El pozo de los deseos reprimidos

"Muchacha italiana viene a casarse"

No cabe duda, hay cosas que nunca pasan de moda, como los clásicos, especialmente en la televisión.

¿Por qué se lo digo? Por el estreno de Muchacha italiana viene a casarse, la nueva producción de Pedro Damián (Rebelde) que desde el lunes pasado se transmite a las 16:15 por El Canal de las Estrellas.

Como usted seguramente sabe, esta emisión es el remake número mil de una telenovela muy exitosa de principios de los años 70 que, a su vez, estaba inspirada en una famosa radionovela todavía más vieja.

¿Cuál es la nota? No, no es el refrito, es el hecho de que algo que fue diseñado para satisfacer las necesidades de entretenimiento de un público de hace tantos años siga funcionando.

¿Y por qué no es el refrito? Porque, por favor, el mundo vibra hoy más que nunca al ritmo de los remakes.

¿O qué, a usted se le hacen muy nuevas las historias de Batman, Supermán, Drácula, Maléfica, Alien y StarWars?

Hoy, más que nunca, sería una estupidez atacar a Televisa por desempolvar las mejores emisiones de sus archivos. Al contrario, qué bueno que están en tendencia.

Pero, independientemente de esto, ¿qué es lo que más llama la atención de este lanzamiento? Yo creo que el hecho de que su productor sea Pedro Damián.

No necesito recordárselo, Pedro es el gran experto en televisión juvenil de todo México. ¿A usted no le hace ruido que un proyecto como éste se lo hayan dado a él?

Le voy a decir la verdad. A mí, al principio, cuando no había visto nada, sí. Ahora, que estoy viendo su trabajo en pantalla, no.

Estoy convencido de que esto es lo mejor que les pudo haber pasado tanto a esta historia como al señor Damián.

La razón es muy simple: Pedro le está inyectando una deliciosa frescura a este clásico y Muchacha italianaviene a casarse le está dando a este productor una fortaleza estructural que era necesaria que obtuviera.

¿Resultado? Una de las telenovelas mexicanas más completas de los últimos años.

Ver Muchacha italiana viene a casarse hoy es una de las experiencias más recomendables para el público de la televisión abierta nacional e internacional, una obligación para los amantes de las telenovelas.

Pero, ojo, le necesito hacer una aclaración: este melodrama pertenece al subgénero de los cuentos de hadas.

Si usted está esperando Breaking bad, El capo o La reina del sur, me temo que va a necesitar algo más que ayuda psicológica para superar el trauma.

Pero no sabe usted qué cuento de hadas tan más exquisito, como para verlo con los niños, como para verlo con los abuelitos. Muchacha italiana viene a casarse es una cosa tan hermosa que usted la tiene que vivir. Punto.

Ni caso tiene que le hable del privilegio que tuve de ver, en su momento, la versión con estrellas del tamaño de Angélica María, Ricardo Blume, María Rubio y Sylvia Pasquel.

Sería de muy mal gusto. Usted sabe, el viejo truco de la tercera edad: todo lo que yo vi era bueno, todo lo que tú estás viendo es malo. ¡Qué flojera!

Lo que sí hay que agradecerle a la versión de hoy es que sus responsables hayan tenido el detalle de invitar al inmenso Ricardo Blume, que era el galán de la adaptación de los años 70, a hacer una participación especial en este concepto.

Igual, qué bonito es volver a escuchar el legendario tema musical de la Muchacha italiana viene a casarse, que yo conocí en mi infancia, en la Muchacha italiana viene a casarse que ahora están conociendo los niños del siglo XXI.

Son pequeños grandes detalles que en lugar de confrontar, hermanan.

A mí me está gustando mucho esta telenovela. No puedo creer la belleza de sus locaciones, la hermosura de su musicalización, la grandeza de su elenco y, lo más importante, el momento de paz que, como televidente, me regalan después de haber visto algo tan grotesco como el programa de Laura Bozzo.

Livia Brito es una diosa. La amo. Con su personaje de Fiorella se va a consagrar a escala mundial. De mí se acordará.

José Ron es el nuevo mega-galán de México. Su trabajo aquí es impecable y en unos cuantos años se los van a estar peleando en Hollywood.

¿Qué le puedo decir de los demás? Tenemos a puro figurón como Isela Vega y Enrique Rocha al lado de lanzamientos estratégicos como el de Ela Velden (Gianna).

¡Ni modo que le diga que están mal! Se van a comer el rating. Si quieren, van a durar ahí como cuatro años.

Y lo más lindo es que nos van a volver a hacer soñar con un tipo de telenovela muy específico, muy dulce, blanco, inocente que, a pesar de joyas como La gata, ya se nos estaba olvidando hacer.

Por lo que más quiera en la vida, échele un ojito a Muchacha italiana viene a casarse.

Yo no sé si usted vio o no vio alguna de sus decenas de adaptaciones en el pasado. Lo que sí sé es que si usted ama las telenovelas, este trabajo le va a fascinar tanto como a mí. Se lo garantizo. ¡Felicidades!

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV