El pozo de los deseos reprimidos

Es tan buena que duele

Yo también estoy viendo Reina de corazones por el canal GalaTv y estoy preocupado.

¿Por qué? Porque me está encantando. ¿Y? ¿Por qué tendría que ser preocupante algo así? Porque no es una telenovela mexicana, es una producción de Telemundo.

¡Y qué crees! Es mil veces mejor que muchos de nuestros melodramas seriados.

Por si esto no fuera suficiente para que los fanáticos de las telenovelas nacionales nos sintamos mal, está hecha casi con puros talentos salidos de nuestras televisoras, de gente que se hizo famosa o en Televisa o en Azteca. ¡No se vale!

¿Pues qué está pasando en nuestra industria que nuestros talentos prefieren irse a Estados Unidos en lugar de seguir haciendo carrera por acá?

Eso, hace unos cuantos años, hubiera sido inimaginable. México era la capital melodramática de habla hispana.

Aquí era adonde querían venir las estrellas de toda América Latina, porque aquí se hacían las mejores telenovelas, porque aquí se pagaba mejor que en cualquier otra parte y porque trabajar en este país era garantía de éxito mundial.

Ahora parece que todo eso se fue a Estados Unidos y duele, duele mucho.

¿Qué va a pasar en los próximos cinco años? ¿Nos vamos a volver dependientes de cadenas extranjeras como Telemundo para poder ver buenas telenovelas originales?

¿Nuestros talentos tendrán que pensar en pedirle trabajo primero a los señores de Estados Unidos que a los de su propio país?

¿Vamos a perder las telenovelas como hemos perdido otras industrias en México? ¿Eso es lo que queremos?

No tengo nada contra nadie pero, como mexicano, mi primera preocupación es mi país.

¿Quién va a alimentar emocionalmente a las generaciones de mexicanos del futuro? ¿Estados Unidos?

¿Para qué? ¿Para que a la hora de querer compartir sus valores descubramos que no es lo mismo?

¿Para que a la hora de que se hable de México solo se haga en términos de narcotráfico? ¿Para que lo único valioso que quede de nuestra identidad cultural sean nuestros delincuentes?

Por el amor de Dios, hagamos algo. Usted que trabaja en la industria, no permita que esto siga como va y usted que mira telenovelas, exija, no se conforme con cualquier cosa, pelee.

Hoy México puede presumir de ser la sede de innumerables clásicos de la televisión popular latinoamericana. Dentro de algunos años, esos clásicos van a ser los títulos originales que hoy se están creando en Telemundo como Reina de corazones.

No sabe usted qué telenovela tan más buena. Es la historia de una mujer que lucha por recuperar su identidad en un contexto donde el amor y el crimen se confunden, donde se tocan temas actuales como la muerte asistida, donde se vive el amor a otro nivel.

Sus protagonistas son Paola Núñez (Pasión Morena), Eugenio Siller (Mi pecado) y Juan Soler (Cañaveral de pasiones) sin considerar un montón de participaciones de queridísimas figuras como Laura Flores (Piel de otoño).

La escritora, que es la primera persona que aparece en los créditos de entrada de esta producción, es Marcela Citterio, autora de grandes éxitos internacionales como las primeras versiones de Amor en custodia y Patito feo.

¿Cuándo fue la última vez que el nombre de un escritor fue lo primero en aparecer en los créditos de entrada de una telenovela mexicana?

Nosotros, desde ahí, estamos mal. Desde ahí, hemos perdido el sentido de este negocio que es contar historias, entretener a las multitudes. Ahora, tampoco piense usted que Reina de corazones es una superproducción como La reina del sur o Doña Bárbara. ¡Para nada! Su trabajo en estudio, por ejemplo, es muy austero.

Dentro de los esquemas de Telemundo, debe ser una telenovela más del montón, pero comparada con lo que hacemos nosotros aquí como Quiero amarte y Siempre tuya Acapulco, sí nos podemos deprimir un rato.

¿Entonces su argumento debe ser increíble, algo así como la cúspide del realismo? ¡Tampoco! Está llena de fantasías y de truculencias.

¿Entonces, por qué es tan buena? Porque es honesta.

Mientras que nosotros en México vamos por la menor cantidad de gastos, la mayor cantidad de ingresos, los máximos puntos de rating y los más altos Trending Topics de las redes sociales, ellos van por la producción de una telenovela.

Se sienten las ganas de hacer bien las cosas, la disciplina de darle a cada cosa su lugar. Se siente lo que se tiene que sentir cuando uno se dispone a cerrar el día sintonizando un melodrama.

Trate de verla. Se transmite de lunes a viernes a las 22:30 horas por GalaTv. Pero le voy a pedir un favor.

¿Cuál? Que cuando la esté viendo se pregunte por qué no se hacen esta clase de telenovelas en nuestro país y qué podemos hacer para que se hagan.

Porque tenemos que hacer algo. ¿O nos vamos a quedar con los brazos cruzados mientras las cadenas de otros países nos quitan lo que nosotros impulsamos?  

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV