El pozo de los deseos reprimidos

¡Felicidades, maestro!

A lo mejor usted no lo sabe, pero hoy el mundo vibra al ritmo de los programas de cocina.

Algunos de los títulos más fabulosos y más exitoso de la televisión abierta, de paga y hasta de internet de puntos como Londres, Nueva York, Tokio, Madrid y Buenos Aires tienen que ver con comida.

Hace mucho tiempo que la televisión gastronómica dejó de ser un asunto frívolo, estúpido o exclusivo de un solo sexo.

Muchos de los programas de cocina que se están haciendo en este momento en el planeta entero tienen tanta audiencia o más que el más morboso de los reality shows.

Tienen tanta influencia o más que el más elaborado de los noticiarios, tienen tanto entretenimiento o más que la más divertida de las series, de las caricaturas o de las telenovelas.

Sí son un tema que se tiene que estudiar, porque en este país tan dominado por el odio, la pose y la doble moral todavía existe la creencia de que esta clase de contenidos no funcionan, que no le interesan a nadie o que solo sirven como secciones de relleno para venderle anuncios a ciertas marcas.

¿Qué es lo que está pasando en el mundo como para que ahora pesen tanto los programas gastronómicos? ¿Qué nos está tratando de decir la sociedad? ¿Qué nos está tratando de decir la gente?

Sea lo que sea México es potencia internacional en la exportación de talento para esta clase de emisiones.

Muchos de los mejores personajes gastronómico-mediáticos de los cinco continentes son mexicanos y uno de ellos acaba de estrenar un programa francamente sensacional.

Por supuesto, me refiero al maestro chocolatero José Ramón Castillo y a su enorme 3 minutos chocolate que se lanzó hace algunos días por el canal FOXLife.

¿Quién es José Ramón Castillo? Usted, como yo, seguramente lo conoce desde hace mucho tiempo.

Es el más grande artista del chocolate de nuestra nación. Un hombre admirable que ha luchado como nadie por reivindicar al cacao mexicano desde las plantaciones hasta la manera como usted y yo lo consumimos en casa.

Este señor es un héroe, un orgullo para México, referencia obligada en los más importantes festivales gastronómicos del planeta y autor de verdaderas obras maestras chocolateras como el bombón de taco al pastor y la trufa del fin del mundo.

En términos de televisión, millones de personas lo hemos seguido y gozado en cualquier cantidad de conceptos. En algunos ha cocinado. En otros ha viajado. José Ramón es grande. Punto.

¿Qué es 3 minutos chocolate? El mejor programa en su tipo que jamás se haya hecho en la televisión global.

¿En qué me baso para decir esto? En que no existe nada igual en ninguna otra parte, en que nadie más lo podría hacer o, al menos, nadie más lo podría hacer así, y en que en términos estructurales y de producción esto es increíble.

3 minutos chocolate se hace en estudio, en una cocina, pero en menos de media hora nos lleva por más de cinco preparaciones diferentes entre cocina dulce, cocina salada, bebidas, técnicas chocolateras y hasta reciclaje de alimentos.

Si usted es una persona común y corriente que no sabe nada de gastronomía, lo va a gozar y va a poder aplicar las cosas que aprenda viendo a José Ramón.

Si usted es un estudioso de la alta cocina y lo que anda buscando son contenidos elevados, los va a encontrar y los va a poder replicar en su escuela, en su tienda o en su restaurante.

3 minutos chocolate es un programa con todo para todos, pero sin dejar a un lado la parte del entretenimiento, el exquisito sentido aspiracional de esta clase de espectáculos y, lo más importante, el chocolate.

No sé usted, pero yo acabo de aprender en este programa a hacer una pasta al pesto con cacao que es una alucinación de sabor.

¿Y qué me dice de las barritas con frutos secos, de los bizcochos con crema de chocolate blanco servidos en frascos reutilizados o de los valores de producción?

Esto, sin ser un derroche, está bien hecho, es dinámico, se siente cuidado, se ve hermoso.

3 minutos chocolate es una mina de oro para cualquier televidente y para cualquier anunciante.

¡Y todas las recetas están gratis en la página de internet de FOXLife! ¡Y FOXLife ya forma parte de esa plataforma prodigiosa llamada FOXplay!

¿Cuál es la nota? Primero, que usted y yo ya podemos ver 3 minutos chocolate.

Segundo, que José Ramón Castillo no se detiene. Su carrera continúa en ascenso.

Tercero, FOXLife se acaba de anotar un gol. Como usted sabe, José Ramón era talento del canal El Gourmet. Ahora está en FOX.

Y cuarto, que El Gourmet sigue perdiendo a lo mejor de su gente. ¿Cómo es posible que se hayan quedado sin otro de sus rostros más emblemáticos? ¡Cómo!

Luche por ver 3 minutos chocolate de lunes a viernes a las 13:55 por FOXLife.

El mundo vibra al ritmo de los programas de cocina y éste es uno muy bueno que usted no se puede perder. Le va a encantar. ¡Felicidades! 

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV