El pozo de los deseos reprimidos

Criticando al Teletón

Hoy es 29 de noviembre, hoy comienza Teletón 2013. ¿Usted es de las personas que ama al Teletón? ¿Usted es de las personas que lo odia?

¿Por qué lo ama? ¿Por qué lo odia? Independientemente de cuáles sean sus razones, le voy a pedir que done, que establezca una diferencia entre lo que es Teletón, la fundación y Teletón el programa, y que me ayude a criticar a Teletón el programa.

¿Por qué le pido que done? Porque esto es de a de veras, porque en esos centros de rehabilitación se hacen milagros, porque toda la gente que trabaja ahí, desde su director general hasta el más humilde de los colaboradores, son seres humanos excepcionales y verdaderamente comprometidos con cada caso y porque esos niños nos necesitan.

Luego discutimos cualquier asunto que usted quiera alrededor de Teletón.

Yo ya estuve ahí, entendí muchas cosas, aprendí otras, conocí a los chiquitos, saludé a sus padres, recibí una cátedra de transparencia y lo único que le puedo decir es: done.

Atrévase a reconocer la magnitud de esta fundación, atrévase a celebrar que la tengamos aquí, en México, en nuestro México. Atrévase a abrir los ojos. Atrévase a ver.

¿Por qué le propongo que establezca una diferencia entre Teletón la fundación y Teletón el programa?

Porque son dos cosas completamente distintas, muchas personas las confunden y ahí comienzan los problemas.

Fundación Teletón es una institución a prueba de todo. Pasa desde las auditorías contables más sofisticadas hasta las evaluaciones tecnológicas de los países más desarrollados del mundo.

Es todo un tema, un orgullo nacional, una obra maestra de la responsabilidad social como no hay otra en ningún otro lugar.

Teletón, el programa, es otro asunto. Ahí lo mismo nos podemos extasiar con momentos exquisitos que nos podemos volver changos de la rabia, el asco y la decepción.

¿Por qué le solicito que me ayude a criticar a Teletón el programa?

Porque el mejor crítico de televisión que existe es usted, porque su opinión es la más importante, porque Teletón el programa es el rostro de Teletón la fundación, y porque entre más critiquemos a Teletón el programa mejor le va a ir a Teletón la fundación.

Criticar no es hablar mal de la gente, improvisar chistoretes o competir para ver quién se luce más o quién hace el comentario más grosero.

Criticar es provocar, invitar a los demás a poner la mirada en puntos en donde a lo mejor jamás lo harían, abrir el diálogo, mejorar.

Por eso hoy le voy a proponer un ejercicio diferente, le voy a dar una guía para criticar a Teletón, el programa, para que la utilice en las redes sociales, para que me mande sus comentarios y para que al final a todos nos vaya bien.

Usted sabe si es muy rudo, muy condescendiente, muy chistoso o muy serio. Lo importante es que vea la emisión y, al final, conteste lo siguiente:

¿Esta edición de Teletón fue mejor que la de 2012? ¿Por qué sí? ¿Por qué no? ¿Qué fue lo que tuvimos al aire que jamás habíamos visto? ¿Qué fue lo que faltó?

¿Fue un programa hecho como un mero requisito burocrático, un espectáculo predecible, tedioso o no?

¿Sentimos que Teletón 2013, como en ocasiones anteriores, fue un evento de una sola televisora o ahora sí nos quedó la sensación de que aquello surgió de muchos medios de comunicación unidos por una misma causa?

¿En esta edición se jugó con los menores de edad? ¿Se les faltó al respeto? ¿Se les agredió de alguna manera?

¿Fueron adecuadas las personalidades artísticas que participaron en Teletón 2013? ¿Hubo congruencia entre algo tan noble como Teletón y los artistas que cantaron, bailaron, actuaron y contaron chistes?

¿Volvimos a ver a chicas con poca ropa bailando como en table dance? ¿Volvimos a ver a comediantes de mala muerte distorsionando nuestro idioma y propasándose con los demás?

¿Qué clase de elencos de qué clase de producciones fueron los que nos pidieron nuestra colaboración? ¿Los de los programas basura? ¿Los de las emisiones más nocivas?

¿Qué fue lo que pasó con las dinámicas creativas? ¿Hubo alguna que no se entendiera? ¿Hubo alguna que no funcionara? ¿Hubo alguna, como cierta cámara escondida del año pasado, que hubiera podido ser malinterpretada?

¿Qué trabajo le gustó más, el de Teletón el programa de televisión o el de Teletón el programa de radio? ¿Por qué? ¿A quiénes deberíamos reconocer? ¿A quiénes deberían regañar?

Por último, ¿lo que usted vio en Teletón fue lo suficientemente bueno como para motivarlo a donar o no? ¿Qué fue lo que le dejó esta experiencia? ¿Qué fue lo que usted aprendió mirando esta emisión?

Si usted donó y aprendió algo nuevo, habrá valido la pena. Si no, malo el cuento.

¿Ahora entiende la importancia de participar? ¿Ahora entiende la importancia de criticar? Espero sus respuestas y Teletón sus donativos. ¡Vamos a dar! ¡Llegó el momento! ¿A poco no?