El pozo de los deseos reprimidos

Entre Jesús y "The Walking Dead"

Qué gran noticia: Fox va a transmitir el final de la quinta temporada de la serie The Walking Dead exactamente el mismo día de su transmisión en Estados Unidos.

¿Sabe usted lo que esto significa? Un golpe maestro para la piratería, una demostración de que, cuando se quiere, se puede.

Por favor no se vaya a perder esta transmisión especial de 90 minutos este domingo 29 de marzo a las 22:00. ¡Va a ser épica!

La quinta temporada de The Walking Dead ha sido, definitivamente, la mejor de todas y en el desenlace de este fin de semana vamos a ver cosas que, le juro, nos van a marcar.

¿En qué me baso para decirle que la quinta temporada de esta joya es la mejor si desde que comenzó no nos hemos parado de sorprender?

Lo digo, porque, si usted analiza con cuidado los más recientes episodios de este proyecto, descubrirá que ahora sí estamos hablando de algo más, de una serie capaz de llevarnos del terror a la poesía, de televisión premium, pero por la que no hay que pagar extra. ¡Guau! ¡Gracias!

Más tarde, en milenio.com, en Surtido rico, voy a profundizar en este asunto.

Yo, lo que quiero, es que se dé cuenta de la maravilla de serie que tenemos en pantalla.

The Walking Dead es una cachetada con guante blanco para todos aquellos que desprecian la cultura popular.

Es demostrar, con muy pocos elementos, que hasta los personajes más despreciados de las historietas y las películas de terror son capaces de alcanzar niveles de arte.

Yo no creo que sea casualidad que tantas personas, en tantos países, estén cautivadas por esta emisión que ha conseguido lo que ninguna.

¿Qué? Desde la representación simbólica de nuestros peores miedos, de nuestro más grandes temores, hasta la organización de marchas de gente disfrazada como zombis en puntos estratégicos como la Ciudad de México.

The Walking Dead es un referente que sin necesidad de política, de desnudos o de pretensiones como de cine independiente, está marcando a una generación que jamás la va a olvidar.

Es la más grande prueba de que, a pesar del éxito de los sistemas de distribución de contenidos en línea como Netflix, siempre habrá títulos lo suficientemente poderosos para convocar a las multitudes a ver sus transmisiones a la antigüita.

Por nada del mundo se vaya a perder el final de la quinta temporada de The Walking Dead este domingo por Fox. Después váyase de vacaciones de Semana Santa. Antes, no.

 ¿QUIÉN LO MATÓ?

Otra gran apuesta para este fin de semana es ¿Quién mató a Jesús?, una película especial para televisión tan, pero tan buena, que no la puedo creer.

¿Por qué? Porque cuando hablamos de Jesús casi siempre se hace igual, desde una perspectiva demasiado densa o demasiado tediosa.

Esto es otra cosa, un espectáculo de verdad, un concepto ideal para ver este 29 de marzo independientemente de que vayamos a estar o no en Domingo de Ramos.

No se trata de hacer divulgación religiosa, ni periodismo de investigación ni de volver a contar lo que millones de personas ya nos sabemos de memoria.

Se trata de contar una historia distinta, de convertir La pasión de Cristo en una novela negra, en una experiencia como de videojuego en la que el público va a participar.

¿Cómo? Reflexionando sobre quién tuvo la culpa de que Jesús haya muerto.

A ver, piénselo detenidamente. ¿Quién fue? ¿Quién lo mató? ¿Qué persona? ¿Qué instancia? ¿A partir de qué momento?

Si le quitamos el componente religioso, vamos a encontrar una historia tremenda.

¿Jesús quería morir? ¿Debía morir? ¿Él mismo se encargó de provocarlo todo?

¿Quién comenzó a fraguar su asesinato? ¿Sus enemigos políticos? ¿Sus rivales del mundo de la religión?

¿Hasta dónde podemos odiar a Judas? ¿Qué tan inteligente o qué tan cobarde fue Poncio Pilatos? ¿Había alguien más aquí? ¿Quién?

Bueno, a partir de estos cuestionamientos, dos escritores de Estados Unidos construyeron una novela francamente apasionante, que fue la base de esta película.

Pero, por favor, no se imagine usted cualquier película. No, estamos hablando de una superproducción filmada íntegramente en el desierto de Marruecos y estelarizada por figuras como Stephen Moyer de True Blood y Kelsey Grammer de Boss.

Por razones de espacio no le voy a acabar de contar quiénes más participan en este proyecto, pero son estrellas que usted va a reconocer de inmediato.

Esto sin contar con la participación de más de 4 mil 500 extras y con un montón de valores adicionales que convierten a este título en uno de los lanzamientos más valiosos de la temporada.

¡Qué tan importante será esta cinta que se va a estrenar aquí al mismo tiempo que en otros 171 países!

¿Quién mató a Jesús? es, para acabar pronto, un ejercicio mediático como ¿Quién mató a Kennedy?, pero aplicado a la vida de Jesús.

Luche por verlo este domingo a las 21:00 por NatGeo. Le va a encantar.


alvaro.cueva@milenio.com