El pozo de los deseos reprimidos

¿Crisis en los Emmys?

Por supuesto que soy el más feliz con las nominaciones a los Emmys de este año. Es el gran evento de la televisión internacional.

¿Cuál es la nota? Contrariamente a lo que se ha estado manejando en muchos medios, no es Netflix. Eso fue nota hace tres años.

Lo verdaderamente escandaloso, atractivo y polémico de esta edición es el tema de las categorías.

Deje usted que si las plataformas, la televisión abierta y la televisión de paga. ¡Ya no hay manera de etiquetar lo que estamos viendo! ¡La academia está sufriendo!

Y a las pruebas me remito: El año pasado Orange is the New Black, que es una joya indiscutible, estuvo nominada en la categoría de Mejor Serie de Comedia.

¡Este año está nominada en la categoría de Mejor Serie de Drama! ¡Drama!

¿Qué pasó? ¿En qué momento dejó de ser chistosa?

¿Cómo es posible que a alguien se le haya ocurrido poner a luchar, en una misma categoría, a esta maravilla de la verdadera y única gran comedia que existe, contra algo tan particularmente opuesto como Game of Thrones?

¡No se parecen en nada! ¡En nada! ¿Así o más complicado?

Y éste es nada más un ejemplo muy obvio. Yo, como crítico, me siento muy ofendido de la ausencia de producciones como The WalkingDead y The Strain en posiciones estratégicas.

Es que, volvemos a lo mismo, el tema no son las ventanas, son las categorías.

Me queda claro que obras maestras como la segunda temporada de True Detective no entraron en estos Emmys por las fechas en las que se estrenaron.

Pero se me hace muy injusto que las series de paquete básico queden en absoluta desventaja frente a las de la televisión premium o a las de los sistemas de distribución en línea.

No sé qué piense usted, pero yo estoy convencido de que conceptos como How to Get Away With Murder, Once Upon a Time, Bates Motel, Hannibal, Resurrection, Under The Dome, The Last Ship, Grey’s Anatomy, N.C.I.S. y Elementary también merecen un reconocimiento.

¿A qué hora se los van a dar si les ponen enfrente a Mad Men, House of Cards y Downton Abbey?

Es como si la buena televisión ahora fuera un asunto de castas, como si las producciones que originalmente salen o por la televisión abierta de Estados Unidos, o por los cables y las antenas directas al hogar, no tuvieran una posición en el mercado.

Y, perdón, pero sí la tienen. A lo mejor usted, como muchas personas, está absolutamente deslumbrado con los lenguajes de empresas como BBC, HBO, AMC y Netflix.

Pero, con la pena, los señores de ABC, NBC, FOX y de muchas otras marcas, de otras ventanas, también le batallan. ¡Y mucho!

No es posible que como ellas están obligadas a seguir otras reglas, no las tomen en cuenta.

¿Sí entiende lo que le quiero decir? No se trata de darles gusto a todos. Eso es imposible.

De lo que se trata es de modificar las categorías para que en verdad se le haga justicia a este negocio total que es la televisión, la televisión a escala macro, más allá de que usted la consuma en una pantalla plana, en un teléfono celular o en una computadora.

Definitivamente estamos ante algo grande, ante algo sabroso.

Por lo mismo, desde ahora lo invito a ver en qué van a acabar los Emmys de este año el 20 de septiembre a través de Warner Channel y a que me siga con todos los debates que pienso organizar de aquí a entonces a través de las redes sociales.

Esos resultados van a ser históricos y van a contribuir o a que esto cambie y mejore o a que se estanque y se hunda. Habrá que verlo. ¿A poco no?

El acontecimiento

A propósito de situaciones históricas y más allá de todo lo que usted y yo estamos viendo y padeciendo a nivel noticioso, acaba de suceder algo increíble, algo que marca el destino de la humanidad.

¿Qué? El vuelo de la nave New Horizons a Plutón.

Señor, señora, ¿se da cuenta de lo que esto significa? Jamás en la historia del hombre habíamos llegado tan lejos, exactamente hasta ahí.

Es como para que nos abracemos todos y nos pongamos a llorar de la emoción. Es algo mucho muy importante para nuestra especie.

Por eso lo quiero invitar a que vea este domingo, a las 21:00, por el canal NatGeo, el gran programa especial que esta señal preparó, durante años, para amenizar este evento.

Se llama Redescubriendo Plutón, yo ya tuve oportunidad de ver imágenes, y le juro que se va a quedar con la boca abierta.

No es el típico documental solemne de toda la vida, es un espectáculo inteligente presentado por un chavo en camiseta y con la presencia de eruditos que más que explicarnos las cosas, nos comparten su emoción.

Y no, no le voy a pedir que luche por verlo. Usted lo tiene que ver. Punto.

Es un asunto de humanidad básica, como cuando la gente se sentó frente a su televisor para ver la llegada del hombre a la luna.

Se lo recuerdo. La cita es este domingo a las 21:00 horas por NatGeo. Hasta entonces.

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV