El pozo de los deseos reprimidos

Crítica a "La Resolana"

Yo, como espectador de Azteca 13, estoy de luto. ¿Por qué? Por los más recientes cambios de programación que esa señal ha estado padeciendo en las últimas semanas y muy concretamente por el estreno de La resolana.

La voy a explicar: desde que tengo memoria, los domingos por la noche eran sagrados en Canal 13.

La razón es muy simple, ahí, en horario estelar, estaba DeporTv, uno de los mejores programas deportivos de toda la historia de la televisión mexicana.

José Ramón Fernández construyó en ese espacio una emisión que sirvió de modelo no solo para que Televisa inventara Acción y La jugada.

No, DeporTv fue la escuela de decenas de proyectos similares de muchos rincones de México y del mundo.

¿Y qué pasó? Que ese monumental clásico de la comunicación de habla hispana se mudó a Azteca 7.

Me queda claro que los señores de la televisora del Ajusco están haciendo movimientos muy profundos y que están concentrando sus producciones deportivas en Azteca 7.

Pero, por más que quieran, esa señal no es la competencia de El Canal de las Estrellas. No tiene el mismo poder, no tiene el mismo perfil.

La competencia natural de XEW-TV es Azteca 13.

Me llama mucho la atención que mientras que los señores de Televisa se la pasan fortaleciendo El Canal de las Estrellas poniéndole hasta las peleas de box que antes solo le correspondían a Canal 5, en Azteca estén haciendo todo lo contrario.

No, pero espérese, mi duelo no es solo por DeporTv. Desde hace algunos años los domingos por la noche también eran de Perspectiva 13, una inmensa aportación.

Carolina Rocha consiguió quitarle lo denso al periodismo, sin dejar de informar y analizar, y construir uno de los mejores programas de autor de todo México.

Ver Perspectiva 13 era una tradición, un referente, algo que valía la pena sintonizar, incluso, en familia.

¿Y qué fue lo que pasó? Que Carolina se fue a Campañeando y que aquello lo heredó Roberto Ruiz.

Roberto es un señor con mucho talento pero, insisto, Perspectiva 13 era televisión de autor, era de Carolina Rocha.

Es como si Televisa le quitara Punto de partida a Denise Maerker y se lo diera a Adela Micha. Aunque ambas tienen lo suyo, no son lo mismo.

¿Resultado? Aquello ya ni era Perspectiva 13, ni la creación de Roberto Ruiz ni nada de nada. Y por lo que entendí mirando la televisión, lo cancelaron.

Para no hacerle el cuento largo, en cuestión de días desaparecieron las noches de los domingos de Azteca 13. ¿Ahora entiende mi dolor?

Justo cuando las tendencias mundiales de la televisión abierta van hacia el pasado, hacia el rescate de los clásicos y hacia el reconocimiento de los más ancestrales hábitos y costumbres del espectador, aquí nos dejaron sin dos de nuestras emisiones favoritas.

¿Y qué fue lo que entró en su lugar? Un concepto que originalmente había sido anunciado para los sábados por la tarde: La resolana.

Vamos a entendernos: La resolana era un programa de ocasión que se hacía a la par de La isla para darle más sabor y color a todo lo que sucedía en ese reality show.

Era una especie de revista cómica, hecha al estilo de los mejores videoblogs mexicanos, conducida por un chico con un talento excepcional conocido por el apodo de El Capi.

Como programa de ocasión era una maravilla, porque servía tanto para efectos paródicos como para efectos de promoción.

Ahora es una catástrofe porque sus responsables no están partiendo de un proyecto que solo vaya a durar unas cuantas semanas.

No, lo están presentando como si fuera Chespirito y, lo más triste, lo están haciendo parodiando únicamente los programas de Azteca.

¿Resultado? Un show que en tres o cuatro semanas se va a volver repetitivo y que solo le puede interesar a la gente que trabaja en la televisora del Ajusco.

Después de ver a El Capi imitando a Pati Chapoy, ¿qué sigue? ¿Volver a imitarla? ¿Haciendo qué?

Si usted jamás ha visto títulos como UEPA, ¿cómo se puede reír con las ocurrencias de este señor? ¡Cómo!

¿Pero sabe qué es lo más triste? Que por alguna extraña razón El Capi siente que está haciendo crítica y, con la pena, la crítica y la comedia son cosas diferentes.

La resolana ni es un ejercicio de análisis como Farándula 40 ni es una producción humorística que parta de la televisión para hacer reír a los demás como La sopa.

No alcanza ni un nivel ni otro. De hecho, cuando “critica” a figuras como Ema Pulido o Rocío Sánchez Azuara, las agrede.

Eso a los únicos que puede tener felices es a los trabajadores de Televisa, porque no creo que a los fans de Azteca 13 les dé mucho gusto invertir su tiempo en algo a lo que, ahí mismo, les faltan al respeto.

A lo mejor soy un tipo muy ridículo aferrado a sus programas de siempre y esto es lo que se debe hacer en la televisión de hoy, pero me siento triste, solo. Estoy de luto. ¿Usted no?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV