El pozo de los deseos reprimidos

Señorita Camila Sodi

Me acaba de quedar claro el daño que la prensa del corazón le puede hacer a los verdaderos talentos de nuestro país.

¿Usted sabe quién es Camila Sodi? ¿Se acuerda de lo poco o mucho que ha hecho en la televisión mexicana? ¿Qué sabe de ella?

Yo me acordaba de su trabajo en la telenovela Inocente de ti, el recuerdo era positivo y nada más. Punto.

La bronca es que, gracias a los comentarios de algunas revistas faranduleras y de los chismes de la mayoría de los programas de la radio y la tele, poco a poco mi imagen de Camila se fue distorsionando.

Que si su relación con Diego Luna, que si su maternidad, que si sus fotos en fachas, que si es una pelada, que si no actúa, que si la vimos en no sé dónde haciendo no sé qué, que si es muy sangrona.

Pobre Camila, la llegué a odiar como seguramente muchas personas en todo México y América Latina.

Fíjese lo que le estoy diciendo: llegué a odiar a una actriz por las afirmaciones hirientes de un montón de periodistas carroñeros.

Yo, que me dedico a esto. No me quiero imaginar alguien que ni siquiera llegó a ver el trabajo de la señora Sodi en 2004. ¡Qué mala onda!

¿Por qué le estoy comentando este asunto? Porque de repente alguien me dijo que Camila iba a ser la protagonista de una serie. ¿Y sabe cuál fue mi reacción? La peor.

Me dio flojera, por supuesto asumí que haberla contratado a ella había sido un error, se me hizo un rollo de favoritismo.

¿Y todo por qué? Volvemos a lo mismo. Por los chismes y chistoretes de la radio, la tele y las revistas.

Perdóneme si me estoy viendo demasiado directo, pero es que si no se lo digo así, no va a entender lo que viene a continuación, porque esto se pone peor.

¿Sabe lo que hice cuando tuve oportunidad de ver la serie de la señora Sodi? No quise.

¿Para qué, si la mona se debe ver horrenda? ¿Qué caso tiene si debe actuar del nabo? ¿Quién quiere perder el tiempo con alguien tan nocivo? ¡Ha de ser una mugre! ¡Que se vaya al diablo!

El caso es que en este negocio, quiera uno o no, hay que ver los títulos de los que va a hablar, y con la peor de las actitudes me senté frente al monitor a ver aquello.

¡Qué cree! Camila Sodi es una reina. Qué gran actriz. Qué hermosa mujer. Qué manera tan especial de llenar la pantalla. Qué manejo tan más afortunado del tono.

Qué delicia cuando se mueve. Qué encanto cuando habla. Qué manera de obligar a reaccionar a sus compañeros en escena, de levantar las secuencias. ¡Qué buena es!

Ahí fue cuando me comencé a sentir mal, cuando comencé a odiar a la prensa del corazón. ¡No puede ser! ¡Cuánto daño le hacen a la industria! ¡Cuánto daño le hacen a la gente!

Camila le hacía mucha falta al espectáculo de este país. Qué bueno que la tenemos de regreso. Qué orgullo que está volviendo a trabajar en grande y como la protagonista de un magnífico proyecto.

Le estoy hablando de Señorita pólvora que se estrena hoy en capítulo doble de una hora a las 21:00 por el canal TNT.

¿Qué es? Yo la defino como una serienovela que se va a transmitir de lunes a viernes, en ese mismo horario, producida en México por muchas instancias, una de ellas Televisa.

¿De qué trata? De una chica de la alta sociedad chilanga, particularmente rebelde, que se involucra con aventuras muy riesgosas y con situaciones de crimen organizado.

No, no es una narconovela, pero se vincula con muchas cosas del México real como esos robos estratégicos a diferentes joyerías que hemos estado viendo por aquí y por allá.

¿Se la recomiendo? Sí, se la recomiendo, pero quiero pedirle un favor para que en verdad la pueda disfrutar: no la mire como una serie de alto presupuesto de Estados Unidos o Inglaterra tipo House of Cards o Sherlock.

Mírela como una producción latinoamericana de paquete básico y, sobre todo, como una telenovela. Ahí sí la va a amar.

De hecho, ¿sabe qué fue lo que dije cuando terminé de ver el capítulo uno?

Si Televisa tuviera esto en lugar de Hasta el fin del mundo te amaré en el horario más importante de El Canal de las Estrellas, la percepción que muchos de sus peores enemigos tienen de ella cambiaría radicalmente.

Es un proyecto interesante, emocionante, valiente y está hecho con toda la mano:

Persecuciones en las arterias más importantes de la Ciudad de México, elenco con personalidades como Iván Sánchez, Saúl Lisazo, José María de Tavira, Eréndira Ibarra y Miguel Conde, música de colección, estupendos efectos especiales.

¿Cuál es la nota? Entre muchas, que la poderosísima marca TNT va a consentir a nuestro mercado atendiéndonos con esta clase de producciones, que cada vez hay más opciones en los cables y las antenas directas al hogar, y que cada vez estamos mejor.

Por favor, no se deje llevar por ni por las apariencias ni por los chismes de unos cuantos y luche por ver el estreno de Señorita pólvora esta noche. Le va a gustar. ¿A poco no?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV