El pozo de los deseos reprimidos

Crítica al estreno de 'Los protagonistas'

Antes de leer esta columna, le suplico que lea la de ayer. Están relacionadas. Al final lo entenderá. ¡Gracias!

El lunes se estrenó, a las 23:00 por Azteca 13, Los protagonistas, y yo sí quiero que lo desmenucemos lo más que se pueda.

¿Por qué? Porque el horno no está para bollitos.

La percepción que existe en México del negocio de la televisión abierta es cada vez peor y Tv Azteca, que es la casa productora con más experiencia en periodismo deportivo de alto impacto, no se puede dar el lujo de fallar.

Los protagonistas tienen que ser un cañonazo. Punto.

Vámonos a lo básico. ¿Qué es Los protagonistas? Un refrito, sí, como los de las telenovelas, pero en otro género.

Supongamos que usted jamás lo había visto, que no conoce los antecedentes de este concepto, que no le importa. Se vale.

¿A usted le interesa abonarse a un programa de deportes que se llame Los protagonistas? Medítelo con frialdad.

¿En qué piensa si le digo Los protagonistas? Supongo que en algo monumental.

¿Qué es lo que esperaría ver ahí? Obviamente o a los protagonistas del deporte o a los protagonistas del periodismo deportivo nacional e internacional.

¿Es eso lo que este proyecto nos ha estado regalando? ¿En qué momento han desfilado por ahí los meganombres del deporte?

¿A qué hora los entrevistaron? ¿A qué hora los enlazaron aunque hubiera sido por teléfono?

¿Son los conductores de esta emisión los protagonistas del gran periodismo deportivo?

¿Yo me paro en un estadio, digo Rebeka Zebrekos y los jugadores tiemblan de pánico ante la posibilidad de que esta señora los despedace?

Tenemos un problema.

Sí, es hermoso que Azteca 13 esté recuperando sus marcas y que esté corrigiendo ese penosísimo error de haber mandado a Azteca 7 sus programas de deportes con producciones tan mediocres como Deporteando, pero ya no estamos en los años 90.

En aquel entonces, en la época de oro de Los protagonistas, solo había de dos sopas y como la de Televisa Deportes estaba entregada a ciertos esquemas, la única que brillaba era la de la primera Televisión Azteca, la que dirigía José Ramón Fernández.

Pero hoy, en 2016, tenemos 400 programas deportivos de distintas clases, en 14 mil plataformas diferentes, a todas horas, en cualquier cantidad de dispositivos.

Cuando llegamos a las 23:00, a la nueva versión de Los protagonistas, ya sabemos todo lo que teníamos que saber de deportes.

Contésteme las siguientes preguntas con honestidad:

Juntando las transmisiones del lunes y del martes, ¿qué nos dio este título que no nos hubiera dado nadie?

¿Qué noticias ofreció que marcaron la agenda de todos los medios?

¿Cuáles fueron sus exclusivas, sus reportajes de investigación, sus entrevistas especiales? ¡Cuáles!

Ahora, a lo mejor usted me dice: Álvaro, es que no se trata de la información, se trata de los comentarios. ¡Perfecto!

¿Qué comentarios se hicieron en los primeros dos días de transmisión de Los protagonistas que conmocionaron a la opinión pública?

¿Qué críticas se realizaron que trascendieron, que marcaron, que provocaron algo? Nada. Ninguna.

Me queda claro que Antonio Rosique es un gran líder y que Carlos Guerrero, Omar Zerón y Rebeka Zebrekos son elementos con inteligencia, carisma y futuro.

E igual, como público le agradezco profundamente a Tv Azteca que le esté dando la oportunidad de brillar a gente nueva, buena y preparada. ¿Pero y lo demás?

Los protagonistas es un programa de periodismo deportivo, no una sucursal de Venga la alegría (que en su esquema se merece todo mi respeto) donde se puede poner a los conductores a jugar a ver cuánto pueden improvisar en 60 segundos porque se supone que eso es muy ingenioso y divertido.

Los programas de periodismo deportivo dan notas. Si Los protagonistas no da nota, no sirve por más mal que esté su competencia en El Canal de las Estrellas. Punto.

Es como si estuviera hecha por cuatro manos diferentes. El estudio, sí, muy bonito, con buenos recursos virtuales. El director, sí, manejando con un ritmazo bárbaro a los conductores.

Pero a la hora de la información tenemos o pan con lo mismo o secciones de color como el Libro mágico o el muy cuestionable recurso de las chicas buenonas para cerrar arriba.

Esto es un caos donde lo que debería importar, que es el periodismo deportivo, es lo que menos importa.

¿A usted le gustó el estreno de Los protagonistas? Yo tengo miedo. El horno no está para bollitos y esto tiene que ser un cañonazo. Punto.

¿Por qué le pedí al principio de esta columna que leyera la de ayer? ¿Por qué repetí tantas frases y palabras?

Porque a Televisa y a Tv Azteca, a pesar de sus rencores, les está pasando lo mismo.

Quieren volver a ser grandes pero en lugar de poner el acento en donde lo tienen que poner, se están olvidando de la verdadera esencia de las cosas. ¿O usted qué opina?

@AlvaroCueva