El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a lo nuevo de 'The Walking Dead'

Ya vi el capítulo uno de la nueva temporada de The Walking Dead y todavía no me repongo.

¿Por qué? Porque no es bueno, tampoco buenísimo, es lo más espectacular que han visto mis ojos en mucho tiempo.

Si usted pensaba que las escenas de los dragones de Game of Thrones eran increíbles, era porque no había visto esto.

Es superior no solo a lo que se está haciendo en televisión, a lo que se está haciendo en cine.

Me sentí en una superproducción de Hollywood tipo Avengers, Star Wars o Man of Streel. ¡Es la cúspide de la locura! Un nivel de producción francamente epopéyico.

Como las películas de Cecil B. DeMile, con 14 mil extras onda Los diez mandamientos, El rey de reyes o El espectáculo más grande del mundo, pero con zombis.

Nada más la escena uno de ese episodio es como para ponerla ya en las antologías de lo mejor de la televisión de todos los tiempos.

Jamás había visto algo así y mire que si algo he visto ha sido televisión.

Son zombis, zombis, miles de zombis, pero de una perfección bárbara, infinitamente superior a los de las temporadas anteriores, y tráilers, y un punto muy específico en la naturaleza, y balazos, y gritos y explosiones.

¿Y los humanos? Cada vez menos, cada vez más débiles, indefensos, desesperados.

Estamos ante algo imperdible, ante algo en lo que vale la pena invertir.

¿A razón de qué le digo esto? A razón de que por primera vez en todos estos años vamos a poder ver el estreno de una temporada de The Walking Dead, como un evento especial, de única vez, al mismo tiempo que en Estados Unidos y sin cortes comerciales a través del canal Fox1.

Ojo, no es el canal Fox, es una señal premium que forma parte del paquete FOX+, un conjunto de canales por el que hay que pagar un poco más, pero ante la magnitud de este lanzamiento, más otras maravillas que se están transmitiendo ahí, vale la pena.

La cita es este domingo a las 20:30. Y usted tiene tiempo suficiente para llamarle a su operador de cable o de antena directa al hogar, cotizar y contratar.

Ahora, si lo suyo no es formar parte del distinguido grupo de personas que van a ver esto en lo que promete ser un acontecimiento, el canal Fox, el del paquete básico, el de siempre, lo va a pasar el lunes 12 de octubre a las 22:00.

Y a partir de ahí, toda la temporada se podrá ver religiosamente los lunes por Fox.

Qué dilema, ¿verdad? ¿Esperar o no esperar? ¿Mirar, gritar y comentar en las redes sociales o enterarse de todos los detalles mirando y escuchando lo que los privilegiados digan en Twitter y Facebook?

¿Qué le puedo decir de la temporada seis de esta joya sin venderle trama?

Que se nota la experiencia, que se nota que los responsables de esta serie se quieren comer al mundo, que quieren competir, que le quieren quitar las audiencias a todos los demás.

Por eso es muy importante que usted mire este lanzamiento desde el primero hasta el último de sus segundos.

No estamos hablando de un capítulo cualquiera. Es un episodio con una estructura sofisticadísima donde viajamos por el futuro, el pasado y el presente.

A mí me hizo levitar de placer, porque en el contenido dice unas verdades como para aplicarlas ya a nuestros peores conflictos sociales y personales.

Y porque rescata uno de los recursos más sagrados de la primera televisión: el blanco y negro.

¿Hace cuánto que usted no miraba televisión en blanco y negro? En cine, de repente, uno que otro director ha estado trabajando con este recurso para acentuar emociones, cuestiones estéticas.

Pero como la televisión luchó durante décadas por dejar de producir en blanco y negro para pasar al color y de ahí saltar a la alta definición, a todo el mundo le daba miedo retomarlo.

No fuera a ser que la gente se decepcionara, que lo sintiera viejo.

Bueno, los señores de The Walking Dead lo retomaron y el resultado es de una belleza sublime.

Precisamente, la misma belleza de las novelas gráficas en la que está inspirada este concepto, la misma belleza de La noche de los muertos vivientes y de todos los primeros clásicos de zombis de la historia de la humanidad.

Por favor, cuando esté mirando aquello, no deje de observar lo que pasa con los humanos, con lo que dicen, con lo que se hacen.

Es de una profundidad que asusta, porque, como bien señalan en ese episodio, todos somos asesinos.

Cuando lo vea, lo comprenderá y lo asociará lo mismo con las grandes historias de la literatura infantil como El flautista de Hamelin que con las peores noticias que han estado saliendo en los periódicos en los últimos años, incluyendo las de México.

Luche con todas sus fuerzas por ver el estreno de la sexta temporada de The Walking Dead este domingo a las 20:30 por el canal Fox1.

Estamos hablando de fenómeno mediático, social y cultural indiscutible. De lo mejor de lo mejor. ¿A poco no? ¡Ahí nos vemos!


alvaro.cueva@milenio.com