El pozo de los deseos reprimidos

"Yo soy el artista"

La gran noticia en materia de televisión de esta semana es el estreno del reality musical Yo soy el artista a través del canal Telemundo Internacional.

¿Por qué? Por sus implicaciones a escala industrial. Créame que estamos ante algo grave y delicado, pero déjeme lo pongo en antecedentes.

Yo soy el artista no es ni la copia ni la adaptación ni la adquisición de algún formato internacional de realityshow de talento.

Es un programa diseñado por la casa productora Reset-TV y por Telemundo, la famosa cadena de televisión estadunidense que trabaja en español para el público latino y que ha sido responsable de cañonazos como DoñaBárbara y La reina del sur.

Yo soy el artista es su primer gran reality show musical.

¿En qué consiste? En darle la oportunidad a gente común y corriente, sin acceso a los medios tradicionales de comunicación, de convertirse en estrella a través del canto.

¿Cuál sería la diferencia respecto a otros programas similares? Que aquí los aspirantes pasan por dos filtros.

Uno, el de un grupo de 100 figuras públicas de diferentes ámbitos y niveles que está colocadas en unas gradas como de circo romano.

Y dos, el de un grupo de jueces integrado por personalidades como Luis Fonsi y Olga Tañón, que está escondido atrás de esas gradas.

Si el participante consigue convencer a más de la mitad de las figuras públicas con su talento y belleza, a medio número, el circo romano se abre, literalmente, y ese señor o señora, le tiene que cantar a los jueces.

Entre el cantante y los jueces hay una pasarela dividida en varios segmentos hundidos.

Por cada uno de los votos positivos de los jueces, uno de los fragmentos se va levantando hasta que la pasarela se completa y el concursante puede caminar hacia el jurado, lo cual significa que pasó la prueba.

En caso de que el aspirante no complete la pasarela, porque le faltó un segmento, la conductora del programa tiene la posibilidad de participar y, poniendo la mano sobre una base especial, levanta el fragmento y lo salva.

¿Quién es la conductora? Lucero, lo cual tiene felices a miles de personas en las redes sociales y sí es importante decir esto porque este proyecto, a diferencia de otros, apuesta mucho por  internet.

Por lo que entendí, Yo soy el artista se transmite para México y toda América Latina los domingos por la noche a través del canal Telemundo Internacional. Empezó el 14 de septiembre.

¿Cuál es la nota? Que una vez más Telemundo humilla a Televisa, y en general a toda la industria de la televisión mexicana, perfeccionando lo que hacemos en este país.

Esos señores ya nos habían demostrado que podían hacer más y mejores telenovelas que nosotros, que nos creíamos los maestros del género.

Ahora vienen y nos restriegan en la cara que también lo pueden hacer con reality shows de talento.

Mientras que aquí copiamos mal, tenemos que comprar formatos de otros países o nos la pasamos traicionando lo que nos venden, los creativos de Telemundo están inventando algo nuevo.

Mientras que aquí no sabemos qué hacer con nuestras grandes figuras, como Lucero, allá no solo les dan trabajo, les dan una excelente proyección y les permiten crecer, darle continuidad a sus carreras.

¿Sí se da cuenta de lo que está pasando? Por eso le digo que este es un tema que trasciende los espectáculos. Es de industria y tiene implicaciones de todo tipo.

¿Pero quiere que le diga qué es lo más vergonzoso de esta historia? Que cualquiera de nuestras televisoras lo podría hacer mejor que Telemundo, pero que nadie quiere.

Yo soy el artista es un concepto lleno de irregularidades, pero ninguna es tan monstruosa como la traición al concepto de La voz... México, pero ninguna es tan lamentable como el caos de Soy tu doble.

Estamos perdiendo, pero no ante algo excelso. Estamos perdiendo ante algo malo.

Yo soy el artista es un programa engañabobos, y tan lo es que sus responsables están más preocupados por su escenografía que por la definición de sus ideas.

¿A usted le queda claro qué es lo que se busca aquí? ¿Talento?

¿Por qué si lo que este gente está buscando es talento al director de cámaras lo único que le interesa es hacerle acercamientos a las chichis y a las nalgas de las cantantes?

Tan sencillo como esto: ¿cuáles son los criterios de selección de los invitados especiales del primer filtro? ¿Ovacionar a una venezolana por mandarle un mensaje de esperanza a su pueblo?

¡Y qué está haciendo Lucero jugando como juez y parte! ¡Para qué quieren esos tipos a unos jueces si a la hora de los trancazos la que va a mandar es Lucero!

Bueno, ya, el colmo, ¿usted sabe qué va a pasar con el ganador o con los ganadores de este título? ¿Lo sabe?

Tengo miedo, pero no porque este reality show sea bueno. Tengo miedo, porque nosotros ni siquiera le podemos contestar. ¿O usted qué opina?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV