosidades insólitas como la liga mexicana de futbol americano de mujeres en bikini.

Todo preparado a nivel contenidos y a nivel conducción, con mucha responsabilidad social, kilos de diversión, muy buen ambiente, respuesta inmediata a través de las redes sociales y secciones que van del sexo al teatro, pasando por lo que usted quiera, guste y mande.

Y entre presentación y presentación, musicales en vivo de figuras consagradas, de bandas completas o de solistas con futuro. ¡Es fabuloso!

¿Quiénes conducen? Íkaro, Álan, Carolina Lau y Chocks, un chavo que ya había puesto a temblar hasta el mismísimo Canal Once con A pie andamos, uno de los mejores programas de periodismo urbano que se han hecho en este país.

En resumen, ExaTv se voló la barda y está presentando un magnífico show de televisión para ese mercado tan importante y olvidado en nuestro país: los jóvenes.

Luche por ver El Shuffle. Le va a gustar.

“LO MÁS”

Para hacer un buen periodismo de espectáculos no se necesita ni fingir elegancia ni tener el más grande presupuesto. Se necesita trabajo, honestidad y conocer al público.

Yo por eso, desde hace varias semanas, sintonizo Lo más los martes a las 13:00, con repeticiones martes y jueves a las 21:00, por el canal RitmoSon (RitmoSon Latino) de Televisa Networks. ¡Qué bueno es!

Sí, ya sé que muchas personas exquisitas, de esas que nunca faltan, deben estar atacadas, porque el tipo de espectáculos que manejan estos señores no es el de las películas que van al Festival de Cine de Berlín.

Pero ese otro público también merece respeto, estos periodistas lo conocen bastante bien, todo el tiempo lo están atendiendo a través de la pantalla y de las redes sociales, y el resultado es bastante honesto.

No sé usted, pero yo prefiero ver a un chica, a la que no le da miedo reconocer que ama a David Bisbal, comentando su nuevo material discográfico a padecer a una tipa fingiendo lo que no es, así sea para hablar mal de un matrimonio, tal y como sucede en otras emisiones.

En el remoto caso de que usted jamás haya visto Lo más, ¿qué es? ¿Algo como Ventaneando, Todo para la mujer o Pasillo TV?

No, para nada, es un programa bastante austero, conducido por una sola persona, por una española llamada Sandra Corcuera, que da notas, hace entrevistas, realiza reportajes y entretiene a las audiencias.

De que la chava trabaja, trabaja, y de que atrás de ella hay un productor que conoce su negocio, por supuesto que lo hay.

A mí no me interesa si Sandra enseñó o no enseñó las tetas al sufrir un accidente a cuadro, como se ha comentado en muchos lado.

Me interesa su trabajo y me encanta, por ejemplo, la química que tiene con Christian Pedraza, un chico que de repente sale por ahí hablando de cine y que tiene todo el futuro del mundo.

Me cae bien porque no es pretencioso, porque no juega a ser la típica viborita ardida de todos los programas faranduleros latinoamericanos, porque se le nota a leguas que ama su materia y porque, como Sandra Corcuera, trabaja y da el 100.

Ésta es una industria de gente trabajadora, quien no lo quiera entender no merece estar aquí.

Vea Lo más por el canal RitmoSon. Se va a enterar de cosas pero, sobre todo, se va a poner de buenas.

¿Cuándo fue la última vez que usted se puso de buenas mirando un programa de periodismo de espectáculos? ¿Ahora me entiende? 

alvaro.cueva@milenio.com