El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a '40 y 20'

Estoy fascinado con 40 y 20, la nueva serie de Gustavo Loza (Cloroformo) que desde hace dos semanas está disponible en Blim, el sistema de distribución de contenidos en línea (OTT) de Televisa.

¿Por qué no le había escrito antes de esto? Porque los programadores de Blim, en lugar de lanzar toda la primera temporada de este concepto de un jalón, hicieron algo diferente.

¿Qué? Aventaron tres capítulos la primera semana. Otros tres a la siguiente. Y, según yo, así se la van a llevar.

Yo, obviamente, sospeché y decidí esperar a ver el mayor número posible de episodios para poder evaluar.

¿Le digo la verdad? Valió la pena y antes de que algún listo quiera atacar a Blim porque Neflix siempre pone todos sus contenidos completos desde el primer día, le tengo noticias:

Hay series de Netflix que, por diferentes motivos, van entrando poco a poco como From Dusk Till Dawn. Cuidado.

¿Qué es 40 y 20? ¿Quiénes salen? ¿Por qué habría que verla?

40 y 20 es una serie humorística planeada en capítulos de media hora que, al parecer, está grabada como las famosas sitcoms de Estados Unidos.

O sea, en un escenario muy teatral y con público en vivo. Por tanto, de repente se cuelan las carcajadas espontáneas de la gente.

¿Por qué utilizo la frase al parecer? Porque esto se nota mucho en los primeros capítulos.

Después tiende a desaparecer, supongo que porque lo primero que vimos era una especie de piloto y porque cuando llegó la aprobación de los ejecutivos de Televisa cambiaron las condiciones de trabajo.

Y qué bueno porque hay veces en que las risas se escuchan tan alto que distraen, se oyen como si estuvieran grabadas, y esos es mala tele, tele vieja.

¿De qué trata 40 y 20? De las aventuras eróticas de un cuarentón divorciado que acaba de reconstruir su vida sentimental al lado de una veinteañera muy hermosa.

Este señor, como muchos hombres divorciados, atiende a su hijo los fines de semana.

¡Y qué cree! El chico y la veinteañera fueron compañeros de escuela y el muchacho también es un mujeriego de primera.

Por si esto no fuera suficiente, por ahí también están otros personajes como la trabajadora del hogar, la ex esposa, el galán de la ex esposa y una maestra que da clases particulares bastante especiales, y el resultado es una cosa chistosísima.

¿Sabe usted a qué me recuerda? A Doctor Cándido Pérez, a lo que hacía Mauricio Garcés, pero en un contexto actual, muy en Modern Family solo que aún mejor porque es a la mexicana.

Me encanta. No lo puedo decir de otra manera. Y como suscriptor de Blim he tenido el gusto de ver esto con otras personas y todos, invariablemente, acaban encantados con esta propuesta.

¿Sabe usted quién es el gran protagonista de esta serie? Jorge El Burro Van Rankin.

Sí, ya sé lo que está pensando, que El Burro, por sus antecedentes, es todo menos actor.

¿Quiere que le diga la verdad? Jorge está espléndido, es un gran actor cómico. Jamás me lo hubiera imaginado. ¡Qué agradabilísima sorpresa! ¡Qué revelación!

Lo acompaña Mauricio Garza como su hijo, un chavo a quien usted inmediatamente ubicará de algunas producciones de Argos como La patrona y El señor de la cielos.

Mauricio es tan bueno como Begoña Narváez, la sexy-esposa veinteañera del personaje principal, y como Luis Gatica, que hace una participación bastante especial.

¿Pero sabe quiénes se llevan la serie? Mónica Huarte y Michelle Rodríguez (no confundir con la estrella internacional del mismo nombre. Esta Michelle fue Polita en Amores verdaderos).

Mónica es una reina de la comedia, de lo mejor que tenemos en México y aquí, como la ex esposa del protagonista, usted la va a ovacionar de principio a fin.

Su personaje es tan de maldita, pero al mismo tiempo tan adorable, y está tan bien interpretado, que inmediatamente llamará su atención y más de una persona se va a identificar con su psicología.

Michelle, por su parte, se come vivo a todo el elenco porque tiene su propio tono, su propia manera de comunicar con todo el cuerpo y es profundamente encantadora, más o menos como la gran María Luisa Alcalá en Doctor Cándido Pérez.

En resumen, si usted estaba buscando una comedia mexicana nueva, fresca y agradable, ya la encontró aunque Blim debería perfeccionar algunas cuestiones.

¿Como cuáles? Como la notificación a sus suscriptores de que esto va a ir creciendo semana a semana y como la aclaración de que no es una producción propia de esa OTT. Es una serie de Televisa que al rato veremos en otro lado.

Sí es fundamental aclarar esto para que no haya malos entendidos como con El hotel de los secretos y para que las audiencias que esperan algo muy de esta clase de servicios, con drogas, groserías y desnudos integrales, no se vayan a decepcionar.

Entendiendo esto, lo demás llegará solo y todos seremos más felices. ¿O usted qué opina? 

@AlvaroCueva