El pozo de los deseos reprimidos

¡Recapaciten!

Queridos amigos de la industria de la televisión: ¡recapaciten!

Y esto aplica para la televisión abierta, para la televisión de paga y para los sistemas de distribución de contenidos en línea.

¿A qué me refiero con esto de recapaciten? A que lo están haciendo mal, a que están cavando su propia tumba.

Le voy a explicar: todas los canales, de todos los tipos, están haciendo ajustes.

¿Por qué? No porque estén fracasando. ¡Por favor no se confunda!

Todas las ventanas que integran la industria de la televisión están haciendo ajustes por un montón de cuestiones técnicas y financieras que se están moviendo a nivel mundial.

Desde los apagones analógicos hasta los precios de las acciones pasando por el desarrollo de nuevos mecanismos de distribución y comercialización, por los movimientos que todo esto representa a nivel costos, por los cambios en las leyes, en los sindicatos y más, mucho más.

Es un gran momento para la televisión y si no me cree, nada más échele un ojo a la cantidad de joyas que se están haciendo en este instante en todas partes del planeta.

Y esto, aunque a muchas personas les encante discutirlo, incluye a la televisión mexicana con proyectos como El Dandy, Kin, Abandonado, Asia y la segunda temporada de Club de Cuervos.

¿Entonces por qué si todo está tan bien, le pido a la gente de la industria de la televisión que recapacite y comento que las cosas se están haciendo mal?

Porque por estar cuidando la transición, se está descuidando la programación.

Hoy es lunes 9 de noviembre. Aunque usted no se haya dado cuenta, falta nada para el maratón Guadalupe-Reyes.

O sea, falta nada para el fin de año, cuando, financieramente, muy pocas personas miran la televisión.

¿Y qué están haciendo todos los canales? Están sacando todo en estos días, a veces en capítulos dobles o presentando series de lunes a viernes, como si fueran telenovelas, con la esperanza de que terminen antes de que inicien las posadas para no perder tanto.

Pues sí, qué lindos pero esto es un error. La gente no va a cambiar sus hábitos y costumbres sólo porque a las televisoras se les pegue la gana.

El público se va a volver loco con tantos estímulos, nadie en su sano juicio va a tener tiempo ni capacidad cerebral para ver, entender y disfrutar tantos contenidos desde el principio y al final las audiencias van a hacer algo espantoso.

¿Qué? Rechazar todas las novedades, volver a lo que siempre han visto (o a la que no se haya movido) y tomar nota de las cosas más atractivas.

¿Para qué? Para descargarlas, comprárselas a los piratas o para sintonizarlas por Netflix, ClaroVideo o VEO cuando lleguen, completas, a esas ventanas.

En resumen, entre más nos atasquen de estrenos, así sean las máximas obras de arte del universo, mejor le va a ir a Laura, Sabadazo y La resolana.

Fíjese nada más en un poco de lo mucho que se va a estrenar en los próximos días y dígame qué es lo que usted va a sintonizar:

Hoy se lanzan Simplemente María en El Canal de las Estrellas, la nueva temporada de Crossing Lines en AXN, y lo nuevo de Grey's Anatomy y How to Get Away With Murder en Sony.

Mañana tenemos La ley y el orden: unidad de víctimas especiales en Universal Channel más el estreno de la nueva temporada de Chicago P.D. ahí mismo, y el de Scorpion (2) y C.S.I.: Cyber (2) en AXN.

El miércoles descansamos con la presentación de lo más reciente de N.C.I.S. aunque por ahí seguíamos con Insensato corazón en Azteca 13 y muchas tentaciones, como El señor de los cielos, en Netflix.

Llega el jueves, ¿y con qué nos encontramos? Con lo que todavía es nuevo en Fox, que es la temporada final de Cumbia Ninja, esa joya titulada The Player que pasa en Universal Channel y la bendición más grande de la temporada: los superjueves de Warner Channel con Supergirl entre muchas otras maravillas.

Para el viernes, Flesh and Bone por Fox1 más lo último de Da Vinci's Demons que es una locura.

Y espérese porque sólo llevo cinco días. Cinco días que implican... ¡más de 30 horas de televisión!

La próxima semana tenemos Into the Badlands por AMC, lo nuevo de Chicago Fire y Criminal Minds por Universal Channel, el estreno de Zoo por Space, el de Jane the Virgin por Lifetime, el de Marvel's Jessica Jones por Netflix y lo más reciente de The Librarians también por Universal Channel.

Y me faltan títulos y no le he dicho nada de los inminentes finales de La isla y The Ultimate Fighter Latin America ni de lo que viene para las telenovelas y las señales públicas como Canal Once y Conaculta Canal 22. ¡Nada!

¿De qué sirve que haya tantos contenidos tan buenos si casi nadie los va a poder ver?

Queridos amigos de la industria de la televisión: ¡recapaciten!

Además de cuidar todo lo que están cuidando, cuiden su programación. ¿O usted qué opina?

@AlvaroCueva