El pozo de los deseos reprimidos

Reacción en cadena

A mí no me gustan ni los periodistas débiles ni los lectoservidores.

Cuando enciendo la tele quiero ver líderes, gente valiente que me dé la información y que, al mismo tiempo, cuestione a las fuentes, que las rete, que provoque cosas.

Y esto, por supuesto, aplica para el periodismo cultural, para el periodismo de espectáculos y para el deportivo.

Por eso soy el televidente más feliz del mundo con Reacción en cadena, la nueva propuesta deportiva del Canal 52MX que se transmite de lunes a viernes a las 20:00 horas.

Es un programa con un poder de convocatoria bárbaro, pero que no hace concesiones.

Sus conductores pueden estar entrevistando a la cabeza más alta de los mejores equipos de futbol o de las más poderosas asociaciones deportivas.

Y en lugar de hacerles un anuncio, y en lugar de tratarlos como si fueran sus compadres, los ponen a sudar.

Son preguntas incómodas, demasiado directas, pero preguntas que se tienen que hacer. El resultado es impresionante porque uno, en casa, se prende, se apasiona, quiere participar.

¿Y en qué consiste esa participación? En algo que se divide entre elogios e insultos para estos periodistas.

Bueno, ¿pues quiénes son los conductores de esta emisión? El trío macabro: Gerardo Velázquez de León, Carlos Albert y Enrique Beaz.

¿Por qué le digo que estos señores son el trío macabro? Porque no tienen pelos en la lengua ni para interrogar ni para discutir al aire. Son sensacionales.

Gerardo es uno de los hombres más inteligentes del periodismo deportivo mexicano, responsable de proyectos que han sido tan exitosos, como el canal TVC Deportes, que hasta han sido bloqueados de diferentes plataformas.

Verlo en el Canal 52MX es un acontecimiento, una oportunidad de oro para volver a tenerlo cerca en el mejor de los horarios pero, sobre todo, garantía de que ahí va a arder Troya.

Carlos Albert es uno de los más grandes maestros del periodismo deportivo en la industria de la televisión mexicana, un hombre que ama tanto su fuente que es capaz de cualquier cosa con tal de hacerla crecer.

Por lo mismo, más de una vez ha puesto a temblar a personajes fundamentales del deporte nacional, lo cual le ha costado mucho, le ha costado espacios.

Pero todo eso ha valido la pena, porque su nombre pesa como el de pocos comunicadores en este país.

Ver a Carlos Albert de nuevo en un programa de este calibre es un honor. Punto. Cuidado con él. Si usted estaba buscando un crítico de verdad del deporte en todas sus áreas, ya lo encontró.

Enrique Beaz, por su parte, es una figura muy interesante, un rostro ciento por ciento identificado con la marca 52MX que desde hace muchos años se ha caracterizado por su cordura.

Imagínese, por favor, el choque que una personalidad así significa en un escenario compartido con Gerardo Velázquez de León y Carlos Albert. ¡En cualquier momento se van a agarrar a golpes!

¿De casualidad usted vio la primera transmisión de este concepto?

Fue espectacular pero no tanto porque hubiera un escenario monumental, efectos especiales o muchachas enseñando pierna.

Fue espectacular, porque vimos a tres hombres defendiendo sus puntos de vista y llegando al límite en términos periodísticos.

El hecho de que su productor los tenga permanentemente de pie, atrás de una especie de barra como de cantina, pero mucho más estilizada, es sensacional.

Porque se les ve la actitud, se nota que el programa, a pesar de respetar una estructura, se va armando sobre la marcha.

Y uno de los conductores, de repente, empieza como a moverse demasiado en su lugar. Y otro está desesperado por robarse la palabra.

Es justo lo que tiene que ser un programa deportivo en la actualidad.

¿Cómo es en términos de información? Por supuesto, tiene todas las notas que debe de tener, hay reportajes estratégicamente colocados e incluye las entrevistas, vía telefónica, que hace rato le mencioné.

Yo diría que es redondo. No le falta nada que usted pueda llegar a ver en otros espacios de las grandes cadenas nacionales e internacionales.

La diferencia la hace el estilo y cuando hay estilo, a nadie le importa si hay tres o cuatro cámaras, si la escenografía es grande o pequeña o si existen colaboradores que entren y salgan dependiendo del día de la semana.

Ah, y si usted está preocupado por Score final, no se asuste. El gran clásico del Canal 52MX continúa al aire los viernes a las 21:00.

En resumen, ha nacido un gran programa, un servicio noticioso de periodismo deportivo con líderes de verdad, hombres valientes que se merecen todo nuestro respeto.

Bienvenido, Reacción de cadena, a la industria de la televisión mexicana.

Y usted, por favor, no se lo pierda. No solo le va a gustar, va a encontrar esa otra pieza que le estaba haciendo falta a nuestras pantallas, la pieza ruda y cuestionadora que tanto estábamos necesitando. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com