El pozo de los deseos reprimidos

¡Pura mugre!

Por más que la miro, la analizo y le doy vueltas, no entiendo la barra PM de Canal 5.

Y no es que no la entienda porque sea algo muy elevado. No la entiendo porque no me cabe en la cabeza que sus responsables estén jugando, al mismo tiempo, con el legado de esa señal y con el público de la televisión abierta nacional.

Si tuvieran un poco de dignidad, ya la hubieran cancelado y hubieran regresado todo a la normalidad, como hace meses, cuando tuvieron la brillante idea de traicionar el espíritu de su barra vespertina para meter pura mugre.

El fracaso fue tan grande que no les quedó más remedio que cancelar todo y regresar a lo que había antes.

La barra PM es un error, una aberración, algo que no debería existir o que, al menos, no debería de existir ahí.

Los únicos programas que se salvan son Me caigo de risa y Turnocturno.

El primero, porque estamos hablando de un formato divertidísimo.

El segundo, porque aunque el concepto es pésimo, Facundo vale como personaje mediático.

Pero todo lo demás, todo, se puede ir a otras plataformas, a la basura o a donde sea, porque ahí no tiene nada que hacer.

Si realmente hubiera algo parecido a la supervisión de contenidos en Televisa, ya no se diga a nivel oficial, la mayoría de esos títulos serían cancelados.

¿Por qué? Porque son nocivos en términos editoriales, porque promueven el odio, el bullying y porque manejan como aspiracional algo enfermo.

Tal parece que para esos tipos, ser joven es sinónimo de un montón de cosas negativas y eso, en este momento histórico donde los chavos están más que rabiosos, y con justa razón, es poco menos que delicado, peligroso, perverso. ¿A poco no?

De corazón a corazón

Adoro los canales de AZ tv de Paga, la unidad de negocios de Azteca que se dedica a la producción y transmisión de contenidos para los cables y las antenas directas al hogar,.

Ahí he encontrado mucho de lo que he dejado de encontrar en las señales de televisión abierta de esa compañía: frescura, propuestas, entusiasmo, talento.

¿Sabe qué canal me tiene cautivado? AZCorazón, el de los melodramas seriados de Azteca Novelas.

¿Por qué si esto suena a todo menos a frescura, propuestas, entusiasmo y talento?

Porque Azteca Novelas, antes, era eso, y no doy crédito de la cantidad de luminarias de Televisa, Telemundo y de muchas otras televisoras nacionales e internacionales que hoy son inmensas y que fueron formadas ahí.

Me la paso muy bien mirando las telenovelas viejas de Azteca. Ojalá me la pasara la mitad de bien mirando sus producciones actuales como Las Bravo.

¿Pero sabe qué es lo más bonito del canal AZCorazón? Sus cápsulas.

Deje usted los detrás de cámaras de muchas producciones, hay unas que se llaman La entrevista con Raúl Quintanilla como para grabarlas y llevarlas a las universidades.

Son espléndidas, inspiradoras, consisten en charlas con estrellas de Azteca, pero a un muy buen nivel y con muy buenos resultados.

Luche por ver La entrevista y todo lo que se está transmitiendo en AZCorazón, y nunca deje de ser crítico.

La crítica es lo único que va a poder salvar a la televisión en los próximos meses, cuando esto arda en expresiones, competencia y rencores. De mí se acordará.

Desde Corea con amor

El miércoles pasado tuve el gusto de dar una conferencia sobre K-Dramas en el Segundo Foro de Intercambio Cultural Corea-México, el Foro Hallyu México 2014.

¿Qué son los K-Dramas? Lo que antes llamábamos telenovelas coreanas, una de las manifestaciones televisivas más exitosas y espectaculares del mundo.

¿Qué significa la palabra Hallyu? Es el término con el que los chinos bautizaron al fenómeno de expansión de la cultura popular coreana. Hallyu se podría traducir al español como la ola coreana.

¿En qué consistió mi conferencia? En un viaje por la historia, las características y algunos de los éxitos más relevantes de la televisión de Corea.

¿Y? ¿Qué tiene esto de importante? Mucho. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Corea es la nueva potencia televisiva global y sus productores están conquistando los corazones de millones de personas en los cinco continentes, incluyendo México.

Si los mexicanos tuviéramos la más elemental humildad, la más elemental autocrítica, en este momento, en lugar de estar perdiendo el tiempo con las narcotelenovelas y los refritos, estaríamos estudiando el trabajo de estos señores, estableciendo alianzas y transmitiendo sus programas.

Gracias a la embajada de la República de Corea, al Centro Cultural Coreano y al Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de Corea por la oportunidad que me dieron de participar en ese foro.

Y si usted quiere aprender un poco más del tema, no se pierda mañana a las 20:00, en Proyecto 40, el segundo programa especial de Alta definición que grabamos en ese hermoso país. Le va a encantar. Se lo garantizo.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV