El pozo de los deseos reprimidos

Solo para exigentes

No sé a usted, pero a mí me gustan las grandes series, las que cuentan historias monumentales, las que tienen repartos multiestelares, las que están hechas mejor que el cine.

Por eso estoy enloquecido con The Night Manager, la nueva superproducción de BBC que se está transmitiendo en exclusiva para México y toda América Latina por el canal AMC, disponible en todo el país a través de diferentes sistemas de televisión de paga.

No sabe usted qué cosa tan más emocionante, adictiva, romántica, inteligente y hasta cachonda. Estoy que me muerdo las uñas esperando el resto de los capítulos.

Y si usted es una de esas personas exigentísimas que se sienten profundamente ofendidas si les pasan esta clase de materiales mucho tiempo después de su estreno en el extranjero o sin la opción de elegir el idioma en que los van a escuchar, le tengo dos maravillosas noticias.

Uno, The Night Manager se está transmitiendo en nuestro país casi al mismo tiempo que en el canal BBC One, el más importante del Reino Unido.

No estamos hablando de días. Estamos hablando de horas. ¿Sabe usted lo que significa esto? ¡Es una gloria!

Y dos, por si esto no fuera suficiente, los señores de AMC encontraron la fórmula perfecta para ganarle hasta a los más conservadores sistemas de cable y de antena directa al hogar, esos que se niegan en invertir en tecnología.

Están pasando esta joya en inglés con subtítulos al español los domingo a las 22:00, y excelentemente bien doblada al español latinoamericano los lunes a la misma hora. ¿Así o más perfecto?

¿Qué es The Night Manager? ¿Por qué tanto escándalo?

BBC tiene muchas muy buenas costumbres, una de ellas tiene que ver con la producción de miniseries de altísima calidad como The Honourable Woman, And Then There Were None y Wolf Hall.

The Night Manager es la más reciente aportación en este sentido, un trabajo exquisito para satisfacer las necesidades de entretenimiento del más severo de los espectadores.

La historia es una magnífica adaptación de una impresionante novela de John Le Carré, uno de los autores más importantes de la industria del entretenimiento mundial.

Seguramente usted lo recuerda y lo ama por películas inspiradas en sus obras como El espía que surgió del frío, El sastre de Panamá y El jardinero fiel.

The Night Manager es particularmente interesante, porque es una historia de espías, pero ya sin la guerra fría.

El resultado es un golpe al cerebro, porque en contraste con aquellos legendarios argumentos del pasado, éste tiene que ver con el mundo que estamos viviendo y que no es el mejor de los posibles.

Ya no hay malos y buenos, socialistas y capitalistas. Ahora hay corporaciones, gobiernos que se venden a ellas, tráfico de armas disfrazado de responsabilidad social y cosas peores, mucho peores.

Esta miniserie narra las aventuras de un elegantísimo gerente de hotel que termina involucrándose con lo más sucio y lo más limpio de las nuevas guerras mundiales.

Y, como en la mejor tradición de esta clase de historias, comenzamos en una época, en un continente, y de ahí viajamos a otra, en otro.

Si usted quiere ver desierto, nieve y ciudades muy modernas en menos de una hora, aquí las va a ver, pero también se va a regocijar con el trabajo de queridísimos y extraordinarios actores.

Los que más destacan son Hugh Laurie y Tom Hiddleston. Sí, el gran Doctor House y el inolvidable Loki de Thor.

A lo mejor usted no lo sabe, pero en este negocio se clasifica a los actores en diferentes categorías.

Hay una en donde el mundo entero aplaude a ciertas celebridades sin necesidad de que hagan algo extraordinario. Basta con que pongan su nombre.

En otra de estas categorías tenemos espléndidos histriones que a lo mejor no venden su rostro, pero gozan de una fama infinita, porque poseen una capacidad insólita para transformarse.

El público, cuando los busca, es porque sabe que jamás los va a ver igual y eso vale mucho. Una categoría no tiene que ver con la otra.

Bueno, en The Night Manager, Hugh Laurie y Tom Hiddleston, que bien podrían valer únicamente por su nombre, por su rostor, hacen un trabajo de transformación sublime. ¡Son otros!

Usted los va a amar de principio a fin y los va a comenzar a respetar más allá de sus éxitos anteriores.

Quién sabe cómo vayan a estar los Emmys de este año pero yo voy y les cuelgo una medalla a los dos.

Todo en ellos está cuidado, estudiado, puesto ahí en función de una emoción, de una idea.

Hough y Tom son fabulosos y juntos hacen que la pantalla explote porque se nota que están dando el 100.

¿Quería usted estar a la altura de las mejores audiencias del planeta? ¿Andaba buscando algo completamente nuevo que lo llenara como televidente?

Pues ya lo encontró. Luche con todas sus fuerzas por The Night Manager en el canal AMC. Le va a fascinar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com