El pozo de los deseos reprimidos

Desde Londres con amor

Yo sabía que la BBC hacía la mejor televisión pública del mundo y que era una casa productora extraordinaria. Ahora no solo lo sé, lo viví.

Tuve el privilegio de hacer un largo viaje de trabajo al corazón de sus instalaciones en Londres y de cubrir su Showcase 2015 en la ciudad de Liverpool.

Estamos hablando de la feria de contenidos, creados por una sola marca, más grande de todo el planeta, de un evento que dura muchos días y que ocupa todo un centro de convenciones.

A él acuden más de 750 compradores entre televisoras y sistemas de distribución en línea de más de 100 países y territorios de los cinco continentes.

Hay exhibiciones, presentaciones, talento, talleres, tecnología, demostraciones, conferencias, negociaciones, áreas de monitoreo y fiestas temáticas.

Es importante que usted sepa esto porque muchos de los programas que ve en diferentes ventanas, desde Netflix y los canales de paga hasta señales abiertas y las estaciones públicas, vienen de BBC.

Estos señores son los grandes proveedores de contenidos del planeta y trabajan lo mismo series y miniseries que especiales, documentales y proyectos vinculados a la naturaleza.

Van del drama a la comedia, de los dibujos animados a la historia, del arte a los animales, de las noticias a la fantasía, de los reality shows a los concursos y de los productos enlatados a la venta de formatos.

Mientras duró el evento, vi toda la televisión que pude.

Charlé lo mismo con estrellas como Johnatan Pryce, David Hasselhoff y los Backstreet Boys que con escritores y productores de títulos como Wolf Hall, Sherlock y Doctor Who.

Además de todo lo que pude platicar con diferentes ejecutivos sobre su manejo del trabajo periodístico y sobre lo que viene de aquí a 2016.

Es un mundo tan diferente al nuestro, tan profesional, tan comprometido.

Para ellos lo más importante es el público, a quien aman y respetan.

Como la gente en Reino Unido está muy atenta a lo que pasa con sus impuestos y como BBC vive de ellos, hay rigor y transparencia en todo.

Y cuando le hablo de rigor, no le hablo de causas, de valores ni de cosas subjetivas. No, le hablo de ideas y emociones que se miden científicamente.

Estos señores tienen, entre muchas otras cosas, un dispositivo que mide lo que el televidente va sintiendo mientras mira la pantalla para saber, de verdad, qué funciona y qué no, en qué segundo, de qué escena, de qué programa.

Yo lo vi y lo usé. Fui medido. No sabe usted qué invento tan más impresionante y tan superior al sistema de ratings que rige nuestra existencia.

Lo de la transparencia también es espectacular. Los contribuyentes británicos saben cuánto cuesta cada cosa de cada uno de los títulos de la BBC, además de los sueldos exactos y de las cuentas de gastos de cada uno de sus trabajadores.

Es televisión pública, pero una televisión pública muy distinta a la nuestra.

BBC goza de absoluta libertad editorial. Por lo mismo, cuestiona hasta a las más altas autoridades de su país, ya no se diga a religiones o a marcas comerciales.

¿Cuántos canales públicos hacen lo mismo en México? ¿Cuántos privados?

A mí, lo que me encanta, es la visión global de BBC. Para ellos, que viven de los ciudadanos de Reino Unido, sería muy fácil hacer una labor local, exclusiva para los británicos.

Pero no, ven hacia todas partes, llevan su cultura, que se manifiesta a través de la televisión, a todos los rincones del mundo, y en algunas regiones, son la única opción periodística que existe.

Muchas noticias de muchos países no se conocerían si no fuera por BBC. Aquí hay un legado monumental y una inversión gigante.

El centro de noticias de BBC es de dimensiones descomunales. Son cientos, miles de personas colocadas estratégicamente en varios pisos para ir reportando las notas tanto en televisión como en radio e internet, en todos los idiomas que usted se pueda imaginar.

¿Qué tiene en común esto, que tiene que ver con el área de noticias, con el resto de las producciones de esta institución como las series y los documentales?

Que en todos los casos de lo que se trata es de darle contenidos de calidad a la gente, de contarle buenas historias, de dar más.

Regreso a México muy conmovido al constatar que todavía hay profesionales de la televisión comprometidos al extremo, hombres y mujeres dispuestos a dar lo mejor de sí mismos por las audiencias.

Y, lo más bonito, que piensan en grande y que hacen en grande, para todo el planeta, para usted y para mí.

Poco a poco le iré compartiendo más información de este viaje y de títulos que se van a ir presentando en muchos lugares.

Hoy, lo que quiero es decirle que la televisión todavía tiene esperanzas y que esas esperanzas están en BBC.

¡Muchas gracias, señores, por el honor de haberme permitido aprender de ustedes! ¡Muchas gracias por invitarme a su Showcase!

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV