El pozo de los deseos reprimidos

Inicia la guerra contra Roku

Malas noticias para los usuarios de Roku: la empresa Cablevisión, S.A. de C.V. consiguió que se suspendiera la comercialización de este dispositivo en nuestro país.

Tengo en mis manos copia del expediente 436/2017 del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Juzgado Trigésimo Octavo de lo Civil.

En él se le pide a compañías como Liverpool, El Palacio de Hierro y Sears, y a plataformas como Amazon, que dejen de importar y de vender este decodificador de señal de internet para televisión.

Pero no solo eso, se le ordena a bancos como Banorte y BBVA Bancomer, y a cadenas como Oxxo y 7-Eleven que se abstengan de recibir pagos a una muy larga lista de cuentas vinculadas al servicio que algunas personas estaban ofreciendo alrededor de este aparato.

¿Y cuál era ese servicio? La posibilidad de ver en México materiales de otros países y de muchas plataformas a través del pago de una cuota mensual.

¿Cuál es la razón de esta suspensión? Que Roku le da acceso a terceras personas a los contenidos de frecuencias como Las Estrellas, Unicable y Telehit.

No se quejó Netflix. No se quejó HBO. Se quejaron Ritmoson, GalaTV y Canal 5.

Entiendo perfectamente bien la molestia de quienes promovieron esto, pero me suena más a un ejercicio de prepotencia, ambición e incluso de censura que a un aprovechamiento de las nuevas tecnologías.

Tengo miedo de que se repita la triste historia de cuando Tv Azteca, por querer sacar más dinero, se peleó con la mayoría de las cableras de nuestra nación.

Hoy, incluso, gracias a las reformas estructurales, todas las señales abiertas pueden estar en todas partes. ¿Entonces?

Quién sabe qué vaya a pasar aquí, pero yo sí tengo la obligación profesional de ponérselo en la mesa y de pronosticarle lo peor.

Roku es solamente uno de los enemil dispositivos ciento por ciento válidos y legales, de ese tipo, que existen en el mercado mexicano.

No podemos cerrarnos a ellos. No podemos aislarnos de lo que está sucediendo en el mundo. No podemos dejar de vivir en la globalización. ¿O sí?

Me va a encantar conocer el punto de vista de los ejecutivos de Roku, el de las tiendas y el los bancos, pero, sobre todo, el de los usuarios de este aparato.

La ley es la ley, pero creo que, como sucedió con la televisión satelital en los años 80, siempre hay maneras de negociar antes de bloquear, antes de quererle quitar el negocio a los demás. ¿O usted qué opina?

OTRA SERIE SIN FINAL

Más malas noticias: la semana pasada terminó la segunda y última parte de la primera temporada de la serie 2091 del canal Fox, una verdadera joya de la televisión latinoamericana.

Jamás se había hecho algo así de grande, de diferente ni de espectacular.

Estamos hablando de palabras mayores, de la primera megaserie de ciencia ficción de nuestra región y, lo más impresionante de todo, de un exitazo a nivel audiencias desde México hasta la Patagonia.

Si no la ha visto, tiene que luchar por aventársela toda en la app de Fox. Es fundamental y es para chicos y grandes.

Ni le platico el desenlace, porque va a gritar tanto como yo de la emoción, porque justo cuando todo estaba a medias, nos metieron una imágenes tan desconcertantes como las de la primera película de El planeta de los simios.

Aquello fue enorme. Sublime.

¿Cuál es la nota? Al parecer, que a pesar de que todo quedó abierto y de que tuvo magníficos resultados, jamás vamos a ver la temporada dos.

Se canceló. ¡Adiós, 2091! ¡Me muero! ¡No lo puedo creer!

No solo es una falta de respeto similar a la que Netflix se aventó con el público de Sense8. Es el principio de un gran problema.

¿Por qué? Porque Fox no es un sistema de distribución de contenidos en línea. Aquí todavía importan los hábitos de los consumidores y una decepción así traerá nefastas consecuencias para el futuro inmediato de esa frecuencia.

2091 sedujo a un público muy joven. ¿Cómo esperan estos señores que esos muchachos los sigan viendo, que continúen creyendo en ellos, si los dejan a la mitad con algo que le fascinaba?

No y ni hablemos de los anunciantes o de toda la gente involucrada a nivel creatividad, producción y reparto, porque entonces sí nos suicidamos.

Si no hay manera de filmar la temporada dos por costos, por agendas o por lo que usted quiera, guste y mande, háganle como las cabezas de HBO.

¿Cómo? Cierren la historia con dos capítulos largos o con una película especial para televisión, pero no sean groseros ni con la gente ni con los clientes.

No es televisión abierta. Es Fox, una empresa líder, y 2091, uno de sus títulos más afortunados.

Ojalá que todo esto solo sea un chisme, porque me daría mucha pena que en los próximos años esta emisión se la pase ganando premios y haciendo negocios por todos lados, pero sin la posibilidad de tener un desenlace en el canal que la vio nacer. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com