El pozo de los deseos reprimidos

Cuna de lobas

De todas las series que se han estado estrenando en los últimos días, hay una que, por diferentes circunstancias, no ha recibido la suficiente atención de la prensa especializada, pero que se podría convertir en algo importante.

Me refiero a Bitten, que se transmite los domingos por la noche en el canal SyFy.

¿Qué es Bitten? Una serie sobre hombres lobo.

¿Y? ¿Qué tiene esto de espectacular si, honestamente, el mercado está saturado de criaturas fantásticas y los hombres lobo han sido tocados hasta el hartazgo en títulos como Being Human, y Grimm? Que va por un lado completamente diferente. Aquí no estamos hablando de una fantasía erótica para adolescentes en brama como Teen Wolf ni de un personaje más para la colección de monstruos como en True Blood.

Estamos hablando de una nueva lectura de los licántropos, de una lectura femenina.

Sí, yo sé que en cine esto también ha sido más que abordado en cintas como Aullido y Feroz, pero, con toda la honestidad del mundo, le debo confesar que en televisión o no se había abordado bien o no se había abordado de una manera tan fantástica como en Bitten.

Lost Girl, que no era precisamente de mujeres lobo, por ejemplo, como que nos quedó a deber, como que pudo haber ido más allá y no lo hizo.

Por eso estoy fascinado. Esto es algo que necesitábamos, algo que teníamos que hacer.

¿Cuál es la historia de Bitten? En una primera lectura, la de una chica guapísima que a lo largo de su vida ha sufrido cualquier cantidad de horrores por ser diferente y que lo único que quiere es ser normal.

En una segunda, es la guerra entre diferentes manadas de lobos, donde una de ellas ha traicionado una especie de pacto de no agresión hacia los humanos y que, por lo mismo, ha puesto en peligro a todos los licántropos de Estados Unidos.

¿Quién será el traidor? ¿Por qué lo hizo? ¿Qué pretende? ¿Hacia dónde va a llevar a estas criaturas?

 Y en una tercera, esta emisión es un ejercicio de conspiraciones bastante interesante, porque donde uno cree que va a encontrar la paz resulta que se topa exactamente con todo lo contrario.

La vea por donde la vea, Bitten, en este momento de sus transmisiones, es altamente recomendable.

A mí me encanta la primera lectura, la de la búsqueda de la normalidad, porque me remite a otros ejercicios recientes de terror de alta calidad como Penny Dreadfull y American Horror Story.

Y es que, ¿qué es lo normal? ¿Quién le dice a usted que alguien, por ser diferente, está mal? ¿Quién nos garantiza que en la felicidad se encuentra en lo convencional? ¿¡Quién!?

Obviamente aquí, cuando hablamos de la característica que tiene la protagonista de esta serie de ser una mujer lobo, hablamos de algo simbólico.

Ser mujer lobo es ser una mujer superior, una mujer más inteligente, independiente, que se puede defender, que se sabe defender. 

Imagínese el conflicto de esta chica, imagínese la cantidad de espectadoras que se van a identificar con sus inquietudes.

Ahora, en medio de esto, la lectura de la guerra entre manadas de lobos no suena nada despreciable.

¿Sabe a qué me recuerda? A Secta de sangre (Kindred: The Embraced), una serie más o menos parecida que Canal 5 pasaba en los años 90, solo que ahí, en lugar de tener intrigas entre manadas de hombres lobo, teníamos el enfrentamiento entre diferentes clanes de vampiros.

Ver hoy esto en Bitten es como regresar un poco al pasado, volver al origen, una de las tendencias más marcadas, importantes y exitosas de la televisión nacional e internacional en este instante.

Lo de la tercera lectura se lo dejo de tarea. Creo que ahí va a estar la clave del éxito de esta emisión, en las revelaciones que se van a ir presentando con el paso de las semanas, en ese jugar con lo inesperado, con los sentimientos de la gente.

¿Quién es la protagonista? La canadiense Laura Vandervoort, la inolvidable Lisa de V, invasión extraterrestre, la querida Kara de Smallville.

Aquí está como pez en el agua. Será, porque estamos hablando de una serie que casualmente también es canadiense, o porque ella ha madurado bastante como actriz.

Pero hasta en las escenas en las que se tiene que quitar la ropa para transformarse en lobo detectamos algo que no habíamos visto en ella en ocasiones anteriores, como si se tratara de un antes y un después.

Si algo hemos tenido en las últimas semanas, han sido estrenos. Por favor haga un esfuerzo para, en medio de este caos, sintonizar Bitten los domingos por el canal SyFy.

Métase ya a la guía electrónica de programación de su sistema de televisión de paga para que encuentre el horario exacto de transmisión en su localidad.

Tengo la impresión de que le va a gustar, tengo la impresión de que esto se podría convertir en algo importante con el paso de los capítulos, con el paso de las temporadas. ¿A poco no?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV