El pozo de los deseos reprimidos

El dolor de ser gordo

Ser gordo es una maldición. Quienes hemos padecido esta enfermedad sabemos lo mucho que se sufre en lo físico y en lo emocional.

Y no nada más sufre uno, el dolor se extiende hacia todos aquellos que nos rodean, especialmente hacia nuestros hijos que crecen padeciéndonos, imitándonos.

Cuando uno es gordo, todo está mal: nuestra apariencia, nuestra autoestima, nuestra economía, nuestra vida íntima. ¡Toda nuestra relación con el mundo!

Y ni hablemos de nuestra salud, de nuestra presión arterial, de nuestro corazón, de nuestros riñones. ¡De todo nuestro cuerpo!

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque siempre me ha llamado la atención el hipócrita papel de nuestros medios de comunicación ante este problema que en el caso concreto de nuestro país alcanza niveles de verdadera epidemia.

Y es que, no nos confundamos, la obesidad no se combate haciendo un reality show de gordos una vez cada diez años ni retirando los anuncios de golosinas de los horarios familiares.

Si así fuera, explíqueme usted, por favor, por qué seguimos siendo un país de obesos, por qué nuestros niños están cada vez peor.

Cientos de personas se han quedado sin trabajo por culpa de esas inteligentísimas críticas sobre la televisión y la obesidad.

¿Y todo para qué? ¡Solo para alimentar el ego de un puñado de gente poderosa que se siente con la autoridad moral de decidir qué deben y qué no deben ver los demás!

La obesidad se combate con información, sensibilizando a las audiencias, educando a través del entretenimiento. El gran Miguel Sabido no me dejará mentir.

Por eso quiero felicitar a Discovery Channel porque esta noche, en punto de las 22:00 horas, en un admirable acto de congruencia editorial, sus directivos van a estrenar la primera versión mexicana de su exitosísimo y valiosísimo formato internacional Kilos mortales.

Por lo que más quiera en la vida, si usted tiene problemas con su peso, con su manera de comer o conoce a alguien que los tenga, véalo e invite a esa persona a que lo sintonice.

No hay manera de ver aquello y de no sentirse tocado en el corazón, de no querer cambiar.

Kilos mortales es un programa estadunidense que, a un ritmo de una historia por capítulo, va contando los casos reales de hombres y mujeres con obesidad mórbida que han conseguido adelgazar.

Desde el punto de vista de la producción, es un concepto muy profesional, porque por un lado está la parte médica, perfectamente bien asesorada para no decir mentiras, para no crear falsas expectativas.

Y, por el otro, está el seguimiento real de los protagonistas de cada uno de los episodios que integran las diferentes temporadas de esta serie.

Ojo, estos son meses, años, de trabajo, de pagar sueldos, de grabar material, de darle un sentido y siempre, sin perder la perspectiva de que esto debe entretener y educar. ¡Es todo un tema!

Pero lo más hermoso de Kilos mortales es lo que nos dice desde la perspectiva humana.

Pasar de gordo a delgado no es como dicen los infomerciales. No es nada ni fácil, ni rápido ni bonito.

Hay muchas maneras de adelgazar, pero incluso las que aparentan ser más sencillas, como las que vemos en este proyecto (que tienden a ser a base de diferentes operaciones), implican grandes trastornos.

Están los dolores físicos antes, durante y después de las cirugías, la lucha por cambiar hábitos alimenticios, la impotencia por querer hacer ejercicio y no poder.

Y luego está todo el tema psicológico, de depresiones, de ansiedad. Bueno, hay broncas hasta de identidad.

¿A dónde se fue el gordo? ¿Quién es esa nueva persona que aparece en los espejos?

¿Cómo se trabaja con eso? ¿Cómo se trabaja con la presión social, con las críticas, con las fiestas y con los fines de semana? ¡Cómo!

Pues todo esto y mucho más es lo que sale en Kilos mortales lo que lo que vamos a ver a partir de hoy tiene una ventaja adicional.

¿Cuál? Es México, son nuestras historias, nuestra gente. Y es que no es lo mismo ser una viuda obesa de Oklahoma que va de McDonald's en McDonald's a ser un taxista gordo, chilango, que vive en nuestra economía.

Créame, Kilos mortales México le va a mover el tapete como jamás se lo imaginó.

Y por si esto no fuera suficiente, cuenta con la participación del doctor José Bandera, uno de los mejores personajes mediáticos expertos en medicina de todo nuestro país a quien usted seguramente recordará por sus participaciones en Canal Once y Televisa.

¿Ahora entiende cuando le digo que le quiero dar las gracias a Discovery Channel?

No cualquiera se avienta un paquete de este tamaño. No cualquier cadena internacional tiene la humildad de compartir sus formatos con nosotros.

No cualquier canal de televisión, insisto, es capaz de hacer negocios con esta clase de contenidos.

Luche por ver Kilos mortales y luego platicamos. Le va a gustar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com