El pozo de los deseos reprimidos

Llega "Constantine"

Este 2014 ha sido un año muy generoso en materia de superhéroes.

Independientemente de las caricaturas, en la otra televisión, en la que se hace con actores de carne y hueso, por todos lados, a todas horas, hay una serie con esta clase de personajes.

Si no es Gotham es Forever, si no es The Flash es Arrow, si no es Marvel’s Agentes of S.H.I.E.L.D. es Misfits, si no es Alphas es Human Target, por mencionar solo unos cuantos títulos más todo lo que venimos arrastrando de otras décadas.

Me queda claro que las series de superhéroes dejaron de ser un subproducto de segunda para convertirse en parte fundamental de los más importantes canales de televisión de todo el planeta.

Como me queda claro, también, que el mundo se la está pasando tan, pero tan mal, que la gente está buscando con desesperación esta clase de contenidos.

¿A usted no le gustaría tener algún superpoder que lo ayudara a salir adelante?

¿A usted no le encantaría que en medio de todas estas crisis políticas, económicas y sociales apareciera algún justiciero encapuchado que acabara con el mal y que nos devolviera la paz y la felicidad?

Siempre es mejor creer en superhéroes, ya sean hombres o mujeres, que en asesinos. Siempre es mejor volver a creer, a soñar, a tener esperanza.

Definitivamente, no es casualidad todo esto que está pasando en la televisión.

Yo no creo que sea una coincidencia que hoy, como nunca en la historia del entretenimiento global, tengamos semejante cantidad y variedad de series de superhéroes.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque esta noche va a ocurrir algo importante, porque hoy, a las 22:00, por el canal Space, se va a estrenar una nueva serie sobre superhéroes.

¿Cómo se llama? Constantine. ¿Y cuál es la diferencia respecto al resto de las propuestas que tenemos en este momento en pantalla en ese sentido?

Algo que nos pega directamente a los mexicanos y a los latinoamericanos en general: la fe.

Constantine, el personaje, es un héroe que lucha contra los espíritus del mal, contra los demonios. Su concepción de la realidad es como la nuestra: muertos y vivos coexistiendo en una misma dimensión.

Solo que no todos los muertos están contentos con el lugar en el que habitan y quieren regresar al nuestro, invadir el nuestro.

Ahí es donde entra este señor que, además, es muy divertido, muy como somos los hombres y las mujeres del siglo XXI.

Como usted sabe, Constantine viene del cine, de los comics, de la cultura popular de otros tiempos.

Lo interesante es que, exactamente como ha estado ocurriendo con otros títulos similares, los responsables de adaptar este título lo corrigieron y aumentaron convirtiéndolo en algo mucho más real, factible.

El resultado es algo que, sin traicionar el espíritu del original, lo catapulta hacia nuevas perspectivas.

A mí me gusta mucho esta versión de Constantine, porque me recuerda otros grandes éxitos de la televisión de los últimos años como Supernatural (que ha sido muy maltratada por los programadores de los canales de los cables y de las antenas directas al hogar).

Por lo mismo me atrevo a decir que va a ser un cañonazo. Cuando usted vea el comienzo de esta serie, le va a gustar.

Pero conforme vaya avanzando la temporada y vaya descubriendo la manera como sus escritores consiguieron acercarla a otros mercados, como el juvenil y el femenino, se va a enamorar.

¿Y qué me dice de la producción o de los efectos especiales? Estamos ante algo muy espectacular, de altos vuelos, un proyecto que fusiona lo mejor de industrias tan aparentemente separadas como la del cine, como la de la televisión y como la de los videojuegos.

Esto vale como la mejor de las películas de entretenimiento que están en este momento en cartelera, como el más emocionante de los videojuegos y como la más profunda de las series.

Lo que más me gusta de Constantine es que está hecha en serio. Quien quiera se va a identificar con diferentes aspectos de la psicología de su protagonista.

Y es que, finalmente, ¿qué tan condenados al infierno estamos los hombres y las mujeres de 2014? ¿Qué tanto queda de nuestra alma como para que nos podamos salvar?

¿Vale la pena salvar nuestra alma en la actualidad? ¿Por qué? ¿Para qué?

Luche por ver el inicio de Constantine esta noche en punto de las 22:00 por Space y no olvide consultar la guía electrónica de su sistema de televisión de paga, porque también va a estar disponible en alta definición, en otro horario, en el canal Space HD.

Por cierto, si lo que usted anda buscando son buenas opciones para ver en la televisión este fin de semana, por nada del mundo se vaya a perder mi videoblogSurtido rico de esta tarde en Milenio.com.

Le tengo una sorpresa muy especial sobre algo que yo sé que le va a parecer irresistible y que lo va a dejar con la boca abierta. De veras que sí. ¡Lo espero!

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV