El pozo de los deseos reprimidos

Problemas periodísticos

Tengo un gran problema periodístico: la próxima semana va a ser un hervidero de notas en la fuente de televisión.

Vamos a tener lanzamientos importantes para dar y regalar, más la visita del papa, más lo que va de salida, más las nuevas temporadas de muchas series fundamentales, más lo que vaya surgiendo.

Le juro que aquello va a ser una catástrofe donde nadie va a saber qué ver, donde todos terminaremos hablando de lo mismo, que no necesariamente será lo mejor, y donde muchas muy buenas opciones morirán.

Y no, yo no estoy dispuesto a dedicarle dos parrafitos a producciones millonarias que llevan meses preparándose para los mercados nacionales e internacionales.

Por lo mismo, le suplico que apunte desde ahora el lanzamiento de Quantico, porque no va a haber manera de que yo le vuelva a hablar de él hasta después del 22 de febrero y quién sabe porque por ahí viene el Oscar.

Quantico es una serie diseñada para la televisión abierta de Estados Unidos francamente enloquecedora.

Es de acción, sí, pero también es de romance. Es de terrorismo, sí, pero también tiene destellos de humor. Está llena de enigmas, sí, pero también de valores.

Es como How to Get Away With Murder, pero también como Grey's Anatomy, pero también como Glee, pero también como Pretty Little Liars.

Solo que el capítulo uno es fundamental y sería una desgracia que usted se lo perdiera.

Luego le doy más detalles. Ahorita lo que quiero es que lo considere, porque este estreno será el próximo lunes 15 de febrero, a las 21:00 por el canal AXN.

¿Verdad que lo va a apuntar en su agenda? ¿Verdad que sí?

LA MINISERIE

¿Se acuerda usted de una miniserie maravillosa que le dio el Emmy a Kevin Costner llamada Hatfields & McCoys?

Bueno, el año pasado, sus mismos productores deslumbraron al público de Estados Unidos con una verdadera obra de arte titulada Texas Rising (Texas bajo fuego).

Es una miniserie de escasas 10 horas sobre la historia de Texas. Punto. Pero no sabe usted qué tamaño de miniserie, qué tamaño de historia y qué manera tan más increíble de conquistar a las audiencias.

El reparto es lujo tras lujo. Tenemos desde Bill Paxton hasta Brendan Fraser pasando por quien usted quiera, guste y mande. Es La Miniserie. Así, con mayúsculas.

Y viene mucho al caso, porque, como usted sabe, México y Texas tienen un pasado compartido que hasta el día de hoy nos invita a profundas reflexiones.

Yo le suplico que luche por ver esto ya sea como vecino de Texas, como cazador de buena televisión o como ciudadano del siglo XXI dispuesto a aprender de la historia para impedir que se repita.

Aquí están las claves de muchas cosas muy importantes y un espectáculo gigante, digno, rudo, hermoso.

Si lo suyo son las producciones históricas, ya encontró una del más alto nivel y lo más interesante, diferente, porque Texas no se parece a nada, y sobre un asunto cercano, sobre un tema que marcó una diferencia y que sigue pesando en muchos corazones.

La cita es el próximo lunes 15 de febrero a las 22:00 por el canal History.

Por favor, apúntelo en su agenda desde ahora para que no se le vaya a pasar.

SORPRENDENTE

Sería un pecado no escribirle hoy de Clinton: amor en línea, el nuevo programa de estilo de vida que se estrenó el miércoles pasado, a las 22:00, por Discovery Home & Health.

¿Por qué? Porque es un asunto de ruptura total respecto a lo que estábamos acostumbrado a ver en esta clase de emisiones.

De hecho, ahí le va la frase célebre: Amor en línea es el comienzo de algo nuevo en la historia de la televisión.

Le explico: hasta el martes pasado, la mayoría de las producciones que usted y yo mirábamos en esa clase de señales iba hacia donde mismo.

Usted sabe, cómo verse más joven, cómo lucir más hermoso, cómo usar ropa más bonita.

A veces con un señor más o menos simpático, pero era lo mismo desde los años 90.

Amor en línea es diferente, porque no está planeado para que nos transformemos para el mundo real, está hecho para que nos transformemos en el mundo virtual y tengamos éxito en las redes sociales.

¿Se da cuenta de lo que le estoy diciendo? No nada más desde la perspectiva social, esto es un cañonazo porque ahora, lo que a todos nos interesa, es vernos mejor, pero en nuestros perfiles de internet.

No sabe usted qué programón, porque se trata de casos reales de personas que no pescaban ni un catarro y que acaban convertidas casi, casi en Trending Topic.

Y aunque por ahí solo se menciona en el título al señor Clinton Kelly, también sale una chica de nombre Devyn Simone, y juntos son los asesores que todos queremos.

Si usted quiere ligar, trabajar, que lo volteen a ver o nada más divertirse, luche por ver esto. Le juro que le va a encantar y a servir.


alvaro.cueva@milenio.com