El pozo de los deseos reprimidos

Del Mundial al terror

Yo sé que la gran nota en materia de televisión para hoy tiene que ser, necesariamente, lo que pasó ayer en las últimas transmisiones del Mundial de Brasil 2014.

Y estamos hablando lo mismo de la gran final que de la despedida de los trabajos especiales de decenas de televisoras.

Por supuesto que vi todo lo que pude pero, me da mucha pena tener que decírselo, por cuestiones de cierre de edición no le voy a poder publicar nada hasta mañana.

Y es que tampoco lo quiero saturar de mundial de futbol, mundial de futbol y mundial de futbol.

Ya bastantes críticas le compartí durante las primeras semanas de la Copa del Mundo, a un ritmo de 10 por día, como para, encima, seguirle ofreciendo pan con lo mismo.

Mañana, con mucho gusto, cerraremos el Mundial. Hoy quisiera hacer algo que nunca hago.

¿Qué? Volverle a escribir de una serie de televisión que no ha terminado su primera temporada.

¿Por qué si hay tantas cosas que se podrían criticar? Porque es verdaderamente magistral, la gran sorpresa de 2014, el título que nadie se debe perder bajo ninguna circunstancia.

¿Y cuál es esa serie? Penny Dreadful. ¿Quién la produce? La casa Showtime (Dexter). ¿Qué canal la está transmitiendo? HBO.

¿Cuándo? En diferentes momentos de la semana. Le recomiendo consultar la guía electrónica de su sistema de cable o de antena directa al hogar para que encuentre el horario que mejor se le acomode. 

En el remoto caso de que usted, con tanto futbol y con tantos programas, no la conozca. ¿Qué es? ¿De qué trata?

Es una serie de terror ambientada a finales del siglo XIX, principios del XX, que cuenta las aventuras de una serie de personajes enigmáticos que buscan a una chica desaparecida.

¿Y? ¿Qué tiene eso de interesante? Todo, porque la búsqueda es solo un pretexto. ¿Para qué? Para jugar con algunos de los mejores elementos del terror de todos los tiempos.

¿Entonces esto es como American Horror Story? No y con todo el dolor de mi corazón le debo decir que es superior, porque mientras que American Horror Story es televisión de paga regular, Penny Dreadful es televisión premium.

¿Qué significa esto? Una combinación de producción de alta calidad con lo más libre y creativo a la hora de hablar de sexo, drogas, política, religión, escenas de acción, sangre y violencia.

¿A qué me refiero cuando le digo que Penny Dreadful juega con algunos de los mejores elementos del terror de todos los tiempos?

A que sus responsables tomaron a muchos de los más importantes personajes del cine clásico de terror como Drácula, Frankenstein y la Momia.

Pero no solo eso, los combinaron con algunos de los más poderosos personajes de la literatura universal, como Dorian Gray, y los enriquecieron con todo lo que se puede decir y hacer ahora.

El resultado es una bomba que demuestra la vigencia de eso que ha asustado a la humanidad desde hace décadas, siglos, y que nos pone a pensar en nuestras miserias, en nuestros temores y en esos monstruos que todos llevamos dentro y que en cualquier momento podrían brotar.

No, no se imagine una mutación de referencias como Grimm o un experimento como la película La liga extraordinaria.

Esto es arte y tan lo es que desde el título hasta el desarrollo de sus capítulos usted va a encontrar un homenaje a todos esos espectáculos de antaño que por ser de terror, de terror popular, de terror del bueno, nunca fueron reconocidos por las buenas conciencias.

Como el Penny Dreadful, que eran cierto tipo de revistas como el Alarma, pero con historias inventadas, muy populares en la Inglaterra del siglo XIX.

O como el Grand Gignol, que era una clase de teatro, muy estridente, que se hacía en la Europa de aquellos años donde la gente morbosa iba a ver obras de asesinatos, tripas y cosas peores.

A mí esta serie me conmueve mucho, porque tiene todo lo viejo, pero también todo lo nuevo, y porque cuando uno piensa que la acción se va a ir por un lado, se va por otro.

Hasta el día de hoy y a pesar de que hubo un capítulo completo dedicado a contar el pasado de la gran protagonista femenina de esta historia, esta mujer por ejemplo, sigue siendo un misterio suculento.

Comienza siendo una médium, luego crece al nivel de una villana, más tarde se transforma en una víctima, pero parece que está poseída, pero no.

La cosa es que todos quieren con ella, comenzando por el mismísimo Satanás y acabando por nosotros, el público. ¿Por qué?

Ni caso tiene que le recuerde que atrás de este título hay actores, escritores, productores y directores famosos por ser y hacer lo mismo películas de James Bond que maravillas en cine y televisión como El orfanato, American Beauty, The Tudors y The Hollow Crown.

Si a usted le gusta la buena televisión, el espectáculo y el terror, no se puede perder este título. Por favor, luche por verlo. Le va a encantar. De veras que sí. 

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV