El pozo de los deseos reprimidos

Pobre y de relleno

Todo el mundo se queja de que en la televisión nacional no hay oportunidades, por eso, cuando veo estrenos como Paracinema, recupero la esperanza.

¿Qué es Paracinema? El primer programa de cine de terror que se hace en la historia de la televisión mexicana.

Se transmite en diferentes horarios por el canal Pánico y es altamente recomendable no solo para los adoradores del horror, sino para todos aquellos que amen el entretenimiento.

¿En qué consiste? En ver al crítico José Luis Ortega profundizando en diferentes aspectos de esta clase de cine y luego, en presenciar una gran mesa de análisis con otros especialistas.

Paracinema es magnífico. Bien investigado, bien hecho, bien conducido, con estructura, ritmo, espectáculo y gente nueva, gente buena.

¿Pero sabe qué es lo que más le admiro? Que alguien supo detectar una necesidad en un canal que aparentemente no necesitaba nada y propuso esto. ¿Ya ve cómo cuando se quiere, se puede?

El final

¿Se acuerda cuando le recomendé el lanzamiento de la serie inglesa Black Mirror en televisión abierta nacional a través de la señal de Proyecto 40?

Bueno, ¡pues qué cree! Que este título se convirtió en el más grande éxito de audiencia y participación del público a través de las redes sociales desde que ese canal transmite esta clase de ficciones.

Y cómo no, si es una obra maestra, una de las más finas, suculentas, retorcidas e innovadoras producciones de todos los tiempos, un programa que nos cuestiona, que nos confronta, que nos sorprende y que nos aterra sin dejar de ser irónico, ácido, cruel.

¿Y? ¿Por qué le estoy mencionando Black Mirror? Porque esta noche, en punto de las 22:30, se va a transmitir el final de su segunda temporada y aquello va a ser un acontecimiento que usted no se puede perder.

No le voy a vender trama, pero la historia que cierra esto es un prodigio tanto a nivel editorial como a nivel técnico y artístico. ¡Véala!

¿Deportes?

Yo no sé si usted lo sabía, pero Patrick Dempsey, el galán de Grey’s Anatomy, es corredor de autos. Sí, un piloto que participa en las grandes carreras, escala posiciones y gana.

El canal Discovery Turbo, especializado en contenidos inteligentes vinculados a la velocidad, aprovechó esto y desde el martes pasado, a las 19:00, nos está ofreciendo un concepto titulado Le Mans: arte y técnica, que yo quisiera que usted conociera.

¿Por qué? Porque es televisión fusión. ¿Qué significa esto? Que no es solo para un tipo de espectador. Es para muchos.

Por un lado, es un programa de deportes. Por el otro, uno de chismes del espectáculo. Por allá juega como emisión de divulgación científica. Por acá, como reality show de adrenalina.

No sabe usted qué manera tan más ingeniosa de entretenernos y ni se imagina de todas las cosas de las que se va a enterar.

Patrick, por lo pronto, ya me cayó mejor de lo que me caía antes. Es un apasionado total.

La oportunidad

Me siento profundamente orgulloso de lo que Telehit va a hacer para celebrar su 20 aniversario.

¿Qué? Una de las entregas de premios más impresionantes, multitudinarias y con mejor poder de convocatoria de todos los tiempos, combinada con concierto masivo, en el Foro Sol de la Ciudad de México.

Esto ya está programado para el próximo 13 de noviembre y se transmitirá en vivo para más de 50 países.

¿Y por qué le digo que me siento profundamente orgulloso? Porque me confirma que cuando Televisa tiene ganas, es grande.

La bronca es que, de un tiempo a la fecha, casi nunca tiene ganas y Telehit, en lugar de ser la potencia musical de América Latina, es poco menos que una estación pobre, de relleno, donde los talentos trabajan gratis a cambio de publicidad para sus presentaciones personales. Qué triste, ¿no?

Ojalá que este aniversario sirva para reacomodar las cosas. Ojalá que el éxito que estos señores van a tener sirva para que Telehit recapacite y mejore.

La Fiesta

¿Usted conoce El Weso? Es una maravillosa mesa chacotera de W Radio donde lo mismo se dan las noticias más rudas del momento que se hace reír y participar al público con críticas, sketches y dinámicas de todo tipo.

Yo casi nunca me meto con la radio, porque respeto mucho a mis compañeros que se dedican a criticar ese medio, pero hoy destacar a El Weso es fundamental.

¿Por qué? Porque mañana va a ser su octavo aniversario y esto es un acontecimiento.

A lo mejor usted no lo alcanza a apreciar, pero las mesas chacoteras, las verdaderas mesas chacoteras, son, por muchas dolorosas razones, una especie en vías de extinción.

El Weso no solo se ha sostenido, ha crecido. El año pasado, por ejemplo, yo aquí juraba que aquello se iba a transformar en una cosa horrenda y light, pero no, evolucionó.

Ojalá que en la industria de la televisión mexicana tuviéramos algo parecido.

¡Feliz aniversario, weseros! Sigan adelante. ¡Que cumplan muchos años más!