El pozo de los deseos reprimidos

Tiempo de ayudar

Lo tengo que decir: qué buena es Azteca cuando se trata de responsabilidad social.

No existe en todo México una televisora con mejor capacidad de respuesta ante las grandes emergencias nacionales e, incluso, ante las internacionales.

Estos señores, como nadie, son capaces de organizar las más impresionantes campañas de solidaridad y recolección de fondos en tiempo récord.

Y esto incluye, desde la complicadísima logística económica y de credibilidad hasta la producción de programas de televisión, convocatoria de anunciantes y respuesta de la sociedad civil.

Ya quisieran en muchas partes del mundo una televisora con semejante compromiso social. Ya quisiéramos aquí, en nuestro México, que otras compañías se movieran, en momentos difíciles, como se mueve Azteca.

¿Por qué lo digo? Por todo lo que usted, millones de personas y yo vimos la semana pasada alrededor de los estragos del huracán “Odila” en Baja California Sur.

¿Y qué me dice del programa especial de ayer domingo que se transmitió por trece y Proyecto 40? ¡Fue increíble!

Más de seis horas de maratón con enlaces a la zona del conflicto, números musicales, donativos especiales por parte de la iniciativa privada y mensajes hasta del mismísimo presidente.

¿Quién más se aventó a hacer algo así en tan poco tiempo? Y estamos hablando de un evento realizado con muy buen gusto y con la participación de auténticos maestros de la comunicación como Pati Chapoy y Jorge Garralda.

Aquí no hubo escándalos como los que Laura Bozzo organizó el año pasado (y que siguen en la más descarada impunidad), conductores que fingen ser unos santos y que en su vida privada son un asco, ni monas encueradas moviendo sus carnes en un afán desesperado por llamar la atención.

Hubo congruencia, calidad y, lo más importante, resultados.

¿Cuál es la nota alrededor de este espectáculo llamado Tiempo de ayudar?

Que, salvo honrosas excepciones, nada de esto vino de los más recientes cambios que ha padecido esa televisora, vino del pasado, de la Televisión Azteca original, de lo más profundo de esa marca, de lo que la hizo grande cuando nació.

Y esto incluye a los talentos que vimos a cuadro, los mensajes que se dieron, el nivel que se manejó.

Qué buena es Azteca cuando se trata de responsabilidad social. El día que termine de regresar a sus orígenes, cuidado con ella, a más de una empresa le meterá un susto monumental. ¿O usted qué opina?

“Celebrando México”

A propósito de grandes acciones, de grandes tradiciones y de marcas congruentes, yo tengo que hacerle un reconocimiento público a Discovery Networks.

¿Por qué? Porque por tercer año consecutivo está realizando una campaña sobre México como para ir a darle las gracias a sus ejecutivos de tan seria y hermosa.

Y es que no estamos hablando de la típica campaña patriotera que todo el mundo hace alrededor de septiembre y ya. No, esto es una locura divina.

Por un lado, le muestra al mundo la grandeza de este país: su cultura, su modernidad, su naturaleza, su deporte, su capacidad para atender cuestiones sociales.

Por el otro, nos ofrece historias reales que nos inspiran, que nos demuestran, con hechos, que podemos llegar a la cima,
que vale la pena perseguir nuestros sueños.

Y no, aquí no hay un negocio escondido, algún objetivo macabro o un ejercicio de doble moral. Hay amor, orgullo, compromiso y esto, en televisión, merece la más cálida de las ovaciones.

¿De qué le estoy hablando? De Celebrando México, una estrategia total de comunicación que a partir de seis embajadores, particularmente carismáticos y de muy diferentes orígenes, crea muchas cosas.

Desde una serie de spots perfectamente bien hechos, con esa calidad mundial que solo Discovery nos puede ofrecer y que ya están disponibles en internet, hasta visitas a escuelas y universidades pasando por un banco de historias que va a poder ser nutrido y consultado por las nuevas generaciones bajo el nombre Descubre tu huella.

Y no es nada más mientras dura septiembre, no, esto va para largo, porque es de a de veras, no como tantas y tantas campañas mentirosas que hemos visto en otros lados.

Volvemos a lo mismo: ¿Quién más se avienta una inversión de esta naturaleza por el puro amor a México? ¿Quién más es capaz de ir más allá de los monitores para tocar almas y cambiar prejuicios? ¿¡Quién!?

Discovery no solo inventó esto, lo lanzó en grande en una fiesta de antología, en un escenario tan exquisito como el Antiguo Colegio de San Ildefonso y con la conducción de un comunicador del nivel de Javier Poza.

¡Hubiera visto qué evento! ¡Hubiera visto qué respuesta!    

Busque inmediatamente toda la información que pueda de Celebrando México y Descubre tu huella en las diferentes plataformas de Discovery Network y compártala con sus hijos, con sus alumnos y con sus amigos. Le va a encantar. De veras que sí. 

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV