El pozo de los deseos reprimidos

El Oscar y "El Chapo"

Este domingo se va a entregar el Oscar y le quiero proponer algo diferente:

En lugar de que yo le haga mi tradicional análisis de las diferentes transmisiones y coberturas especiales que vamos a tener, ¿qué tal si usted hace las críticas?

Sí, lo que quiero es que esa noche, mientras todos estamos gozando de la ceremonia, intercambiemos comentarios que contribuyan a evaluar lo que va a estar pasado ahí.

Por favor, tome nota de las siguientes preguntas y ayúdeme a contestarlas este 22 de febrero.

Primero, ¿cuáles van a ser los canales y las páginas de internet que nos van a ofrecer algo relacionado con la ceremonia?

Ojo con lo que estoy diciendo, porque muchas instancias, sobre todo en las redes sociales, no van a tener los derechos, pero van a producir algún tipo de emisión, desde comentarios en audio, a lo que vaya pasando en la tele, hasta revisiones extraordinarias de los resultados.

Ubicar esto es más fácil de lo que usted se imagina, especialmente en internet, a través de su buscador de confianza.

Una vez que usted tenga la noción de quién va a hacer qué, distinga los lenguajes.

No es lo mismo realizar para televisión abierta nacional, como es el caso de Azteca, que producir algo para la televisión de paga, como lo hace TNT.

En el caso de la televisión abierta debemos esperar muchos contenidos. ¿Por qué? Porque todos ellos se van a convertir en mucha comercialización.

En el caso de la televisión de paga, lo que debemos esperar es pulcritud.

Tanto en el primero, como en el segundo caso, debemos tener la opción de ver aquello con traducción simultánea y en su idioma original.

Atención a esto, porque si no ocurre, usted va a estar en su derecho de quejarse. Lo que no se vale es comparar el Oscar con ceremonias nacionales como los Premios TVyNovelas.

El solo hecho de filtrar algún comentario al respecto, lejos de reflejar superioridad social o intelectual, refleja ignorancia y no porque los galardones mexicanos sean malos.

No, es porque se trata de situaciones muy, pero muy distintas. Por favor, evítelo. Demuestre su educación.

¿Qué es lo que sigue? Escuchar con detenimiento los comentarios de las personas que van a participar en estas transmisiones, desde la mismísima alfombra roja, para detectar si se prepararon o no.

El Oscar no es para ver a una tipa guapa o a un chico galán diciendo babosadas, es para que usted y yo vivamos, aunque sea por un rato, la magia del cine, la magia de Hollywood.

Ojo con lo de Hollywood. Esto no es un festival de cine independiente, algo con pretensiones artísticas. Es show, espectáculo. Y como show, como espectáculo, merece respeto.

Muy importante, durante la ceremonia, hay que observar si los traductores y comentaristas ya aprendieron a callarse durante los musicales, si ya aprendieron que lo importante no son ellos, es el Oscar.

A todo lo que le acabo de comentar, agréguele un muy buen ojo y un muy buen ejercicio de memoria.

Buen ojo para viborear las escenografías, los vestuarios y los accesorios de los comunicadores, que en esta fiesta sí cuentan.

Muy buen ejercicio de memoria para recordar qué tan buena o mala va a ser la cobertura de esta ceremonia en comparación con las anteriores.

Todos los comentarios que usted pueda hacer en este sentido, le van a servir a las televisoras para corregir errores. No dude, ni por un momento, en subir sus críticas a las redes sociales, pero siempre con los hashtags correspondientes.

Hay un punto que va a ser fundamental en las críticas que todos hagamos este domingo: la parte de los mexicanos.

Le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, es un honor que haya mexicanos nominados a esta estatuilla y, por supuesto, que se vale hacer y decir muchas cosas al respecto.

Tendríamos que ser unos verdaderos desgraciados para no hacerlo.

Y es aquí donde le voy a pedir un favor: ¿qué dicen en cada uno de los canales de nuestra gente? ¿Qué dicen de nuestro país? ¿Vale la pena?

Ya con esto usted tiene muy buena tarea para el domingo. Lo demás va a ser debatir sobre si los premios fueron justos o injustos, sobre si mandaron mensajes extraños o sobre si nos gustaron o no las puntadas de la conducción.

¿Verdad que se va a animar a criticar bien el Oscar? ¿Verdad que no va a esperar a que nadie más lo haga por usted?

Entonces, nos vemos el domingo frente a la tele, pero antes le quiero hacer una recomendación que vale oro: La leyenda del Chapo.

¿Qué es? El primer gran documental sobre este personaje, a un año de su captura, producido nada más y nada menos que por Discovery Channel, con la colaboración de muchas y muy buenas instancias internacionales.

Yo ya lo vi y todavía estoy temblando. Lo que se dice ahí es particularmente polémico.

La leyenda del Chapo se estrena este sábado 21 a las 22:00 por Discovery Channel. Por nada del mundo se lo vaya a perder. Yo sé lo que le digo.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV